fbpx

Vivir de mi libro: cómo autopublicar en Amazon-Kevin Albert

maquina escribir

Hace unos días lancé mi libro, “Cómo mi caniche se convirtió en San Bernardo”, a través del servicio de autopublicación de Amazon, Amazon KDP. Aunque no es el primer libro que publico mediante este sistema, es cierto que no he llegado a pillarle el truco, por lo que me interesaba saber más sobre el mundo de Amazon KDP (Kindle Direct Publishing).

Movido por esta idea, descubrí “Vivir de mi libro”, una obra de Kevin Albert, autor de, entre otros, “Branding Low Cost”. Leí este último hace unos meses y, lo que más me llamó la atención, fueron la cantidad de mensajes prácticos que compartía. Por tanto, me animé a leer su obra “Vivir de mi libro” y, en este post, te compartiré lo que he aprendido.

IMPORTANTE: la información presentada a continuación está extraída de “Vivir de mi libro”, créditos a Kevin Albert, el autor. Para mayor información, consulta la obra completa. Recordar que el contenido está centrado en títulos de no-ficción.

¿Por qué escribir un libro? Excusas para no escribir

Si estás leyendo esto, intuyo que tienes una idea sobre por qué quieres escribir un libro. Ya sea para plasmar tus sentimientos, compartir una historia personal, aportar algo al mundo, ganar dinero o dejar un legado, un libro es una excelente herramienta para ello. 

A diferencia de Albert, no creo que todo el mundo pueda o deba escribir un libro, pero, es cierto que, en muchas ocasiones, obras geniales quedan en el tintero por excusas y limitaciones mentales. Veamos los principales obstáculos que enfrentarás en tu camino como escritor.

Tu libro no tiene que ser perfecto

Esta es una de mis excusas favoritas. Cuando escribí los anteriores libros, sentí que tenían que ser perfectos, o no servirían para nada. Albert me lo ha confirmado, pero es algo que he aprendido escribiendo “Cómo mi caniche se convirtió en San Bernardo”: «aunque tu libro no sea perfecto, si una persona siente que ha encontrado en él lo que andaba buscando, tendrás un lector satisfecho.«

Además, Kevin comparte uno de sus trucos prácticos y es que, cuando alguien lee tu libro en Kindle, tiene la opción de informarte de forma automática si encuentra algún error. De esta forma, el propio lector puede echarte una mano para mejorar el libro, rompiendo esa ilusión de perfección autoimpuesta.

Amazon KDP
¿Cuántas «y» debería llevar este «¡Ayyyyyy!» para que suene perfecto?

Yo no soy escritor, no me gusta escribir

En esta excusa, no estoy muy de acuerdo con Kevin, pero, aún así, la información que comparte me parece muy interesante. De todas formas, creo que escribir tiene que nacerte; si no te gusta, no lo hagas.

Por lo que parece, existe la figura del ghostwriter (escritor fantasma). Un ghostwriter es un escritor profesional, a quien se contrata para escribir bajo el nombre de otra persona. Es decir, en Internet puedes encontrar plataformas y particulares que se encargan de escribir tu libro, a cambio de un precio o comisión. Ahora se entiende la cantidad de libros escritos por famosos…  👻 👻 👻

La gente solo compra libros físicos

Puede que antes fuese así, pero cada vez más gente opta por lo digital. De hecho, en Amazon existe una categoría de short reads, que agrupa aquellos títulos que tardan entre once minutos y dos horas en leerse. Estos son algunos datos interesantes extraídos de “Vivir de mi libro”:

  • En los libros de no ficción, las personas prefieren lecturas cortas de entre diez mil y veinte mil palabras en total. 
  • El porcentaje de libros cortos que los lectores terminan de leer es mucho mayor que el porcentaje de libros más extensos. Las personas quieren libros enfocados en un problema específico, no grandes compendios que abarquen todos y cada uno de los aspectos sobre un determinado tema.
  • Es más fácil promocionar varios libros pequeños que uno solo y extenso.
  • Tener varios libros en una categoría de Amazon te ayuda a dominar esa categoría.

No sé sobre qué escribir

Puede que sientas la necesidad de escribir, pero no tengas claro sobre qué hacerlo. Para superar este obstáculo, Kevin recomienda inspirarte en varios elementos de tu día a día:

  • Los libros de tu estantería.
  • Las revistas que lees. 
  • Las páginas webs que visitas. 
  • Los programas que ves. 
  • Etc.

Pero, puede ocurrir lo contrario. Quizá tengas varias ideas y no sepas por cuál decidirte primero. Para ello, Kevin te ofrece esta tabla, que te resolverá buena parte del problema:

kevin albert

Asigna una puntuación del 1 al 3 a cada pregunta y a cada libro. Una vez hayas terminado, suma las puntuaciones y obtendrás una buena perspectiva de cuál es el libro por el que tendrías que empezar. 

Cómo empezar a escribir tu libro 

Una vez hemos visto las excusas y obstáculos a los que te enfrentarás en tu camino como escritor, pasemos a hablar sobre cómo empezar. Iniciar una obra y plasmar todas las ideas que vuelan por tu mente puede ser abrumador, pero, afortunadamente, Kevin está aquí para echarte una mano. 

El título: un primer paso

Siguiendo el método de Kevin, empezaremos por definir el título de nuestra obra, para construirla sobre él. Esta es una idea que me chocó, ya que, por regla general, soy de los que dejan el título para el final. Sin embargo, tiene sentido si lo utilizas como brújula a la hora de escribir.

Para dar con el título perfecto, Kevin ha desarrollado una regla muy interesante: la Fórmula para un Título Perfecto (FTP).

FTP = palabras clave (SEO) + solución (punto de dolor) + personalidad + límite temporal.

  • Palabras clave (SEO): si no conoces el término SEO, te dejo un enlace explicativo. Básicamente, consiste en encontrar aquellas palabras que la gente busca, relacionadas con la temática de tu libro. 
  • Solución (punto de dolor): el título debe incluir la solución al problema que nuestra obra resuelve al lector.
  • Personalidad: añadir un punto diferenciador y llamativo siempre viene bien.
  • Límite temporal: incluir un período de tiempo destacará la sensación de gratificación instantánea, algo que nos encanta.

Pongamos el ejemplo del libro que estamos analizando:

«Vivir de mi libro: Cómo escribir un libro de no ficción y jubilarte en menos de un año«

  • Palabras clave: «vivir de mi libro».
  • Solución: «cómo escribir un libro de no ficción».
  • Personalidad: «y jubilarte».
  • Límite temporal: «en menos de un año».

Las 3 primeras fases para escribir un libro

Este es uno de los puntos más útiles que he encontrado en el libro y, es que, a la hora de escribir, optaba por hacerlo a lo loco, cuando no es la mejor opción. Kevin ha desarrollado un sistema que se compone de 3 fases, muy útiles a la hora de empezar con tu libro: crear un mapa mental, hacer una pequeña investigación y plasmarlo todo en un esquema.

Mapa mental

Como dice Kevin: “Lo primero que tienes que hacer es escribir el título de tu libro (la idea principal) en el centro de tu hoja de papel y rodearlo con un círculo. Ahora toca exprimir tu memoria y tu creatividad: empieza a anotar alrededor del título todas las ideas que te vengan a la cabeza relacionadas con la temática de tu libro y conéctalas mediante líneas al círculo/idea central.

Piensa en los diferentes temas de los que podrías hablar en tu libro: ejemplos, experiencias personales, otros libros relacionadas, artículos que hayas leído o guardado, películas, … Conforme vayas apuntando estas ideas o temas principales, se te irán ocurriendo nuevos subtemas relacionados con los primeros. Dibuja un nuevo círculo sobre los temas principales y anota los subtemas alrededor de éstos tal y como hiciste con el título del libro, y así sucesivamente.”

En otras palabras, el primer paso para empezar tu obra consiste en hacer un mapa mental con todo lo que queremos abordar en el libro, para estructurarlo y darle un sentido sobre el papel. Kevin, una vez ha diseñado el mapa mental en papel, lo digitaliza, mediante MindNode.

mapa mental Amazon KDP
Un ejemplo del mapa mental de uno de los libros de Kevin.

Investigación

Una vez plasmada tu idea en el mapa mental, es hora de investigar, para añadir o recortar temas y subtemas. Para ello, Kevin se vale de 3 herramientas:

  • El índice de contenidos de Kindle: entra en Amazon y busca los diez libros más vendidos sobre el tema o categoría de tu libro y haz clic en «Echa un vistazo». Una vez dentro, desplázate hasta el índice o tabla de contenidos. Anota en tu mapa mental las nuevas ideas que encuentres. Este truco te permite ver: 
    • El número de secciones, capítulos y subcapítulos que suelen ser necesarios para tratar el tema de tu libro. 
    • Qué capítulos/ideas se repiten en todos los libros.
    • Qué capítulos o ideas NO suelen incluirse en todos los libros.
    • Cuántas páginas (o palabras) suelen dedicarse a cada tema.
  • Las reseñas de Amazon: entra en libros similares al tuyo y revisa las reseñas. De esta forma, descubrirás:
    • Qué puntos echan de menos los lectores. 
    • Qué puntos podemos ahorrarnos.
    • Qué aspectos han conquistado a los lectores.
    • Qué aspectos han enfadado a los lectores (y evítalos).
  • Los tres mejores libros de tu sector: tomarlos como ejemplo puede ayudarte a replicar su éxito.

Esquemas

Tras definir tu mapa mental y hacer una investigación, será momento de volcar la información en un esquema. Para ello, nos valdremos de 3 revisiones:

  • Primera revisión: encuentra las secciones, capítulos y subcapítulos.
    • Una vez tengas todas las ideas apuntadas, rodea con un círculo aquellas que puedan servir como los capítulos de tu libro y únelas a través de flechas con los subcapítulos que quieres tratar en estos capítulos principales.
autopublicar tu libro
Ejemplo de un esquema.
  • Segunda revisión: digitaliza tu esquema, siguiendo la estructura de un índice.
  • Tercera revisión: haz mates. Esto es lo que dice Kevin al respecto:
    • “Pongamos que quieres escribir un libro de treinta mil palabras. Ahora divide esta cantidad por el número de capítulos que tiene tu esquema. Con este cálculo, ya sabes cuántas palabras debe tener cada capítulo de tu libro:
      • Cuando sepas cuántas palabras eres capaz de escribir en una hora, sabrás el tiempo que debes dedicar cada día para terminar tu libro en el plazo que te hayas fijado.
      • Podrás hacer una reorganización de tus capítulos, juntando unos o separando otros, en el caso de que veas que puede existir un gran desequilibrio entre ellos.”

Reto de 30 días: cómo escribir tu libro en un mes

Kevin es un amante de los retos y competiciones, por lo que, a la hora de escribir un libro, no podía faltar una propuesta retadora. A través de 3 pilares fundamentales (planificación, organización y competición), Kevin nos promete una hazaña: escribir un libro en 30 días. Veamos cómo.

📅 Planificación

  • Define el objetivo final: en este caso, terminar el primer borrador de tu libro en 30 días. Si has medido el número de palabras que quieres que tenga tu libro y tu velocidad de escritura, puedes definir mucho más. Quedaría así: escribir X capítulos (el total de tu esquema) en 30 días o escribir X palabras (el total de tu libro) en 30 días.
  • Establece tu objetivo diario: el siguiente paso sería dividir este objetivo final en objetivos diarios, dividiendo entre 30 el número de palabras de tu libro. De esta forma, si quieres escribir un libro de 30.000 palabras, tu objetivo diario sería escribir 1.000 palabras al día.
  • Fija metas semanales: con seguridad, algún día fallarás y no llegarás a los objetivos diarios. Para paliar esto, lo mejor es establecer metas semanales, dividiendo el objetivo final en cuatro e ir revisándolo cada semana. Siguiendo con el ejemplo anterior, tu objetivo semanal serían 7.500 palabras.

📂 Organización

  • Establece un horario de escritura: si es a la misma hora y en el mismo sitio cada día, mejor.
  • Desconecta: deja a un lado el teléfono y otras distracciones. Cuando toca escribir, toca escribir.
  • Tu rutina de escritor:
    • Recuerda tu porqué (1 min): Antes de ponerte a escribir, recuerda por qué has decidido escribir tu libro y anótalo por escrito. Esto te ayudará a poner foco y a sacar fuerzas en los días difíciles.
    • Mapa mental por capítulo (15 min): siempre que te toque empezar un nuevo capítulo, realizarás minimapa mental para ese capítulo en concreto.
    • Completa tu esquema (5 min): tras terminar este minimapa metal, vuelve a tu esquema general y, si has dado con alguna nueva idea, añádela a ese capítulo.
    • Escribe (40-90 min): siguiendo tu esquema, conecta tu temporizador y escribe durante el tiempo que te hayas marcado.

🔥 Competición

  • Encuentra a tus competidores: convertir el proceso de escritura en una competición te ayudará a sacar motivación de debajo de las piedras. Programa sesiones en las que compartir objetivos, trucos y progresos diarios y semanales con tus competidores. Si no encuentras a ningún conocido que esté en tu misma situación, busca a una persona de confianza dispuesta a revisar tus progresos diaria y/o semanalmente. Kevin organiza competiciones increíbles en su web www.fuckeable.com.
  • Comparte tu objetivo públicamente.
  • Celebra tus victorias.

Cómo editar tu libro

Una vez tengamos escrito el primer borrador, será momento de editarlo y pulirlo. Para ello, haremos pasar la obra por 3 fases.

Fase 1: autoedición.

En esta primera fase, haremos de jueces de nuestra propia obra. Esta autoedición se dividirá en 3 minifases o revisiones:

  • En la primera revisión, tan solo te está permitido subrayar y tomar notas de aquellos errores e incoherencias que encontramos, así como de aquellos arreglos y mejoras que nos gustaría hacer. 
  • En la segunda, daremos coherencia y fluidez al texto, reorganizando secciones y añadiendo o quitando apartados, si es que fuese necesario.
  • En la tercera, repasaremos los errores de ortografía y gramática.

Fase 2: lectores beta.

Una vez hayamos autoeditado la obra, pasaremos a la segunda fase, la de los lectores beta. Un lector beta es cualquier persona que accede a leer el borrador de tu libro, ofreciéndote feedback constructivo.

Puedes encontrar lectores beta entre aquellos que han seguido tu progreso en redes sociales (si es que has ido documentando la evolución). También, puedes valerte de los grupos de Facebook centrados en la temática de tu obra, un sitio ideal para encontrar lectores beta. 

kindle
«No te preocupes, la prueba será sencilla. Tan solo necesito que me digas que mi libro es lo mejor del mundo mundial».

Tras seleccionar a tus lectores beta, envíales una copia digital de tu borrador y unas sencillas indicaciones de lo que esperas de ellos. Según Kevin: “Puede ser desde un simple subrayado de los errores gramaticales que encuentren durante su lectura a una pequeña lista de preguntas específicas sobre el contenido de tu libro.”

A la hora de analizar su feedback, debes intentar buscar puntos comunes. Encuentra aquellas sugerencias que más se repiten y, si es necesario, haz modificaciones en tu obra.

Fase 3: tu editor profesional.

Este punto me ha sorprendido, pero lo considero muy importante si quieres darle mayor profesionalidad a tu obra. Consiste en encontrar un editor profesional, el cual revisará tu obra y pulirá los últimos detalles.

Kevin recomienda buscar a este editor en Upwork, “un marketplace que pone en contacto a los mejores freelancers de todo el mundo con empresas o particulares que buscan a un profesional con talento.”

Para encontrar buenos editores, Kevin descarta todas las propuestas de “aquellos freelancers que no han ganado al menos 10.000€ en la plataforma y que no tienen un mínimo del 90% de satisfacción por parte de sus antiguos clientes.” Tras esto, revisa si alguno de los que cumplen estos requisitos están especializados o ha revisado anteriormente libros sobre tu misma temática.

IMPORTANTE: aunque una vez que empieces a hablar con los diferentes freelancers podrás hacerlo en español, la propuesta de trabajo debes hacerla en inglés o te bloquearán la cuenta.


Autopublica tu libro en Amazon

Ya tenemos el borrador revisado, por lo que solo queda maquetar, hacer los últimos retoques y publicar tu obra. Este proceso lo llevaremos a cabo a través de Amazon KDP, la plataforma de autopublicación de Amazon. 

Maquetación 📐

A la hora de maquetar tu libro, puedes tomar dos vías: subcontratar o hacerlo tú mismo. Todos mis libros los he maquetado yo mismo, una tarea algo tediosa, pero, una vez que le coges el truco, sencilla. 

  • Subcontratación (Upwork): al igual que con los editores, haremos un cribado para separar el grano de la paja. Una vez hecho esto, revisa que tengan un precio justo (alrededor de 75€ por ambas versiones: libro físico y digital) y que estén dispuestos a ayudarte con las correcciones posteriores sin volver a cobrarte el trabajo completo. Como dice Kevin: “Este punto es importante, porque si el freelance que contrataste no te ayuda con las modificaciones que quieras hacer más adelante o si desaparece de la plataforma, tendrás que volver a contratar la maquetación completa.”
  • Hazlo tú mismo: Kevin recomienda Book Design Templates, una web especializada en plantillas para libros que cuenta con más de cincuenta diseños diferentes y cuyos precios oscilan entre los 29$ y los 59$. En mi caso, pude maquetar en Word, gracias a tutoriales de Internet. Es un proceso más largo, pero gratuito.

Portada 📕📓

A la hora de elegir tu portada, Kevin recomienda crear un concurso en Freelancer, una web similar a Upwork. Kevin explica de maravilla cómo hacerlo, así que, le cedo la palabra:

“Accede a la página web freelancer.es y pincha en el botón «Publica tu proyecto» que aparece arriba a la derecha. Describe tu proyecto e indica qué habilidades deben tener los freelancers que participen (por ejemplo: diseño gráfico, ilustración, Photoshop, …). Ahora te preguntará cómo te gustaría encargar el trabajo, es decir, si «Publicar un proyecto» o «Iniciar un concurso». Una vez hayas seleccionado «concurso», elige tu presupuesto, cuántos días quieres que dure la competición y si quieres que el premio esté garantizado.

Por si la posibilidad de crear un concurso no fuese ya algo brutal, una vez se haya cumplido el plazo que fijaste al crear tu proyecto tienes la posibilidad de crear una encuesta de forma automática para que tus amigos y conocidos te ayuden a elegir la propuesta ganadora.

Truco de Kevin: para ahorrarte tiempo y gastos posteriores innecesarios de adaptación de tu portada al tamaño final de tu libro, sube la plantilla que te proporciona Amazon en el momento de crear tu concurso (junto con los diseños que incluyas en tu propuesta). Para conseguir esta plantilla, entra en: kdp.amazon.com/cover-templates, elige el mismo tamaño que usaste para la maquetación de tu libro, indica el número de páginas de tu documento, selecciona el color del papel (blanco, crema o color) y pincha en «Descargar plantilla de cubierta».”

Palabras clave 🔐

Como comentábamos a la hora de elegir título, las palabras clave son la “clave” (valga la redundancia) para posicionar tu libro en Amazon. Para que una palabra clave sea efectiva, debe tener un volumen de búsquedas suficiente, poca competencia y que estas sean rentables.

  •  Encontrar keywords con un volumen de búsquedas suficiente.
    • Para ello, utiliza la barra de búsquedas de Amazon y empieza a escribir lentamente cada una de las palabras o frases clave que has ido anotando o te parecen interesantes y estén relacionadas con tu temática. Amazon autocompletará tu búsqueda, apareciendo en las primeras posiciones las palabras clave más buscadas.⠀
  • Cómo saber qué keywords tienen menor competencia.
    • Para ello, escribiremos las palabras clave en la barra de búsquedas de Amazon y anotaremos el número de resultados que arroja. Cuanto menor sea este número, menor competencia habrá.
  • Encontrar keywords por las que los lectores paguen: Kevin lo explica perfectamente en su obra:
    • Introduce la palabra clave en la barra de búsquedas de Amazon.
    • Anota la posición en el ranking de Amazon de los diez primeros libros que arroje tu búsqueda, fijándonos en el ABSR.
    • Suma las posiciones de estos libros y divide el resultado entre 10.
    • Compara este resultado para las diferentes palabras clave analizadas. Aquellas con un número menor serán las que mayor potencial de ventas tengan.
absr Amazon KDP

Categorías 🗂

Las categorías de tu libro son imprescindibles para que este se posicione de forma orgánica. Para hallar las mejores categorías para tu obra, revisa las de otros libros similares, en el apartado «Detalles de producto».

escribir un libro con Amazon KDP
Las categorías de «Vivir de mi libro».

Kevin nos deja un truco muy útil: mandando un correo al soporte de Amazon KDP, puedes pedir que añadan tu libro hasta a 10 categorías diferentes, en lugar de las 2 predeterminadas.

Precio 💸

A la hora de poner un precio a tu obra, puedes valerte de las comparaciones. Investiga qué precios maneja tu competencia y juega. No tengas miedo de equivocarte con el precio, ya que Amazon KDP te permite modificarlo en cualquier momento.

vender tu obra en Amazon
«Bueno, creo que 1000€ por libro es un precio inicial justo…».

Puedes aprovecharte de las Promociones, un servicio que Amazon pone a tu disposición. Dentro de estas, la más interesante es Kindle Countdown Deals:

  • Como explica Kevin: “Lo único que tienes que hacer es seleccionar una fecha de inicio y una fecha de finalización (con un máximo de siete días), la cantidad de aumentos de precio (con un máximo de cinco tramos) y el precio inicial. Imaginemos que tienes un Kindle cuyo precio normal es de 9,99€ y decides programar este tipo de promoción de lunes a viernes, con tres aumentos de precio y un precio inicial de 1,99€. Con esta configuración Amazon mostraría tu libro a 1,99€ durante 37 horas, a 3,99€ durante las siguientes 37 horas y a 5,99€ las últimas 38 horas antes de volver a su precio original de 9,99€.”

Vende tu libro

Ya hemos ultimado detalles, por lo que tu obra está preparada para ser publicada. Pero, antes de dar el paso, es imprescindible diseñar una estrategia de lanzamiento, así como tener en cuenta otros factores que repercuten en las ventas.

Estrategia de lanzamiento🚀🚀

Los dos factores determinantes para que tu libro tenga éxito durante su lanzamiento son las ya mencionadas categorías y las ventas en 24 horas.

Cómo reventar las ventas en 24 horas

  • Reúne un equipo de lanzamiento: contacta a familiares y amigos para que, cuando publiques tu libro, sean los primeros en comprarlo (es recomendable que sean unas 20 personas). La clave es que todos ellos lo compren el mismo día, por lo que es una buena idea rebajar el libro digital a 0’99€, durante el tiempo que tu equipo de lanzamiento lo deba comprar. Según Kevin, estas son las claves para un lanzamiento exitoso, que te encumbre a los primeros puestos de tus categorías:
    • Prepara tu equipo de lanzamiento una semana antes de que planees publicar.
    • Publica tu libro en Amazon poniendo tu Kindle a 0,99€.
    • Cuando tu libro aparezca en Amazon, escribe a KDP y solicita las diez categorías para cada libro: físico y digital.
    • Cuando te confirmen que ha sido añadido a las categorías solicitadas, contacta con tu equipo de lanzamiento y recuérdales que deben hacer la compra ese mismo día.
    • Pasadas 48 horas, modifica el precio de tu libro si lo deseas. 

Página de autor 🖋

¿Te has fijado en que, cuando compras un libro famoso en Amazon, existe una página de autor, que resume su biografía y sus obras? Crear tu página de autor te permitirá profesionalizar tu imagen, así como incluir vídeos y enlaces. Para crearla, entra en Amazon Author Central y registra tu perfil.

Amazon Author Central
Así se ve la mía.

Reseñas ⭐⭐⭐⭐⭐

Las reseñas son la clave del éxito en Amazon. Nada le gusta más a papá Amazon que las 5 estrellitas y las reseñas extensas. Veamos cómo conseguirlas:

  • Tu equipo de lanzamiento: nada mejor que tu equipo de lanzamiento para conseguir las primeras reseñas. Si tu equipo está formado por más de 15 personas, será suficiente para que Amazon lo interprete como un libro fiable.
  • Busca comentaristas en Amazon: examina las reseñas de otros libros similares al tuyo y contacta con aquellas personas que han aportado ideas de valor. Puedes mandarles una copia gratuita, a cambio de que dejen su reseña.
  • Pide tu reseña al final del libro: para ello, nada mejor que compartir el link directo a tu reseña. Puedes crear este enlace añadiendo el ASIN de tu libro al siguiente enlace: amazon.es/review/create-review?&asin=
Amazon Kindle
Embudo de ventas extraído del libro «Vivir de mi libro», de Kevin Albert.

El método DTP: gana 600€ al mes garantizados con tu libro

Llegamos al final, al Santo Grial del libro de Kevin Albert: el método Divide, Traduce y Promociona (DTP). En este punto, tu libro ya está disponible en Amazon, pero Kevin quiere llevarnos un paso más allá, ofreciendo una fórmula para garantizar 600€ mensuales por libro. Veámoslo.

Divide tu libro ➗

“¿Y si divides tu libro por capítulos y los publicas de forma independiente como short reads o minilibros?” Kevin ha dado con la tecla. 

Como él mismo explica, el objetivo será dividir tu obra en fascículos o secciones que, por ellos mismo, puedan publicarse como minilibros. De esta forma, puedes extraer varios minilibros de un libro completo, multiplicando el alcance y las ganancias.

Como le ocurrió a Kevin, al principio tenía la impresión de que estaría vendiendo libros incompletos. Pero, tal como él comenta, y siempre que el minilibro esté cuidado y sea útil, estás vendiendo libros ultraespecíficos, a un precio menor y, en ocasiones, más útiles que los libros completos. Puedes crear series y dar la opción al lector de elegir aquellos que desea o no elegir.

vender tu libro online
El ejemplo de los minilibros y las series de Kevin Albert.

Un truco que me ha parecido muy interesante es ir publicando los minilibros a medida que escribes el libro completo. De esta forma, podrás medir tu progreso y darte ese empujón de motivación de ver publicada parte de tu obra.

Traduce tu obra🔤

Una vez escrito, puedes traducir tu libro a los idiomas que desees, aumentando tu cuota de mercado. Para ello, lo mejor es que lo dejes en manos de un profesional. Puedes encontrar traductores en UpWork (por menos de 100€ por cada 10.000 palabras traducidas) o de forma gratuita (a cambio de un porcentaje de las ventas) en webs como Babelcube.

Promociona 💹

Finalmente, puedes utilizar tu libro para promocionar tus servicios u otros productos. Si no tienes ningún otro producto, puedes vender los de otras personas, mediante sistemas de afiliación. Si te interesa, puedes encontrar cientos de cursos disponibles para su afiliación en Hotmart.


Conclusión

Y, hasta aquí esta miniguía. Como he ido comentando a lo largo del artículo, te aconsejo leer la obra completa, ya que me he dejado muchas cosas en el tintero. Puedes conseguirla aquí:


Dicho esto, recordarte que he sacado mi nuevo libro, «Cómo mi caniche se convirtió en San Bernardo». Si te gusta el humor y el desarrollo personal, esta obra es para ti. Si te animas a leerlo, no te olvides de dejarme tu reseña en Amazon. Que, como sabes, es muy importante. 😉

Un abrazo y nos leemos pronto,

-Javier

«Tiimiakatemia: How to grow into a Teampreneur», el manual de LEINN

En este post, hablaremos de «Tiimiakatemia: How to grow into a Teampreneur», de Timo Lehtonen. Para aquellos que estudiéis LEINN, este libro es la Biblia. Escrito por un coach finlandés de Tiimiakatemia, reúne los conceptos básicos sobre los que se asienta la comunidad.

Dado que la obra utiliza jerga propia, intentaré traducir lo menos posible (el libro está en inglés), para preservar su verdadero significado. Si eres leinner, entenderás muchos conceptos y descubrirás otros nuevos. Sea como sea, comprenderás mejor de dónde proviene LEINN y cómo ha ido evolucionando (para bien y para mal) a lo largo de los años.

Tiimiakatemia: algo de contexto

Tiimiakatemia nace en Finlandia en 1993, de la mano de Johaness Partanen. Desde el principio, la idea era clara: crear una comunidad donde crecer como equipo, desarrollando proyectos y viajando alrededor del mundo.

Esta iniciativa se expande al resto de Europa, de la mano de MTA (Mondragón Team Academy), con sede en el País Vasco. Tiimiakatemia deriva en LEINN (Liderazgo, Emprendimiento e Innovación), un grado universitario que pretende extraer lo mejor del método finlandés y aplicarlo al resto de países.

LEINN
Eje cronológico de la creación de Tiimiakatemia.

Como decía, Tiimiakatemia nace de la mano de Johannes Partanen. Este se inspiró en Sócrates y su método (el método socrático), una forma de debate dialéctico, que busca la verdad a través de la indagación y búsqueda de nuevas ideas.

Para saber más sobre Sócrates…

Y, realmente, podríamos recorrer toda la historia de Tiimiakatemia, pero no es el objetivo de este artículo. Si quieres saber más, te dejo la web de Tiimiakatemia, para que indagues. Como te decía antes, si eres leinner entenderás lo que viene a continuación. Si no, quizá te suene todo a chino. Pero, bueno, esa es la idea.


Tiimiakatemia: así funciona

El centro de Tiimiakatemia es el «team member«. Cada team member, está ligado al equipo mediante un contrato o «Team Contract», una declaración de las reglas, objetivos y metas que el equipo establece conjuntamente. Sin este «Team Contract», al que todo el equipo debe estar comprometido, el buen funcionamiento del team es imposible.

El libro presenta una pirámide, que plasma todos los ingredientes que componen el proceso de Tiimiakatemia:

tiimiakatemia
Como se puede ver, el Team Member es la base de la pirámide.

Cada año, se forman 2 empresas, de entre 13 y 17 socios, cuyo objetivo es trabajar conjuntamente para convertirse en un equipo de alto rendimiento y recaudar lo suficiente para viajar alrededor del mundo.

Estos nuevos teampreneurs (como entrepeneurs, pero de team), son llamados «penguins» (algo que se sigue manteniendo en LEINN). Así, los de 1º son penguins, los de 2º, leones marinos, y los de 3º, osos polares.

penguin
¿Será porque cada uno se come al anterior?

El espacio de trabajo

Algo que queda claro desde el principio es que Tiimiakatemia no es una escuela, sino un espacio de trabajo. Y, como tal, el ambiente en el Lab (el coworking donde trabajan las empresas) es muy importante.

Por tanto, el Lab debe ser un espacio de Ba. Según Nonaka (hablaremos de él más adelante), el espacio de Ba es: «Un espacio compartido de relaciones emergentes. Puede ser un espacio físico (la oficina o lugares de trabajo dispersos), mental (experiencias compartidas, ideas, ideales) o cualquier combinación de ambos». En este espacio, prima la apertura, confianza y el diálogo y sus integrantes son capaces de compartir sus ideas y sentimientos abiertamente.

lab

En Tiimiakatemia no hay profesores, sino coaches. Dentro del Lab, su espacio en el Coaches’ Corner, que, irónicamente, se encuentra en el centro del coworking. Como reflejo de la accesibilidad y confianza que quiere mostrar la comunidad, los teampreneurs pueden acercarse al Coaches’ Corner y pedir consejo o feedback.

Cada empresa dispone de un espacio propio en el Lab, el cual debe disponer de:

  • Ordenador y sillas y mesas.
  • Sofá, para leer y relajarse.
  • Una estantería con libros, documentos de los proyectos y portafolios de los socios.
  • Una nevera, microondas y máquina de café.
  • En las paredes:
    • El nombre y logo de la company.
    • Una imagen del Rocket Model (el modelo de aprendizaje de Tiimiakatemia).
    • Las estadísticas de libros leídos, visitas a clientes y facturación y beneficio.
    • Un mapamundi, con los países que ha visitado el equipo coloreados.
    • Una pizarra.

En el Lab se dispone de una biblioteca, con los libros más importantes de cada sector, a disposición de los teampreneurs y coaches. Además, existe una tienda de material, con todo lo necesario para el teampreneur.

Valores o Leading Thoughts

Tiimiakatemia, como toda comunidad, se rige por una serie de valores. Estos valores o Leading Thoughts son los pilares de Tiimiakatemia, sobre los que se apoyan sus objetivos a largo plazo. Estos son los valores principales:

tiimiakatemia valores

Estos valores se complementan con una serie de principios:

values

Finalmente, existe una serie de premisas que todo teampreneur debería comprender y seguir:

guia

Training Sessions

«Las Training Sessions (TS) son sagradas». Si eres leinner, esta frase la verás hasta en la sopa. Pero, por muy pedante que suene, es cierto. Y, en Tiimiakatemia, se lo tomaron tan a pecho que elaboraron unas reglas para las TS:

Training Session

Según Tiimiakatemia, se realizan dos TS a la semana, de 4 horas cada una. Cada TS tiene que tener 3 horas de prework y 3 de cristalización de lo debatido en ella. De hecho, si te pierdes una Training Session, debes compensarlo yendo a una de otro equipo.

El equipo se sienta en círculo, para verse unos a otros y fomentar el intercambio de ideas. «Cada miembro del equipo actúa como un espejo para los demás, reflejando nuevos puntos de vista y reformulando los problemas».

Equipo

El equipo es la piedra angular de Tiimiakatemia y, como tal, debe ser trabajado. Para que un equipo funcione, es necesario que tenga una cultura y que sus integrantes la ejemplifiquen en su día a día. A la hora de definir la actuación del equipo, hay que tener en cuenta lo siguiente:

reglas

En Tiimiakatemia, un equipo no alcanza tal nombre hasta que cada socio queda ligado a él mediante un Team Contract. Este recoge las bases, obligaciones, objetivos y visión del equipo y sirve de guía para cada miembro:

team contract

Fases del equipo (por Pat Riley)

Dentro de la vida de un equipo, Pat Riley distingue varias fases, las cuales se ejemplifican en el siguiente dibujo:

pat riley
  • The Innocent Climb: es la primera fase del equipo, donde, gracias a la motivación y energía inicial, este crece rápidamente.
  • The Disease of Me: tras la etapa inicial, surgen las dudas y el ego. Los miembros del equipo empiezan a cuestionar que el team ocupe la mayor parte de su día. El egoísmo y el individualismo atacan, presentándose los siguientes síntomas:
    • Sentimiento crónico de subestimación.
    • Paranoia sobre no recibir lo mismo que das (cuando «Si tu das al equipo, el equipo te dará a ti»).
    • Falta de liderazgo, debido a conflictos y pequeños grupos.
    • Frustración, incluso cuando el equipo va bien.
    • Trabajo enfocado a superar a los demás.
    • Menosprecio del trabajo de otros.
  • The Core Covenant: se forman pequeños grupos que miran por su propio interés y se duda de la continuidad en el equipo. El paso natural es que, ante la crisis, el equipo sea capaz de asentar una serie de bases (Team Contract), que sirven de compromiso y pegamento para los miembros.
  • Thunderbolts: tras asentar las bases, la exigencia aumentará e, inevitablemente, habrá miembros que no estarán preparados y abandonarán el equipo. En Tiimiakatemia y LEINN no se puede «expulsar» a un socio, pero es algo que, si tiene que suceder, sucede de forma natural. La disciplina nace del equipo y cada miembro es una autoridad para los demás. Si el equipo sabe gestionar esta etapa, saldrá fortalecido.
  • The Choke: tras la intensa etapa anterior, la maquinaria se ralentiza. Los proyectos avanzan lentamente y todo se hace cuesta arriba. Durante esta etapa, lo mejor es prepararse y seguir trabajando.
  • The Breakthrough: los pequeños grupos comienzan a abrirse y surge un nuevo espíritu de compañerismo y confianza. El equipo se vuelve autosuficiente y el papel del coach deja de ser tan importante.
  • Complacency: el equipo funciona, pero la complacencia es un mal siempre presente que cada miembro debe saber superar.
  • Mastery: un equipo maestro no es un ente estático, sino un estado. El equipo debe seguir desafiándose, en busca de esa «perfección inalcanzable».
  • Raising the Stakes: todo lo que empieza, tiene un final. El equipo, antes o después, acabará por disolverse, pero sus logros y experiencias perdurarán.
  • Going Forward: tras la separación del equipo, a cada uno de sus miembros se le abrirá una nueva puerta. Detrás de ella, un nuevo viaje.

Estados del equipo

A su vez, un equipo puede transicionar a distintos estados a lo largo del tiempo:

estados
  • The Working Group (0-4 meses): más que un equipo, nos encontramos con un grupo de personas que empiezan a conocerse y a conectar. Con el fin de no romper la dinámica positiva, los team members evitan hacer comentarios controvertidos. El equipo vive en un estado de ilusión y motivación, pasando por alto las disfunciones.
  • The Pseudo Team (5-12 meses): a medida que se encaran nuevos retos, el clima de ilusión empieza a difuminarse. Crece el individualismo, la comparación y los pequeños grupos. El desempeño de todos los miembros no es el mismo y se comienza a hablar de los demás a sus espaldas. Es un «fake team».
  • The Potential Team (12-24 meses): el equipo es capaz de dejar a un lado las diferencias y trabajar en pos de un fin común. Varios miembros no se adaptan a la nueva realidad y deciden dejar el equipo. El resto aumenta su compromiso, aunque siguen existiendo discrepancias.
  • The Real Team (24-32 meses): el equipo comienza a funcionar. La comunicación es fluida, el dinero entra de forma fluida y el compromiso individual y grupal es alto. El apoyo entre los miembros del equipo es palpable y la confianza de cada miembro, sólida.
  • The High Performance Team ( a partir de 36 meses): el equipo se instala en un umbral de alto rendimiento (el propósito del grado LEINN). El equipo funciona como una máquina perfectamente engrasada. El compromiso entre los miembros es total y cada uno rema en la misma dirección.

Team Member

Como es lógico, un equipo no se entiende sin sus miembros. En Tiimiakatemia, también se da mucho valor al plano individual, a través de herramientas como los roles Belbin, los Post Motorolas, el Learning Diary, los portfolios y Reading Plans y, por encima de todo, los Learning Contract.

team member
Las herramientas de todo teampreneur.

La herramienta más potente (si se utiliza bien) es el Learning Contract, una adaptación al plano individual del Team Contract. Para redactar un Learning Contract, hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

  • ¿Qué habilidades quiero desarrollar?
  • ¿Cómo las voy a aprender?
  • ¿Cómo las voy a aplicar al equipo?
  • ¿Cuánto me va a costar (tiempo)?
  • ¿Cómo evaluaré el aprendizaje?
learning contract
Este es el esquema básico de un Learning Contract.

Apuntes para Team Leaders

Dentro de cada equipo existe un Team Leader, una persona que ejemplifica y representa al resto de los socios. Una de las claves para el buen Team Leader es saber organizar su tiempo. Para ello, es necesario calendarizar, tomar buenas notas (en el Learning Diary) y redactar un Learning Contract.

Destacar que, en Tiimiakatemia, se hace una reunión semanal de todos los Team Leaders, en la que no participan los coaches. Viene a ser un foro donde intercambiar novedades de los distintos equipos.

¿Cómo se crea el conocimiento?

En Tiimiakatemia, las empresas se rigen mediante el modelo de aprendizaje descrito por Nonaka y Takeuchi: cada empresa es una organización creadora de conocimiento. Para saber cómo se aplican las enseñanzas japonesas a Tiimiakatemia y LEINN, os dejo un ensayo del libro «La organización creadora de conocimiento», de Nonaka y Takeuchi.

nonaka
Espiral de Nonaka y Takeuchi.

Juego de dualidades

Tal y como ilustra el libro, el viaje en Tiimiakatemia se ejemplifica mediante una estrella, con 4 dualidades:

team
  • Individuo y equipo: se necesita buscar un balance entre individuo y equipo. Aportar al equipo a la par que creces como persona.
  • Teoría y práctica: a través de un Reading Plan (un documento donde plasmar los futuros libros que se quieren leer y por qué), se refuerza el marco teórico. Existe un Banco de Essays, donde se reúne todo el conocimiento de los equipos. La parte práctica se aborda a través de los proyectos y las visitas a clientes.
  • Creatividad e innovación: aunque muchas veces lo pasemos por alto, tus socios son una excelente base de know-how y trabajo para los proyectos. Buscar fuera cuando tienes tanto material dentro puede ser contraintuitivo.
  • Trabajo y negocio: consiste en seguir una serie de pasos:
    • La iniciativa de idea de un miembro del equipo.
    • Desarrollar la idea hacia algo viable.
    • Organizar y planear el trabajo: calendario, tareas y responsabilidades.
    • Producir y testear.
    • Controlar y monitorizar.
    • Renovar y mejorar el proceso.
    • Repetir.

Otros puntos a destacar

  • La tolerancia al caos es muy importante en Tiimiakatemia (y en LEINN).
  • Como en LEINN, siguen el Rocket Model y realizan Houston Calls, un evento donde se reúne todo el Lab, una vez al mes.
  • Dentro de Tiimiakatemia y LEINN, los proyectos son importantes, pero las red de contactos que establezcas lo es más.⠀
  • En Tiimiakatemia utilizan los Birthgivings para poner en común el conocimiento de cada integrante del equipo y avanzar en los proyectos. También pueden ofrecerlo a los clientes, con el fin de ganar dinero.
  • Al contrario que en LEINN (que hay un viaje cada año), en Tiimiakatemia empezaron con un único viaje, en el tercer curso.

Fuentes y libros de interés

libros

Conclusión: Tiimiakatemia y LEINN

Como leinner que soy, Tiimiakatemia es un referente. Más que nada, porque sin las bases finlandesas, LEINN no existiría. Siempre es interesante ver los inicios y saber de dónde vienes, para entender cómo estas actualmente.

LEINN fue la evolución natural de Tiimiakatemia, una adapatación necesaria en el modelo de aprendizaje que proponían los finlandeses. Sin embargo, no debemos olvidar nuestro pasado.

Tiimiakatemia, tal y como se plantea en el libro, refleja comunidad y pertenencia, algo que, en mi opinión, se está perdiendo en LEINN. La apertura es necesaria, pero, si ello deriva en una pérdida de calidad, hay que, al menos, ser consciente de ello.

Aun así, entiendo que la Tiimiakatemia descrita es una utopía, un cuento demasiado bonito para ser verdad. Es el escenario soñado de todo leinner, aunque muy difícil de llevar a la práctica.

Podría hablar de lo que LEINN ha ido perdiendo con los años, pero, siendo un alumno de 1º, no me siento en el derecho de hacerlo. Lo que sí que puedo decir es que la comunidad se enfrenta a uno de sus mayores retos: redefinir su camino.

El salto a un público más amplio se antoja inevitable, pero, ¿qué sacrificios conllevará? ¿Cómo mantener ese espíritu de comunidad y pertenencia? ¿Cómo preservar la exigencia y crear juntos grandes proyectos? Y, más importante aún, ¿cómo dejar a un lado los egos individuales y remar en la misma dirección, por el bien de todos?

El tiempo lo dirá. Pero, tengo claro que yo, cuando me asalten estas y otras dudas, acudiré a Tiimiakatemia. Porque, si LEINN es una secta (que ocurre a ratos), Tiimiakatemia son sus escrituras sagradas.

Y, creedme, nos queda mucho por aprender de ellas.

«The Mom Test», de Rob Fitzpatrick: aprende de tus clientes

Como quizá sabréis, estoy estudiando LEINN (Liderazgo, Emprendimiento e Innovación), un grado universitario enfocado al emprendimiento. Uno de los indicadores de la carrera son las visitas a clientes, algo que no es especialmente mi fuerte.

Para entender mejor el proceso, decidí buscar libros sobre «customer care». Encontré «The Mom Test», de Rob Fitzpatrick, y, al darme una visión distinta del tema, lo traigo al blog, para ponerlo en común. Pero, antes, veamos por qué este libro es diferente.

The Mom Test, un libro anti-vendehumos

Para empezar, Rob es un técnico, no un vendedor. Como él mismo explica: «Introvertido y malo en las reuniones.» Vamos, que no es Tony Stark.

Rob Fitzpatrick
«¡Qué demonios! … Soy, Sales Man»

Estamos acostumbrados a leer libros sobre ventas y captación de clientes, escritos por profesionales del noble arte de vender (o de crear una necesidad que no tenías antes y que solo su producto puede resolver). Sin embargo, The Mom Test se aleja de esta perspectiva tan común del mundo de las ventas.

Rob es un tío introvertido, sin un talento natural para el trato al cliente. Y, lo que quiere demostrar con esta obra es que, cambiando el enfoque, hasta él ha sido capaz de extraer valiosas lecciones de los demás, imprescindibles a la hora de lanzar proyectos exitosos.

¿Por qué The Mom Test?

El nombre de la obra es peculiar, pero tiene su sentido. Lo que Rob plantea es que, al acabar de leerlo, seas capaz de tener una reunión con el cliente más imparcial que existe: tu señora madre.

La madre de cualquier emprendedor dispone de toneladas de optimismo. Con tal de evitar que su hij@ fracase, es capaz de extraer feedback positivo por un tubo. Y, aunque las madres son lo mejor y lo hacen con buena intención, no son Jeff Bezos o Bill Gates.

A la hora de lanzar tu proyecto o idea no solo necesitas palabras de ánimo, sino opiniones sinceras. Y, eso es lo que persigue este libro: poder obtener feedback (positivo y negativo) hasta de la persona que más te quiere, sin sentir que te está atacando.

Cómo superar el Mom Test

Si alguna vez has tenido que contactar con un cliente para extraer información sobre tu proyecto, lo más normal es que hayas empezado por contarle tu idea. Parece lógico, ¿cómo voy a recabar ideas y datos sobre mi futuro negocio sin contarle a los demás de qué trata? ¡Meecc! Primer error.

El mayor error a la hora de plantear una reunión con un posible cliente es contarle tu idea nada más empezar. Una vez hecho esto, el tema se pone personal y, con tal de no herir tus sentimientos, es probable que el cliente potencial se valga de mentiras piadosas (al igual que haría tu madre).

madre
«Qué quieres que te diga, hija. Eso de la batamanta no me convence mucho, pero si te hace ilusión…»

Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor. Imagina que estás desarrollando una aplicación para llevar las finanzas. Lo más común sería empezar así una entrevista de clientes:

– «Estoy desarrollando un app para gestionar las finanzas (he dejado mi trabajo por ello y es mi única oportunidad para no vivir debajo de un puente). ¿Te importaría probarla y darme tu opinión? (que espero que sea buena y no me quite la ilusión)»

Dramático, ¿verdad? He exagerado, pero, lo que es cierto es que la gente no quiere dejarte en mal lugar si no les gusta tu proyecto, por lo que tenderán a aportar opiniones sesgadas. Para eliminar ese componente emocional, podemos darle la vuelta a la pregunta:

– «Estoy estudiando el tema de las finanzas personales. ¿Cuál dirías que es tu mayor obstáculo o problema a la hora de gestionar tu dinero?»

De esta forma consigues dos cosas: averiguar cómo tu cliente afronta sus problemas y no caer en compromisos personales. Sencillo, pero efectivo.

Las 3 reglas

Existen 3 reglas básicas para superar el «Mom Test» y conseguir reuniones exitosas:

  1. Habla de la otra persona y su vida, en lugar de tu idea.⠀
  2. Pregunta sobre detalles específicos del pasado, en lugar de opiniones del futuro.⠀
  3. Habla menos y escucha más.

Ya hemos visto cómo afrontar la primera, por lo que pasemos al tema de las preguntas. Antes de empezar, hay algo que debes entender:

Las conversaciones con clientes son malas por defecto. Es nuestro trabajo arreglarlas.

¿Qué quiere decir esta frase tan optimista? Que, por norma general, las conversaciones suelen irse por las ramas y atraparse en bucles. Y, también por norma general, suele ser debido a no hacer las preguntas adecuadas.

Rob nos plantea una serie de preguntas, distinguiendo entre aquellas que son útiles o no a la hora de tratar con los clientes:

  • ¿Crees que es una buena idea?: mala, las opiniones no valen nada. Es el mercado el que decide si la idea triunfa o fracasa.
  • ¿Comprarías un producto que hiciese X?: mala, todo aquello que concierne al futuro suele ser una mentira optimista. Puedes sustituir la pregunta por ¿cómo resuelves actualmente X problema y cuánto te está costando?
  • ¿Cuánto pagarías por X?: mal, la gente tiende a responder con mentiras piadosas (sobre todo, si son personas cercanas). Puedes sustituir la pregunta por, ¿cuánto te cuesta solucionar X problema?
  • ¿Qué haría tu producto perfecto?: buena o mala, depende cómo la enfoques. Generalmente, la gente sabe cuáles son sus problemas, pero no cómo resolverlos.
  • ¿Por qué te molesta X?: buena pregunta, conocer las motivaciones de tu cliente es el primer paso para resolver sus problemas.
  • ¿Qué más has probado?: buena pregunta. Si alguien no está buscando vías de resolver el problema al que intentas dar solución, lo más probable es que tampoco quieran la tuya.
  • ¿Cómo estás lidiando con esto ahora?: buena pregunta. Es raro que alguien te diga exactamente cuánto pagará por tu producto o servicio, pero, mediante esta pregunta, serás capaz de saber cuánto está invirtiendo en paliar sus problemas.
  • ¿Con quién más debería hablar?: muy buena pregunta. Es la mejor forma de acabar una conversación, ya que te abre la puerta a nuevos contactos.
  • ¿Hay algo más que debería preguntar?: buena pregunta. Normalmente, la gente quiere ayudarte, pero raramente lo harán si no les das una excusa para hacerlo.

«Las malas conversaciones con clientes no son solo inútiles. En el peor de los casos, pueden convencerte de que vas por el buen camino, cuando no tiene por qué ser así.»

Haz buenas preguntas, evita hablar demasiado de tu idea y, por encima de todo, deja hablar a los demás. Cuanto más escuches a los demás, mejor entenderás sus problemas.


Evitando la información engañosa

En ocasiones, por mucho que intentes seguir las reglas básicas del «Mom Test», puede ocurrir que la mala información se interponga en tu camino. Existen 3 tipos de información engañosa:

  • Cumplidos.
  • Banalidades (generalidades, hipótesis, futuro, etc).
  • Ideas.

A menudo, recogemos mala información voluntariamente, debido a que hacemos las preguntas equivocadas. Pero, incluso siguiendo el «Mom Test», las conversaciones suelen irse por las ramas. Veamos cómo evitar los 3 tipos de mala información.

Cumplidos

La mejor manera de escapar de la desinformación que generan los cumplidos es evitarnos completamente. Para ello, es clave no hablar demasiado de tu idea y centrarse en los hechos tangibles.

Exsiten varios síntomas que pueden alertarte de que te estás dejando llevar por los cumplidos:

  • Durante la reunión: frases como «¡gracias!» o «me alegro de que te guste».
  • De vuelta a la oficina: afirmaciones como «la reunión ha ido genial», «estamos recibiendo mucho feedback positivo» o «a todas las personas con las que he hablado les encanta la idea».

Para evitar que se te suba el ego y no te afecten los cumplidos, toma ejemplo de Kanté:

Banalidades

Las banalidades son aquellas hipotéticas frases y afirmaciones que dice el posible cliente y que nos hacen llenan de falsas ilusiones. Las más importantes son:

  • Reclamaciones genéricas: «Yo solía..», «Siempre…», «Yo nunca…»
  • Promesas de futuro: «Yo haría…», «Haré…».
  • Quizás hipotéticos: «Podría…», «Quizá…»

Pero, si tienes que huir de una banalidad, huye de la más grande y peligrosa:

«Definitivamente, lo compraría».

– Un posible cliente que nunca te comprará.

Excavar entre las ideas

Los emprendedores viven ahogados en ideas. Y, aun así, las personas adoran darles más.

Durante una reunión con clientes, es común que se cambien los roles y sea el propio cliente el que nos ofrece ideas. Son buenas noticias, ya que reflejan el entusiasmo del cliente en tu idea, pero no hay que dejarse arrastrar por ellas. La clave consiste en excavar en ellas y extraer las motivaciones que las provocan.

Preguntas para excavar en las ideas de los demás:

  • Preguntas de solicitudes de funciones de tu proyecto:
    • ¿Por qué quieres eso?
    • ¿Qué te permitiría hacer eso?
    • ¿Cómo estás lidiando con ello actualmente?
    • ¿Crees que podemos agregar algo más al proyecto?
    • ¿Cómo encajaría eso en tu vida?
  • Preguntas para excavar en señales emocionales del cliente:
    • Cuéntame más sobre eso…
    • Parece que eso te molesta, ¿hay algo detrás?
    • ¿Por qué te disgusta tanto?
    • ¿Por qué no has podido arreglar esto ya?
    • ¿Por qué te ha ilusionado tanto?

«Debes entender las ideas de los demás, pero no obedecerlas.«


Haz preguntas importantes

La mejor forma de evitar caer en información engañosa es haciendo las preguntas adecuadas. Una pregunta es importante cuando su respuesta puede cambiar o refutar por completo tu proyecto. Cada vez que hables con un cliente, debes hacerle preguntas que tengan el potencial de destruir tu hipotético proyecto.

«Debes tener miedo de, al menos, una de las preguntas que hagas durante la reunión.«

Antes de tener una reunión, elabora una lista de tus 3 preguntas más importantes. Hagas lo que hagas durante la conversación, asegúrate de plantear estas 3 preguntas a tu cliente. Y, una vez acabes la reunión, decide cuáles van a ser las 3 próximas preguntas.

Para saber si el problema que intentamos resolver realmente importa, es necesario abordar una visita a clientes desde un plano más general. Una vez identificada la importancia del problema, podemos enfocarnos en él. Un error común es asumir que nuestro cliente tiene cierto problema, aun si habérselo preguntado antes.

¿Dónde está el riesgo?

Si estás desarrollando un producto, es normal centrarte en acabarlo antes de enseñarlo al mundo. Cuando eso pase, debes entender que existen 2 tipos de riesgo:

  • Riesgo en el producto:
    • ¿Puedo construirlo?
    • ¿Puedo hacerlo escalable?
    • ¿Seguirán usándolo?
  • Riesgo en el mercado:
    • ¿Lo querrán?
    • ¿Pagarán por ello?
    • ¿Será suficiente para el mercado?

Que tu proyecto solamente tenga riesgo en el producto no quiere decir que no debas hablar con nadie ni validar tu idea. De lo contrario, puede que trabajes en algo que nadie quiere comprar.


¿Cómo preparar una reunión?

Keeping it casual

«Keep it casual» es la mejor forma de iniciar interacciones con clientes. Aprender sobre un cliente y sus problemas a través de una charla distendida y casual funciona mucho mejor que una reunión formal.

No hace falta agendar una reunión para descubrir más sobre tu mercado. Si estás aprendiendo sobre el negocio de la hostelería, puedes empezar por acercarte al bar de la esquina y hablar con el dueño de cómo maneja el negocio.

mom
«¿Y qué producto utilizas para matar las cucarachas?»

A menudo, hablar abiertamente con los demás es la mejor forma de recabar información valiosa. Si sientes que te están haciendo un favor hablando contigo, probablemente lo estés haciendo demasiado formal.

Sal de la friend-zone

Cuando no avanzas en tus interacciones con clientes, estos se convierten en zombies: clientes potenciales que siguen teniendo reuniones contigo, pero que nunca se deciden a dar el paso y comprar.

Como en las relaciones, la única forma de salir de esta friend-zone es darle al cliente una oportunidad inequívoca para comprar o rechazarte. «No es un verdadero cliente potencial hasta que no le has dado la oportunidad de rechazarte (y no lo hace, claro está).»

Ten claro el propósito

Las reuniones son un éxito o un fracaso, pero no existe una reunión que «vaya bien». Si una reunión «ha ido bien», ha sido inútil y se deber a varias razones:

  • Has pedido su opinión sobre tu idea (es decir, te has centrado en recibir cumplidos, en lugar de datos reales).
  • No has sabido marcar unos siguientes pasos ni pedirle un compromiso claro.

De hecho, si no sabes lo que sucede después de una reunión de ventas ni los siguientes pasos, la reunión no fue útil. Necesitas compromiso con tu proyecto, y ese compromiso es latente cuando un cliente:

  • Acuerda contigo una futura reunión con objetivos marcados. Para ello, es bueno finalizar una reunión con la pregunta «¿Cuáles son los siguientes pasos?«
  • Te introduce a otras personas o equipos.
  • Te facilita un contacto valioso.
  • Invierte en tu proyecto.
  • Se apunta al «pre-order» de tu producto.
  • Etc.

Siempre que agendes una reunión, ten claro por qué quieres tenerla y que esperas obtener. Esto te permite establecer un marco para la reunión, algo imprescindible para que, tanto tú como tu cliente, podáis saber a lo que vais.

Define tu público

Cuando no defines tu público objetivo, acabas recibiendo señales confusas y surgen 3 problemas:

  • Te sientes sobrepasado por la multitud de opciones y no sabes por dónde empezar.⠀
  • No avanzas, pero tampoco puedes probar que lo estás haciendo mal.⠀
  • Recibes feedback contradictorio y acabas hecho un lío.

«Antes de poder servir a todo el mundo, necesitas servir a alguien.» Si no estás encontrando problemas y objetivos recurrentes, puede que tu público siga siendo demasiado amplio.

Comparte

Cuando todo el aprendizaje del cliente se almacena en la cabeza de una persona, estamos ante un cuello de botella. Los aprendizajes de las visitas a clientes deben cristalizarse y compartirse con el equipo. En LEINN, resolvemos este problema con los Post Motorola, una herramienta clave para extraer conclusiones de las visitas a clientes.

Para hacer un buen Post Motorola se necesita:

  • Un buen Prework: para ello, será clave redactar las 3 preguntas clave antes mencionadas. En esencia, la pregunta más importante que debemos hacernos antes de la reunión es «¿Qué quiero aprender de esta persona?»
  • Una reunión centrada en la persona y con preguntas útiles (con todo lo visto a lo largo de este post).
  • Plasmar el aprendizaje: revisa las notas que has tomado durante la reunión, plásmalas, redacta los siguientes pasos y las 3 próximas preguntas clave y compártelo con el equipo.

Rob nos ofrece una guía para alcanzar una reunión exitosa:

  • Antes de la reunión:
    • Segmenta a tu público.
    • Decide cuáles son las 3 preguntas clave.
    • Si es necesario, decide los próximos pasos tras la reunión.
    • Haz un prework sobre tu cliente, su recorrido y sus aspiraciones y problemas.
    • Pregúntate qué quieres aprender con la reunión.
  • Durante la reunión:
    • Establece un marco para la conversación.
    • Keep it casual.
    • Haz preguntas objetivas y evita caer en cumplidos, ego o banalidades.
    • Toma notas.
    • Descubre si tu cliente es un posible comprador dándole la oportunidad de rechazarte.
    • Cierra unos siguientes pasos.
  • Después de la reunión:
    • Repasa y comparte las notas con tu equipo.
    • Cristaliza el conocimiento en un documento y guárdalo.
    • Decide las siguientes 3 preguntas clave de la próxima reunión.

Conclusión

Elegí «The Mom Test» porque no entendía cómo enfocar las reuniones, ya que sentía que estaba haciéndolas por hacer, con el único fin de llegar al indicador de la carrera. Y, gracias a este libro, me voy con las cosas más claras.

A partir de ahora, implementaré el hacer mejores preguntas, además del concepto de las 3 preguntas más importantes (antes y después de la reunión). Aunque el libro ofrece distintas herramientas, creo que lo más importante es el cambio de mentalidad: el cliente no es alguien al que sacar el dinero, sino alguien del cual aprender. Es algo que ya sabía (como todos, creo), pero nunca está de más recordarlo.

Sin mucho más que decir, te dejo el enlace al libro completo:

Te leo en los comentarios y en la newsletter. En el próximo post, más y mejor. O eso espero. 🙂

Un abrazo,

– Javier

«Atomic Habits» (James Clear): la guía para construir hábitos

habito

El libro de hoy es «Atomic Habits», de James Clear, uno de mis libros preferidos sobre la creación y mantenimiento de hábitos. Si quieres afianzar un nuevo hábito (leer, hacer el pino-puente a las 2 a.m., ducharte de vez en cuando, etc), este libro es para ti.

Como ya es costumbre (o hábito), haré un breve resumen de lo que he extraído de la obra. Y, al final, te enseñaré cómo he aplicado las enseñanzas de libro en mi día a día.

¿De que va «Atomic Habits»?

Empecemos por lo obvio: ¿qué es un hábito?

Un hábito es una rutina o conducta que se practica con regularidad y, en muchos casos, de manera automática.

James Clear

Después de esta aclaración que nadie necesitaba, vayamos a lo importante: ¿qué demonios son los «atomic habits» o «hábitos atómicos»? Esto es lo que dice James al respecto:

«Los hábitos atómicos son pequeños hábitos que forman parte de un sistema mayor. Así como los átomos son los ladrillos que conforman las moléculas, los hábitos son los ladrillos de los resultados extraordinarios. Los hábitos son como los átomos de nuestras vidas.

Cada uno es una unidad fundamental que contribuye a la mejora en general. Al principio estas pequeñas rutinas parecen ser insignificantes, pero pronto se acumulan y se convierten en un combustible que genera ganancias tan importantes que sobrepasan con creces el costo de las inversiones iniciales. Son al mismo tiempo pequeños y poderosos.«

James apunta algo que yo comparto y considero la clave de los verdaderos cambios: «la calidad de nuestra vida depende de la calidad de nuestros hábitos.» Pues bien, «Atomic Habits» nos enseña cómo afianzar esos hábitos positivos, mejorando la calidad de nuestra vida.

¿Cómo funcionan los hábitos?

Tus hábitos son una serie de soluciones automáticas que resuelven los problemas y presiones que enfrentas regularmente. Es decir, son los atajos que utiliza el cerebro para hacernos más fácil la vida.

hacker
Reyes de los hábitos, sois los verdaderos hackers de la sociedad.

Tal y como explica James, existen 4 fases o pasos esenciales para desarrollar hábitos: señal, anhelo, respuesta y recompensa.

proceso

Si una conducta resulta insuficiente en cualquiera de las cuatro etapas (señal, anhelo, respuesta y recompensa), no se convertirá en un hábito:

  • Si eliminas la señal, tu hábito nunca va a comenzar.
  • Si reduces el anhelo, no encontrarás suficiente motivación para actuar.
  • Si la conducta es demasiado difícil, no serás capaz de realizarla.
  • Y si la recompensa es incapaz de satisfacer tu deseo, entonces no habrá una razón para que la repitas en el futuro.

Sin los primeros 3 pasos, la conducta no ocurrirá. Sin el cuarto paso, la conducta no se repetirá.

De esta forma, el proceso de afianzar un hábito se convierte en un ciclo que se retroalimenta. Es un proceso automático, pero que, una vez hecho consciente, te permite entender cómo se forjan los hábitos.

ciclo

A su vez, estas 4 etapas pueden dividirse en 2 fases: la fase del problema y la fase de la solución. A continuación, te dejo un ejemplo práctico, para que lo entiendas mejor:

fases
fases ejemplo

Acumulación de hábitos y mesetas

A la hora de definir qué son los hábitos atómicos, James plantea el concepto de acumulación de ganancias. De aquí, nace la Agregación de Ganancias Marginales.

La Agregación de Ganancias Marginales es una filosofía que aspira a alcanzar un pequeño margen de mejora en todo lo que se hace (mejorar un 1% cada uno de los componentes de tu vida). Siguiendo esta filosofía, y en tan solo un año, terminarás siendo 37 veces mejor.

Los hábitos son el interés compuesto de la superación personal. Y, para que te quede más claro, observa esta gráfica:

mejora

Sin embargo, para alcanzar este margen de mejora, es necesario superar lo que James llama «abismo de desilusión». Este abismo es lo que, en cristiano, definimos como ese período en el que intentas afianzar un hábito pero no ves ningún resultado.

Para que los hábitos generen un verdadero cambio, deben rebasar la Meseta de Potencial Latente, ese período de desilusión tras la motivación inicial. El trabajo no se desperdicia, sino que se acumula y, si persistes, los resultados se darán.

meseta potencial

Desciende al nivel de tus sistemas

Las metas son los resultados que quieres obtener. Los sistemas son los procesos que sigues para alcanzar esos resultados.

Cuando pasamos demasiado tiempo pensando en nuestras metas en lugar de diseñar sistemas, surgen diversos problemas:

  • Problema 1: los ganadores y perdedores comparten las mismas metas.
  • Problema 2: alcanzar una meta consiste únicamente en un cambio momentáneo.
  • Problema 3: las metas restringen la felicidad (al contrario que centrarse en el proceso).
  • Problema 4: las metas no coinciden con el progreso a largo plazo (el propósito de definir metas consiste en convertirse en un ganador de una sola ocasión. El propósito de construir sistemas consiste en seguir participando en el juego).

Todos nos planteamos metas a la hora de empezar un nuevo hábito, pero ponemos poca atención en los sistemas que nos permitirán conseguir los resultados. Tener metas está muy bien, pero, sin un plan, la ilusión no dura mucho.

«No te eleves al nivel de tus metas. Desciende al nivel de tus sistemas.«

James Clear

La identidad de tus hábitos

Afianzar un nuevo hábito supone cambios. Pero, ¿los enfocamos de forma correcta? Veamos lo que propone James.

Existen 3 capas de cambio, de externo a interno: resultados, procesos e identidad. Los resultados se tratan de lo que obtienes. Los procesos se tratan de lo que haces. La identidad se trata de lo que crees.

atomic habits

Por lo general, planteamos la consecución de un nuevo hábito basándonos en los resultados que queremos obtener. Un ejemplo muy claro es el siguiente: «Quiero afianzar el hábito de ir al gimnasio, para perder 7 kilos en un mes».

Sin embargo, la clave es construir hábitos basados en cambios de identidad. Con este planteamiento empezamos por enfocarnos en quién queremos llegar a ser, en lugar de en qué queremos conseguir.

De esta forma, el ejemplo anterior pasaría de «Quiero afianzar el hábito de ir al gimnasio, para perder 7 kilos en un mes» a «Quiero mejorar mi salud y verme como una persona deportista, por lo que he decidido afianzar el hábito de ir al gimnasio.» Las cosas cambian.

hábitos atómicos

Cuando tu conducta y tu identidad están completamente sincronizadas, ya no intentas lograr cambios de conducta. Simplemente estás actuando como la persona que tú crees que eres. Para bien o para mal (de ahí que los hábitos negativos sean tan difíciles de erradicar).

Así, tus hábitos se convierten en la manera de encarnar tu identidad. Como curiosidad, «Identidad» procede del latín y significa «repetición del existir». Por tanto, la manera más práctica de cambiar quién eres, es cambiar lo que haces.

Para cambiar tu identidad a través de los hábitos, puedes usar preguntas guía. Tomando el ejemplo del gimnasio y la salud, puedes hacerte la siguiente pregunta cada vez que tengas que hacer la compra o decidir tus comidas: ¿qué es lo que una persona sana haría?

«La manera más práctica de cambiar quién eres, es cambiar lo que haces.»


Las 4 Leyes del Cambio de Conducta

¿Recuerdas las 4 leyes para afianzar un hábito (señal, anhelo, respuesta y recompensa)? A continuación, entraremos más en detalle en cada una. A grandes rasgos, este es el esquema práctico para crear nuevos hábitos:

leyes hábitos
leyes antihábitos

Te recomiendo seguir leyendo, pero, si tienes prisa, puedes usar 4 preguntas para afianzar un hábito:

  • ¿Cómo lo puedo hacer obvio?⠀
  • ¿Cómo lo puedo hacer atractivo?⠀
  • ¿Cómo lo puedo hacer sencillo?⠀
  • ¿Cómo lo puedo hacer satisfactorio?

PRIMERA LEY: Hacerlo obvio

La primera regla para que un hábito pueda ser afianzado es hacerlo obvio. Es decir, que sea tan claro que te resulte más difícil no hacerlo que hacerlo. Para ello, debemos empezar por tener consciencia de nuestros hábitos actuales.

Con este fin, podemos usar el Ejercicio del Registro de Hábitos. Este consiste en hacer una lista de tus hábitos diarios, analizando si el hábito o conducta es positivo (+), negativo (-) o neutro (=). Si tienes dudas a la hora de analizarlos, pregúntate: ¿Este hábito me ayuda a convertirme en la persona que quiero llegar a ser? Este podría ser un ejemplo:

  • Despertar =
  • Apagar la alarma =
  • C*garme en todo –
  • Revisar mi teléfono –
  • Ir al baño =
  • Cortarme la uña del dedo gordo+
  • Bañarme +
  • Etc.

Debes tener consciencia de tus hábitos antes de que puedas cambiarlos. A la par que el Ejercicio de Registro, puedes usar la estrategia Pointing-and-Calling (señalar y verbalizar). Un ejemplo de la estrategia Pointing-and-Calling es el siguiente (poniendo que queremos adelgazar y tenemos un pastel delante): «Estoy a punto de comerme el pastel, algo que no necesito y dañará mi salud».

Herramientas esenciales

Una vez siendo consciente de tus hábitos, pasaremos a implementar nuevos. Podemos usar la Intención de implementación: plan que se establece de antemano para definir cuándo y dónde se va a actuar o llevar a cabo un hábito. La manera más sencilla de implementar la estrategia es rellenar la siguiente oración:

Yo haré [CONDUCTA] a las [TIEMPO] en [LUGAR]

(«Yo meditaré durante un minuto a las 7 a.m. en mi cocina», «Yo estudiaré inglés durante 20 minutos a las 6 p.m en mi cuarto», etc).

Otra gran fórmula es la Acumulación de hábitos: estrategia que permite encadenar hábitos. La clave es encadenar un hábito afianzado con aquel que queremos implementar, mediante la siguiente fórmula:

«Después de [HÁBITO ACTUAL], yo haré [NUEVO HÁBITO]»

(«Después de servirme mi café cada mañana, voy a meditar durante un minuto»). Este proceso puede repetirse hasta el infinito, encadenando varios hábitos, uno tras otro.

acumulación

El espacio importa

El entorno es uno de los mayores disparadores de nuestros hábitos, tanto de los positivos como de los negativos. Si quieres cuidarte más pero tu despensa está llena de comida basura, es muy difícil que puedas resistir la tentación.

La clave es modificar tu entorno para potenciar los hábitos que quieres implementar y dificultar los hábitos negativos. Tomar una buena decisión es sencillo y natural cuando las señales para los buenos hábitos están justo frente a ti.

«El diseño de ambientes te permite tomar el control y volverte el arquitecto de tu vida. Sé el diseñador de tu mundo y no solamente un consumidor dentro de él.»

James Clear

Una buena idea es crear nuevas rutinas y hábitos en un lugar nuevo, para romper con antiguos patrones y comportamientos. Además, puedes seguir el mantra «Un solo lugar, un solo uso», es decir, reservar un espacio concreto para cada hábito. Ejemplo: reservar el escritorio de tu habitación para estudiar y nada más (de esta forma, cada que vez que te sientas estarás predispuesto a abrir los apuntes).

wc
¿Recordáis cuando el váter era el lugar donde solo se leía la etiqueta del champú? Las cosas han cambiado y los hábitos, también.

Las personas «disciplinadas» son capaces de estructurar sus vidas de tal forma que no requieren un poder de voluntad y un autocontrol heroicos. Pasan menos tiempo en situaciones que son tentadoras. De hecho, las personas con el mejor autocontrol son las que, por lo regular, menos tienen que usarlo.

Para ello, aplican la inversa de la Primera Ley: en lugar de «hacerlo obvio«, debes «hacerlo invisible». Modifica tu ambiente para minimizar las tentaciones negativas y aumentar las positivas. Esa es la clave de (casi) todo.

SEGUNDA LEY: Hacerlo atractivo

Todos coincidimos en que los «malos hábitos» son muy tentadores. Esto es así porque todas las conductas que son muy proclives a convertirse en hábitos (consumir drogas, comer comida chatarra, jugar videojuegos, etc) están asociadas con niveles altos de dopamina.

Lo que quizá no sepas es que es la anticipación de la recompensa, no su obtención, lo que hace que nos pongamos en acción. La siguiente gráfica lo explica perfectamente:

dopamina habitos

Sabiendo esto, podemos utilizar a nuestro favor. Para ello, James recomienda utilizar la Acumulación de tentaciones: unión de una acción que quieres hacer (ver Netflix) con una acción que necesitas hacer (entrenar en la bici estática).

Y, si la combinas con la acumulación de hábitos, tienes una receta ganadora:

Unir la acumulación de hábitos + la acumulación de tentaciones:

Después de [HÁBITO ACTUAL], yo haré [HÁBITO QUE NECESITO].

Después de [HÁBITO QUE NECESITO], yo haré [HÁBITO QUE QUIERO].

Busca aliados

A su vez, puedes utilizar el poder social para forjar hábitos, comprometiéndote con otras personas o uniéndote a un grupo. Quizá hacer deporte solo no resulte muy atractivo, pero si te apuntas a una clase guiada con amigos, es otra historia.

La parte más difícil de forjar un hábito es cuando va en contra de las rutinas de aquellos que te rodean. Si quieres dejar de fumar y tus amigos son fumadores, posiblemente puedan interpretarlo como algo personal. Esto es inevitable, pero puedes encontrar la forma de darle la vuelta.

Cuando tu cambio de hábitos constituye un desafío para la tribu, el cambio es poco atractivo.

Cuando tu cambio de hábitos implica armonizar con el resto del grupo, entonces el cambio se vuelve muy atractivo.

Y, una vez más, puedes valerte de la inversa de la ley: hacerlo poco atractivo. Si quieres dejar un mal hábito, busca la forma de asociarlo con algo desagradable. Por poner un ejemplo, puedes obligarte a escuchar una canción de Justin Bieber (de las del 2010) cada vez que fumas un cigarrillo…

TERCERA LEY: Hacerlo sencillo

Llegados a este punto te preguntarás: ¿cuánto me va a costar afianzar un nuevo hábito? Es un pregunta controvertida. Unos hablan de 21 días y otros 60, pero, James, para variar, prefiere hablar de repeticiones.

La repetición es una forma de cambio. En lugar de hablar de cuántos días se necesitan para afianzar un hábito, deberíamos hablar de cuántas repeticiones son necesarias. Es decir: ¿cuántas veces tengo que repetir un hábito para que se vuelva automático?

línea de hábitos
hábito

La clave para repetir una conducta es hacerla sencilla. Para generar buenos hábitos debemos reducir la tensión asociada con nuestros buenos hábitos e incrementar la tensión asociada con nuestros hábitos malos. La pregunta es: ¿cómo puedo diseñar un mundo en el que sea fácil hacer lo que es correcto?

vida

Para hacer un hábito sencillo, podemos seguir la Regla de los 2 minutos: a la hora de empezar un nuevo hábito, debes reducirlo para que no te tome más de 2 minutos. Ejemplo: leer una página, ponerme las zapatillas de correr, sacar el tapete de yoga…

sencillo

Por otro lado, existen simples acciones que nos ayudan a forjar hábitos, ya que son capaces de reducir la tensión asociada a ellos. Son acciones sencillas, pero con grandes resultados a largo plazo:

acciones

Y, una vez más, podemos revertir la ley: haciéndolo difícil. Para ello, podemos valernos del Mecanismo de compromiso: elección que haces en el presente para controlar tus acciones en el futuro.

Este mecanismo puede ser una apuesta, un pacto con un amigo o un contrato. Es una manera de atarte, de hacer inevitable que no puedas fallar.

CUARTA LEY: Hacerlo satisfactorio

Entramos en la última ley, en la que trataremos el tema de la recompensa y la satisfacción. Como seres humanos, somos más proclives a repetir una conducta cuando la experiencia es satisfactoria.

«Lo que se recompensa, se repite. Lo que se castiga, se evita.«

Además, somos exigentes: buscamos la recompensa inmediata. Este rasgo propio del humano es lo que hace tan atractivos los hábitos perjudiciales.

«Con nuestros malos hábitos el resultado inmediato se suele sentir bien, pero el resultado último es negativo. Con los buenos hábitos, sucede lo contrario. Los costos de tus buenos hábitos se dan en el presente, mientas que los de los malos, se dan en el futuro.»

Por eso es tan difícil afianzar buenos hábitos.

De todas formas, y como ya hemos visto, las recompensas no sirven de nada si no trabajamos nuestra identidad. Los incentivos pueden iniciar un hábito; la identidad sostiene un hábito.

¡Regístralo!

Para hacer satisfactorio el proceso de construir un hábito, nada mejor que un historial. El método más sencillo es comprar un calendario y tachar cada día que cumpliste tu hábito. De esta forma, se irá formando una cadena de cruces, un historial. La clave es no romper la cadena.

El historial es positivo porque:

  • Crea una señal visual que te recuerda que debes actuar.
  • Es motivante porque te ayuda a ver el progreso.
  • Produce satisfacción, ya que aporta pruebas de que estás convirtiéndote en la persona que quieres ser.

Es importante que registres el hábito nada más completarlo. Pero, ¿qué pasa si un día no me acuerdo de seguir la rutina o no me apetece hacer el hábito?

Según James, puedes darte un día de margen, pero no dejes de practicar tu hábito 2 días seguidos. De hecho, explica un concepto que me parece muy acertado: «Los malos entrenamientos son los más importantes, pues mantienen las ganancias acumuladas de los buenos días previos.»

Finalmente, y para revertir la cuarta ley, puedes crear un contrato de hábitos. Puedes firmar un contrato que te vincule a un castigo si no cumples lo acordado o recaes en algún mal hábito. Es lo mismo que en la tercera ley, pero en este caso haciéndolo insatisfactorio.

RESUMEN DE LAS 4 LEYES

tabla general
habitos
resumen hábitos

Meditar: un ejemplo práctico

He intentado hacer un resumen lo más práctico posible, pero el libro es denso y describe algún que otro concepto complicado. Para que lo entiendas mejor, he decidido poner como ejemplo mi propio caso.

meditar
Llevo un tiempo meditando cómo meditar (valga la redundancia y mi escaso sentido del humor).

Hace un tiempo que quiero introducir la meditación en mi día a día, así que, ¿por qué no utilizar «Atomic Habits» para ello? A continuación, te enseñaré cómo he aplicado las 4 leyes:

  • Primera Ley: hacerlo obvio.
    • Para empezar, decidí establecer el momento en el que meditaría. Para no volverme loco, me propuse meditar nada más despertarme. Y, para hacerlo más obvio aún, cada noche coloco el puff (esos cojines grandes donde te quedas dormido mientras meditas) al lado de la cama, para que sea lo primero que vea al despertarme.
  • Segunda ley: hacerlo atractivo.
    • Este paso no lo tengo muy depurado y es algo que debo mejorar. Realmente, no me pongo ningún incentivo especial. Lo que sí que hago es permitirme coger el teléfono tras meditar, que, en cierto modo, es una recompensa.
  • Tercera ley: hacerlo sencillo.
    • Este lo bordo. Para empezar, medito con la aplicación Headspace, por lo que solo tengo que seguir las meditaciones guiadas. Además, no suelo complicarme: si un día no me apetece, me pongo una meditación de 2 o 3 minutos y listo. Lo importante es no romper el hábito.
  • Cuarta Ley: hacerlo satisfactorio.
    • En este último paso, el historial de hábitos me es muy útil. Compré un calendario-pizarra en Tiger y, nada más acabar la meditación, tacho el día. Ya llevo 25 días sin fallar (crucemos los dedos).

Y, básicamente, eso es lo que hago. Pueden parecer consejos sencillos, pero no es fácil llevarlos a la práctica de forma que se mantengan a largo plazo (por eso quiero revisar la segunda ley en mi hábito de meditación).


Conclusión

«Atomic Habits» es un libro denso y cargado de información, que requiere repasos para ser exprimido al máximo. Este breve resumen es una aproximación, pero, como siempre, te recomiendo leer la obra completa:

Antes de acabar, me gustaría dejar apuntadas dos frases que me han resultado interesantes, pero que no sabía dónde meter (así no se me olvidan):

«La mejor manera de escribir consiste en detenerse siempre cuando lo estás haciendo bien».

Ernest Hemingway:

«Para escribir un gran libro, primero tienes que convertirte en ese libro».

Naval Ravikant

Dicho esto, podemos dejarlo por hoy. Repasa el post, elige un hábito que quieras afianzar y déjamelo en los comentarios. Be atomic, my friend. 🙂 (perdón)

Un abrazo y suerte,
– Javier

Reseña «El sutil arte de que (casi todo) te importe una mi*rda»

fck

Hoy traigo un libro especial para mí: «El sutil arte de que (casi todo) te importe una mi*rda«, de Mark Manson. Un libro que, por llevarle la contraria, me importa. Y mucho.

Tras leerlo por tercera vez en cosa de un año y medio, he decidido exponerlo en el blog. Y, para celebrar la ocasión, he preparado un pequeño regalo.

Mark Manson y yo

La obra de Manson cayó en mis manos a finales de 2019 y, desde entonces, se ha convertido en una especie de oráculo personal. De hecho, si alguna vez puedes observar el ejemplar que tengo, lo encontrarás lleno de rayas, anotaciones y comentarios.

Pero, ¿qué lo hace diferente? Me gusta decir que «El sutil arte de que (casi todo) te importe una mi*rda» es el libro que nació para c*garse (nunca mejor dicho) en todas las obras típicas de desarrollo personal. Es el azote de la autoayuda barata y comercial, un libro directo, grosero en ocasiones y, sobre todo, muy real.

Si estás acostumbrad@ a ver la vida desde el filtro de Mr. Wonderful, ten cuidado: esta obra te va a sentar como una bofetada en los morros. Básicamente, porque Mark no tiene reparos en decirte las verdades a la cara: que no eres especial y que la vida apesta en ocasiones, y está bien.

llorar
«No puede ser, en mi libreta pone que soy especial y que molo demasiado».

Tras leerlo en 2019, tuve unas semanas de «iluminación», por así decirlo. Fue algo extraño, como una claridad mental que no había sentido antes. Fuese por el libro o porque me estaban echando algo en la comida, lo cierto es que me replanteé muchas cosas y, en cierto sentido, cambié (creo que a mejor).

Por tanto, si decides leerlo, espero que también encuentres respuestas. Por el momento, te dejo mis reflexiones.


Lecciones de «El sutil arte de que (casi todo) te importe una mi*rda»

No lo intentes

La obra comienza de una forma peculiar: con la miserable historia de Charles Bukowski. Bukowski, como puede que sepas, era uno de los «poetas malditos», un escritor estadounidense, famoso por su excentricidad, pobreza y gusto por la bebida.

Bukowski llevó una vida marcada por la pobreza y la autodestrucción, escribiendo poemas y relatos sin ningún éxito. De hecho, publicó su primera novela a los 50 años, fruto de la compasión de un agente literario.

Tras una vida de lucha (contra el mundo y consigo mismo), es sorprendente observar su epitafio, el cual reza un simple: No lo intentes. El hombre que estuvo a punto de matarse decenas de veces, el que perseveró pese a la adversidad, aconsejando que no lo intentases.

bukowski
El bueno de Charles no defrauda.

Bukowski sabía que era un perdedor y un fracasado. Y, porque lo aceptó, consiguió su tardío éxito: «Fue su simple habilidad de ser completa y cruelmente honesto consigo mismo – en especial, respecto a sus peores facetas – y de compartir sus fracasos sin temor o duda lo que le reportó el éxito.»

Te preguntarás: ¿qué conclusión puedo sacar de todo esto? No sé la tuya, pero la mía es que al bueno de Charles le daba igual su éxito. De hecho, le daba igual la mayoría de cosas. Pero, las que le importaban (como escribir), le importaban mucho.

¿Quiere decir esto que al aplicar las enseñanzas del libro te vas a convertir en un escritor borracho? Por supuesto que no (o eso espero). Aun así, me parecía todo una declaración de intenciones por parte del autor: «este es mi libro, así que, desde ahora, todo importa una mierda».

TODO importa

Tras iniciar el libro con el pasaje de Bukowski, Manson nos ofrece una verdad difícil de tragar para muchos: el desarrollo personal actual está podrido. La autoayuda comercial se centra en aquello de lo que careces, apuntando a lo que percibes como tus deficiencias y fracasos y acentuándolos.

Porque, hoy en día, somos muy dados a magnificar las cosas. Antiguamente, no se daba tanta importancia a la sensación de sentirse mal con uno mismo. Pero, ahora, al sentirte mal durante 5 minutos eres bombardeado con centenares de imágenes de gente feliz conduciendo un Ferrari. Como dice Mark, «es imposible no creer que tienes algún problema.»

triste
«¿Qué me pasa? Hoy no me apetece desayunar arco iris. ¡Ayúdame Mr. Wonderful!«

La mayoría de la autoayuda pone el foco en lo positivo, a través de un optimismo irreal. Nos animan a buscar una vida mejor, cuando la realidad es la siguiente:

«El deseo de una experiencia más positiva es, en sí misma, una experiencia negativa. Y, paradójicamente, la aceptación de la experiencia negativa es, en sí misma, una experiencia positiva.«

Mark Manson

Te lo repetimos Mark y yo, por si no te ha quedado claro: «El deseo de una experiencia más positiva es, en sí misma, una experiencia negativa. Y, paradójicamente, la aceptación de la experiencia negativa es, en sí misma, una experiencia positiva.«

Si prefieres un enfoque más profesional, comparémoslo con la Ley de la Retrocesión (por el filósofo Alan Watts): «cuanto más persigas sentirte bien todo el tiempo, más insatisfecho estarás. Perseguir algo solo refuerza el hecho de que careces de ello.«

No todo importa y no necesariamente te falta algo para ser feliz. La clave para una buena vida no es que te importen muchas cosas; es que importen menos, para que en realidad te importe lo que es verdadero, inmediato y trascendente.

Sin tiritas

Mark (al igual que yo) no soporta el mensaje «happy» que la autoayuda ha puesto de moda, en especial en lo que atañe al dolor. Esto es lo que él opina:

El dolor es un hilo que forma parte de la tela de la vida e intentar separarlo no solo es imposible sino destructivo: intentar arrancarlo también deshace todo lo demás. Pretender evitar el dolor es darle demasiada importancia; sin embargo, si logras que el dolor te importe una mierda, nada podrá detenerte.

Siendo sinceros, no podemos aliviar nuestro dolor y sufrimiento de forma permanente, porque la felicidad total no existe. Y, antes de que muchos se lleven las manos a la cabeza, lo explicaré.

«Estamos predispuestos a desarrollar una insatisfacción hacia lo que tenemos y a sentirnos satisfechos solo con lo que no poseemos. Esta constante insatisfacción ha mantenido a la especie luchando y evolucionando, construyendo y conquistando. Así que no, nuestro propio dolor y nuestra miseria no son un error de la evolución humana: son un rasgo.»

La insatisfacción es algo inherente al ser humano, por lo que de nada sirve luchar contra ella. La propuesta de que las cosas te importen una mierda es una forma sencilla de reorientar nuestras expectativas de vida y elegir lo que es importante sobre lo que no lo es. Esto no frena la insatisfacción, pero reduce su tamaño.

¿Qué problemas quieres elegir?

(Esta es una de las partes más importantes del libro, por lo que presta atención. Veamos que dice Mark.)

«La felicidad se consigue al resolver problemas. Es un constante proceso de desarrollo, porque resolver problemas es un permanente proceso en desarrollo: las soluciones a los problemas de hoy sentarán las bases de los problemas de mañana y así sucesivamente.»

La verdadera felicidad solo ocurre cuando encuentras los problemas que disfrutas teniendo y resolviendo. Por lo tanto, no esperes una vida sin problemas, sino una existencia llena de buenos problemas.

manifestación
«¿Qué queremos? ¡Buenos problemas!»

De hecho, si te sientes mal es porque tu cerebro te dice que hay un problema del que no eres consciente o no has resuelto. Y, quién diga lo contrario, tiene un problema (o varios).

Teniendo todo esto en cuenta, la pregunta clave para mejorar tu felicidad es qué dolor quieres mantener. ¿Por qué estás dispuesto a luchar?

El ombligo del mundo

Manson no se deja nada en el tintero, abordando el espinoso tema de las emociones. Para él: «las emociones son simples señalizaciones, sugerencias que nuestra neurobiología nos proporciona. No son mandamientos, por lo que deberíamos aprender a cuestionarlas.»

Entender y canalizar nuestras emociones es necesario, pero debemos ser capaces de ponerlas en contexto y reflexionar sobre su veracidad. De lo contrario, podríamos caer en la sobre identificación.

Si tenemos problemas que no se pueden resolver, nuestro inconsciente cree que somos singularmente especiales o singularmente defectuosos; que no nos parecemos a nadie y que las reglas funcionan distinto con nosotros. Esto se traduce en dos posibles mentalidades opuestas:

  • Soy increíble y los demás son unos perdedores, así que merezco un trato especial.
  • Soy un perdedor y el resto del mundo es increíble, así que merezco un trato especial.

Mark, haz los honores: «Tú no eres especial.» De hecho, es igual de egoísta hacerse constantemente la víctima que ser un narcisista.

sad
«Nadie me entiende, soy un desgraciado ¿Por qué no comprenden que ser un paquete al FIFA es lo más horrible del mundo?»

El excepcionalismo es el nuevo estado normal, cuando la vasta mayoría de la vida reside en el monótono medio. Como todos somos especiales, nadie lo es y resulta más cómodo destacar por el victimismo y la opresión.

Quéjate y se un dramático cuando sea necesario. Pero, recuerda: no eres el ombligo del mundo. Y, escucha el consejo de Mark:

«No seas especial o único. Redefine tus parámetros de formas mundanas y amplias. Elige evaluarte como un amigo, un estudiante o una pareja, no como un genio en ciernes o una estrella naciente.«

Busca una menor libertad

Siempre he pensado que la libertad y disponer de un amplio abanico de opciones eran las claves para ser feliz. Pero, cómo no, Mark se ha encargado de sembrarme dudas. Esto es lo que propone:

«La única forma de encontrar un significado y un sentido de la importancia en la propia vida es a través del rechazo de alternativas, una reducción de la libertad, comprometerse a un solo lugar, a una creencia o una persona. Existe un cierto nivel de dicha y significado que alcanzas en la vida solo después de haberte dedicado durante décadas a una relación, arte o carrera.»

Tras leerlo varias veces, he entendido que más no siempre es mejor. Cuando nos sobrecargan con oportunidades y opciones, sufrimos lo que los psicólogos llaman la paradoja de la elección. Permanecer abiertos a todas las opciones nos aporta cierta sensación de libertad, pero nos impide experimentar las recompensas de la profundidad, ya sea de un trabajo o una relación.

Preguntas para ser menos seguro

Manson va al revés del mundo, así que, aunque todo el mundo de consejos para lo opuesto, ¿por qué no ser menos seguro? Mark ofrece 3 preguntas para ello, con la finalidad de que cuestiones tus ideas y creencias:

  • ¿Y si estoy equivocado?⠀
  • ¿Qué supondría que estuviera equivocado?⠀
  • ¿Estar equivocado crearía un problema mejor o peor que mi problema actual, tanto para mí como para los demás?

Además, plantea un concepto muy interesante: las preguntas de reproductor de vídeo. Estas son las preguntas que consumen nuestra energía y nos atormentan, pero que desde fuera poseen una respuesta simple: «cállate y hazlo».

Se llaman de reproductor de vídeo porque, a la hora de entender cómo funciona uno de estos aparatos, lo más útil es probar y tocar botones (en esencia, hacer algo; moverte). Preguntas de este estilo surgen cuando no sabes si abandonar la carrera o el trabajo que odias o te resistes a asumir que tu relación no funciona. Todo el mundo ve clara la respuesta, menos tú mismo.

duda
Pregunta de reproductor de vídeo: «¿Debería compartir este gran artículo con mis amigos?» (¡Claro que sí!)

Cómo trabajar la autoconciencia

Conocerse a uno mismo es clave para identificar nuestras emociones y problemas y, por tanto, para llevar una vida más acorde a nuestros valores. Mark dice que la autoconciencia es como una cebolla, cuyas capas son las siguientes:

  • Comprensión de las propias emociones.
  • Habilidad para preguntar por qué sentimos ciertas emociones.
  • Identificar nuestros valores personales.

La autoayuda comercial no soluciona la raíz del malestar, ya que no trabaja en lo realmente importante: los valores y parámetros bajo los que cada persona evalúa sus emociones y sentimientos.

«Nuestros valores determinan los parámetros bajo los cuales nos evaluamos a nosotros y a los demás. Si quieres cambiar la forma en la que percibes tus problemas, tienes que modificar lo que valoras y/o cómo mides ese éxito/fracaso.«

Valores valiosos

Dado que los valores determinan nuestra visión del mundo, ¿por qué no trabajarlos? Para empezar, distinguiremos entre buenos y malos valores:

  • Buenos: se basan en la realidad, son socialmente constructivos y son inmediatos y controlables. Los mejores valores son aquellos orientados a procesos, los que se alcanzan de manera interna (humildad, honestidad, creatividad, etc).
  • Malos: son supersticiosos, son socialmente destructivos, no son inmediatos o controlables. Se alcanzan de manera externa (comprar un coche, ser rico, etc).

Por tanto, «la mejora personal se basa en priorizar mejores valores, elegir cosas mejores a las que prestar atención. Porque, cuando lo haces, tienes mejores problemas. Y cuando tienes mejores problemas, tienes una vida mejor.»

Como explica Mark: «Si tu situación actual te hace sentir miserable, se debe a que consideras que alguna parte de ella está fuera de tu control, que existe un problema y que no tienes la habilidad para resolverlo, un problema que te lanzaron sin que tuvieras elección.» Y, yo añado: si te sientes miserable, quizá sea porque no estás actuando acorde a tus valores.

Herramienta práctica: definición de valores

Llegamos a la parte más importante del post, en la que quiero hacerte un regalo.

Cada una de las enseñanzas del libro me parece clave, pero el tema de los valores es mi favorito. Y, para llevarlo a la práctica, he encontrado una gran herramienta.

La saqué de este post del blog Vivir al Máximo, de Ángel Alegre (uno de mis blogs favoritos) y lleva por título «El Valor de los Valores».

«El Valor de los Valores» es un juego de cartas que te permite identificar tus 5 valores principales, entre 51 opciones predefinidas. La herramienta se basa en años de estudio y puedes encontrarla aquí.

El juego vale casi 60€ y, dado que no tenía el dinero en este momento, decidí crear una adaptación. Está en formato PDF y puedes descargarlo aquí:

DEFINE TUS VALORES

En mi caso, y tras jugar una ronda, extraje los siguientes cinco valores:

  • Integridad
  • Sinceridad
  • Perseverancia
  • Calma/Tranquilidad
  • Curiosidad

Para entender cómo funciona el juego, echa un vistazo al post de Ángel. Aunque, si os resulta interesante, os animo a comprarlo, ya que creo que es una herramienta muy útil.

valores
Este es el juego.

(Señores creadores del juego: mi intención no es copiarles, solo me pareció algo interesante y lo quería compartir. Siento las molestias que pueda causarles.
P.D.: 60€ es un poco carete.)


Conclusión

Aunque ha sido la tercera vez que lo leo, Mark no defrauda. Gracias a esta última lectura he entendido y extraído cosas nuevas, como el juego de los valores. Como siempre, te dejo el libro por aquí:

Me despido con una última frase de Manson:

«Cuanto más me asomo a la oscuridad, más brillante se vuelve la vida, más quieto se vuelve el mundo y menos sienta esa resistencia inconsciente a todo.«

Sin más que decir, te animo a que pruebes el juego de los valores y me dejes el resultado en los comentarios. Mientras tanto, que todo (o casi todo), te importe una mi*rda. 😉

Un abrazo,

-Javier

«Scrum», la nueva no-metodología para propulsar equipos

scrum

Scrum es la palabra de moda en el mundo del emprendimiento. Pero, ¿qué es y por qué debería interesarte?

En este post, resolveremos estas y otras preguntas, a través de «Scrum: El arte de hacer el doble de trabajo en la mitad de tiempo», por Jeff Sutherland. Si formas parte de un equipo, esta información puede cambiar vuestra forma de trabajo. Si no tienes equipo, puedes quedarte igualmente.

¿Qué es «Scrum»?

Originalmente, el término scrum procede del rugby. Este término hace referencia a la forma en la que el equipo trabaja conjuntamente para hacer avanzar la pelota por el campo. Es decir, es el conjunto de «tácticas» (y empujones, mordiscos y placajes), mediante los que un equipo consigue anotar un tanto.

Jeff Sutherland, autor del libro que estamos analizando, decidió darle una vuelta de tuerca al concepto, con el fin de adaptarlo a la gestión de equipos. Nuestro amigo Jeff es expiloto estadounidense (participó en la guerra de Vietnam), por lo que, créeme, le gusta lo práctico y útil.

jeff sutherland

Tras abandonar el ejército, Jeff centró su atención en la mejora y gestión de equipos. De hecho, fue uno de los escritores del Agile Manifesto (el escrito en el que se basan las metodologías de trabajo ágiles). Este Manifiesto proclamaba distintos principios:

  • Personas antes que procesos.
  • Productos que funcionen antes de documentar lo que se supone que deben hacer.
  • Colaborar con clientes antes que negociar con ellos.
  • Responder al cambio antes que seguir un plan.

Pues bien, en palabras de Jeff, «Scrum nace para poner en práctica esos valores, pero no es ninguna metodología.» Scrum es la nueva no-metodología del trabajo en equipo.


¿Cómo funciona Scrum?

Como expone el libro, las antiguas formas de organización y gestión de equipos han quedado obsoletas. La mayoría de equipos basan su desempeño en Gráficas de Gantt, siguiendo un método «en cascada«.

Las Gráficas de Gantt (en honor a su inventor, Henry Gantt) son las más utilizadas en el desarrollo de proyectos. Creadas en 1910, tienen un único fallo, como apunta Jeff: «simplemente, nunca aciertan».

scrum gantt
Este es un ejemplo de una Gráfica de Gantt típica.

Al tomar en cuenta aspectos como el tiempo destinado a realizar una tarea o la productividad de las distintas partes del equipo, ofrecen una visión sesgada de la realidad. En añadidura, obligan al equipo a trabajar «en cascada», es decir, impidiendo avanzar en un proyecto hasta que un determinado departamento acabe su parte.

scrum cascada
Este es el esquema general del método «en cascada».

Esta metodología retrasa al equipo. Jeff, como buen expiloto, no soporta los retrasos tontos y, de ahí, nace Scrum.

Scrum estudia cómo la gente trabaja en realidad, no cómo dice trabajar.

Jeff Sutherland

Scrum se basa en una idea simple: cada vez que se ejecuta un proyecto, ¿por qué no revisar con regularidad para ver si lo que se está haciendo sigue la dirección correcta y es lo que la gente quiere? ¿Por qué no revisar si se puede hacer mejor y más rápido y que lo impide?

Scrum, por tanto, abraza la incertidumbre y la creatividad. Como dice Jeff: «Dota de estructura al proceso de aprendizaje, lo que permite a los equipos evaluar qué crearon e, igualmente importante, cómo lo hicieron».

Equipos como sistemas adaptativos complejos

Según Jeff, las organizaciones, los equipos y las personas son sistemas adaptativos complejos, al igual que las células. Para que una célula cambie, primero debes inyectar energía en el sistema.

Cuando esta energía interacciona con la célula, se origina el caos, al igual que al inyectar nuevos procedimientos en una organización. Pero, pronto, tanto la célula como la organización se adaptan al nuevo estado. La pregunta clave es si ese nuevo estado es mejor o peor.

Scrum persigue convertir un equipo en un sistema adaptativo, capaz de evaluar su desempeño e introducir cambios para mejorarlo. Básicamente, un equipo que no para de mejorar.


Scrum, mejor en compañía

Scrum no toma en cuenta el desempeño individual, sino el del equipo. Esto es así porque, cuando aceleras un equipo, el incremento de productividad es muchísimo mayor que acelerar a cada individuo.

En un estudio de IBM se descubrió que, mientras el equipo más rápido podía terminar una tarea en una semana, el equipo más lento tardaría, de media, dos mil semanas. Suena un poco fantasioso y no he comprobado el estudio, aunque el autor lo adjunta en la sección de Notas.

obras scrum
«Sí, ya sabemos que llevamos 4 años de retraso, pero es culpa del fontanero, que no se pone de acuerdo…»

Sea cierto o no, está claro que el antiguo sistema de mejora del individuo (a través de ascensos, remuneraciones, etc) es un proceso muy lento. En su lugar, reunir un equipo y brindarles un objetivo es una forma más intuitiva de motivar a sus miembros.

Según los profesores Nonaka y Takeuchi, los grandes equipos compartían estas características:

  • Trascendentes: los grandes equipos tienen un propósito más allá de lo normal.
  • Autónomos: se organizan y gestionan solos.
  • Interfuncionales: cuentan con todas las habilidades (y personas) necesarias para llevar a cabo un proyecto.

El equipo de Scrum, al detalle

Un equipo de Scrum es algo, por así decirlo, peculiar. Para empezar, hablaremos de sus componentes.

El tamaño óptimo de un equipo de Scrum son 7 integrantes, permitiéndose dos de más o de menos. Cuantas más personas involucradas, más lento se vuelve el equipo. Esto se debe a que, al aumentar el número de personas, se incrementan los canales de comunicación, a esta razón:

Canales de comunicación (siendo n el número de personas) = n(n-1)/2

Siete personas equivalen a 21 canales de comunicación. Es muy difícil abarcar más canales, lo que provoca una desconexión dentro del quipo. Cada integrante debe saber cómo avanzan y qué hacen los demás.

La comunicación dentro del equipo es clave, pues de ello depende la rapidez del mismo. Esta comunicación debe ser constante y transparente. Para ello, nos valdremos de reuniones diarias y el tablón de Scrum (en nada lo explico).

Otra de las peculiaridades de Scrum es que no existen cargos. A la hora de formar tu equipo, únicamente deberás contemplar estas figuras:

  • Scrum Master: integrante del equipo que facilita las reuniones, comprueba que haya transparencia y, sobre todo, ayuda al equipo a saber qué le estorba. Guía al equipo a la mejora continua. Tras cada sprint, es el encargado de preguntar al equipo:
    • «¿Qué cambios podemos hacer en la forma como trabajamos»
    • «¿Cuál es nuestro principal escollo?»
  • Responsable del producto: el Scrum Master es el líder, el cómo, mientras que el responsable del producto es el qué, el encargado de poner en acción la visión del líder. Debe estar en constante comunicación con los clientes y el equipo, para transmitir el feedback de ambos. Este debe:
    • Conocer el terreno en el que trabaja.
    • Tener autoridad para tomar decisiones.
    • Estar a disposición del equipo para explicar qué se debe hacer y por qué.
    • Hacerse cargo del valor del trabajo en el sprint.
(Esta representación es un diagrama de Venn, aplicada al responsable del producto).

Diseña la bitácora

Una vez organizado el equipo, será momento de crear la bitácora del proyecto. La bitácora no es más que una lista con todo lo que debe hacerse para alcanzar la visión planeada. Esta bitácora será la hoja de ruta del proyecto, aunque puede (y debe) ser modificada.

Cuando hayáis identificado todas las tareas a realizar para alcanzar el objetivo, es recomendable convertir dichas tareas en historias. En lugar de «Necesitamos un carrito para que nuestra librería online funcione», podríamos relatar la tarea así: «Como cliente, me gustaría meter un libro en un carrito para comprarlo».

Haz historias con cada tarea, poniendo al cliente en el centro y abreviándolas lo máximo posible. Sigue el patrón INVEST para que tu historia funcione:

  • Independiente: no debe depender de otra historia.
  • Negociable: debe ser posible reescribirla hasta que no esté terminada.
  • Valiosa: aporta valor al cliente.
  • Estimable: puede ser evaluada.
  • Suficientemente corta: debe ser corta para calcularse y planearse fácilmente.
  • Totalmente comprobable: debe poder pasar una prueba que confirme que ha sido completada.

¿Cómo medimos el trabajo?

A la hora de definir el tiempo que nos tomará terminar cierto proyecto, las estimaciones suelen fallar. Esta realidad puede observarse en la siguiente gráfica:

gráfica incertidumbre
Gráfica que indica las estimaciones iniciales de cuánto tardará en realizarse una tarea. Según la gráfica, estas estimaciones pueden variar en un 400% de más o un 75% de menos (un rango de error de 8 veces).

Esto no significa que no haya que planear, solo que hay que planear lo justo y realista. Afinad el plan a lo largo del proyecto, no lo dejéis terminado desde el principio. Planead en detalle lo suficiente para cumplir el próximo incremento de valor y dejad el resto apuntado en líneas generales.

¿Cómo medir y planear el trabajo? Según Jeff, la mejor forma es medir las tareas por cuánto trabajo tardarás en realizarlas, no por cuánto tiempo.

Para llevarlo a cabo, en la obra se sirven de un sencillo truco: clasificar la dificultad de una tarea según el tamaño de la raza perruna. Así, una tarea complicada puede ser un «Gran danés», mientras que una sencilla, un «caniche». Es solo un ejemplo, pero resulta descriptivo.

Perros y póker

Tras asignar la raza, puedes dar un valor numérico a cada tarea. Jeff recomienda usar números que sean la suma de los dos anteriores (siguiendo una serie de Fibonacci: 1, 3, 5, 8, 13…). Esto nos permite hacer estimaciones que no sean 100% exactas, además de ver una clara diferencia entre las distintas puntuaciones (es más fácil distinguir entre un 5 y un 8 de dificultad que entre un 5 y un 6).

Para asignar valores numéricos, utilizaremos el póker de planeación. Ojo a este truco.

Cada persona recibe un mazo de cartas con los números de la serie de Fibonacci (1, 3, 5, 8, 13, 21…). Cada tarea a calcular se expone sobre la mesa y, cada persona del equipo, tira una carta con el nivel de dificultad que asignan a dicha tarea.

scrum poker
Ejemplo de cartas.

Si la secuencia obtenida es próxima, se hace la media de los resultados (con un 5, dos 8 y un 13, la media sería de 6,6 de dificultad). Si la distancia entre dos números sacados es de más de tres cartas, las personas que han dado dicha valoración explican sus razones y se juega otra ronda de póker.

De esta forma, cada tarea recibirá un valor de dificultad. Dicho valor nos será muy útil a la hora de planear el sprint. Veamos qué quiere decir este término.


Sprint, la unidad básica de Scrum

Scrum se basa en repeticiones o sprints, periodos intensos de trabajo, al final de lo cuales se evalúa el desempeño y se introducen mejoras. Es decir, trabajar al más puro estilo Usain Bolt.

Para cada sprint, se divide una pizarra o tablón en varias columnas: Pendientes, En proceso y Terminado. Al principio del sprint, se colocan todas las actividades por hacer en la columna de Pendientes. A lo largo del sprint, un miembro del equipo asumirá una tarea concreta y la pasará a la columna «En proceso». Al acabarla, la pondrá en «Terminado» (importante: nada pasa a terminado si el cliente no lo puede usar).

tablón scrum
Así es como se vería un tablón de Scrum, añadiendo una columna de «Preguntas y respuestas».

Los sprints son lo que se conoce como «cajas de tiempo». Su duración es fija, por lo que no conviene variar los tiempos de sprint. Como dice Jeff:

«Debes establecer un ritmo de trabajo que permita saber a la gente cuánto puede hacer en un periodo determinado. Esta cantidad de trabajo suele causar asombro.

Un elemento crucial de cada sprint, sin embargo, es que una vez que el equipo se compromete con lo que hará, el número de tareas se congela. Nadie fuera del equipo puede añadir una más.«

Stop diario

Durante el sprint, el equipo debe cumplir una máxima: cada día, debe realizarse una parada o reunión. Todos los días, el equipo se reúne en torno a la pizarra o tablón de Scrum y el Scrum Master formula 3 preguntas (la reunión no debe durar más de 15 minutos):

  • ¿Qué hiciste ayer para ayudar al equipo a terminar este sprint?
  • ¿Qué harás hoy para ayudar al equipo a terminar este sprint?
  • ¿Qué obstruye el avance del equipo?

La reunión se hace todos los días a la misma hora, con todos los integrantes del equipo. Solo 15 minutos y todos deben participar activamente. Jeff hace las reuniones de pie, para agilizar el stop. La idea es que el equipo hable brevemente sobre cómo finalizar el sprint.

Dejar algo a medias es perder

Quedarse a medias en algo fastidia, pero, en un sprint, es imperdonable. Esto es lo que opina Jeff al respecto:

Si al final del sprint algo queda a medias, estarás peor que si no hubieras hecho nada. Has gastado recursos, tiempo y esfuerzo sin llevar nada a un estado susceptible de entrega.

Sin embargo, no consiste en que alguien tome las riendas y no duerma hasta terminar la tarea, por el simple hecho de acabarla. Un equipo que depende de actos heroicos y del trabajo milagroso de alguno de sus miembros es un equipo que no trabaja bien.

niño scrum
Héroes que cogían la cartulina y tiraban del equipo, no os olvidamos. Solo queremos un mundo mejor para vosotros.

Es normal que, durante los primeros sprints, el equipo asuma demasiado trabajo y queden cosas sin hacer. Pero, a medida que se acostumbra al nuevo proceso, un equipo debe ser capaz de conocer su desempeño y ajustar el sprint a su velocidad.

Final del sprint y desempeño

Al finalizar cada sprint, el Scrum Master hará 3 preguntas:

  • ¿Hay algo que podemos hacer de otra manera para avanzar más rápido?
  • ¿Podemos librarnos de algunos Pendientes? ¿Encargar algunas cosas a otros equipos?
  • ¿Podemos dejar de hacer algunas cosas?¿Reducir el alcance del proyecto?

Estas preguntas permiten valorar el trabajo del equipo, con el fin de mejorarlo en el próximo sprint. Como las reuniones diarias, esta sesión de feedback debe ser corta y, si es posible, con la participación de todos los miembros.

Pero, ¿cómo medimos el desempeño del equipo?

Al principio de cada sprint, hay una sesión de planeación, para dictar un plan para el proceso. Cuando finaliza el sprint, se cuentan todas las historias terminadas, se suman los puntos de dificultad asignadas a cada una y, este número, será la muestra de la velocidad del equipo.

¿Recuerdas el póker de planeación? Cada tarea (o historia) llevará asignada la puntuación que, como equipo, hayáis decidido al jugar al póker. Cuando finalice el sprint, se sumará la puntuación de todas las tareas completadas. Pongamos que, por ejemplo, se obtienen 100 puntos.

Lo que quiere decir este número es que el equipo tiene una velocidad de 100 puntos de trabajo. De esta forma, cuando planeéis el próximo sprint, sabréis que, como mínimo, sois capaces de hacer tareas que sumen 100 puntos de trabajo.

Esto nos permite medir las tareas que podemos realizar y mejorar el desempeño. Además, tomando la puntuación de todas las tareas a realizar para acabar un proyecto, sabremos cuándo finalizaremos este (si el proyecto tiene una puntuación de 500, sabremos que, como máximo, necesitaremos 5 sprints para acabarlo, tomando en cuenta la velocidad de 100 puntos por sprint).


Valores de Scrum

Aunque no se trate de una metodología, Scrum cuenta con una serie de valores. Estos permiten el buen funcionamiento del equipo y su gran desempeño. Veamos que dice Jeff sobre esto.

Felicidad

Según Jeff: «La felicidad precede al éxito. La gente no es feliz por ser exitosa, sino que es exitosa por ser feliz.»

Dentro de Scrum, se fomenta la felicidad de sus integrantes, pero con ciertos matices. Cada miembro debe ser feliz «dentro del equipo y como parte de él», es decir, debe haber una gran sintonía a nivel laboral. El autor lo explica perfectamente en el libro:

«Es estupendo que vayas al bar con tu equipo a reforzar los vínculos entre vosotros, pero esto no le sirve de mucho a la compañía si tales vínculos no se traducen en mejor desempeño.

Yo me junto con muchas personas para divertirme. Con mi equipo me gusta que el aspecto social vaya directo al desempeño. Y así sucede.«

La felicidad en el espacio laboral es importante, de eso no hay duda. Por ello, y al finalizar un sprint, cada miembro del equipo puede responder estas preguntas, con el fin de medir la felicidad del equipo y resolver cualquier conflicto:

  • En una escala de 1 a 5, ¿cómo te sientes con tu papel en la compañía?
  • En esa misma escala, ¿cómo te sientes con la compañía en general?
  • ¿Por qué te sientes así?
  • ¿Qué te haría más feliz en el siguiente sprint?

Trasparencia

En añadidura a la felicidad, la transparencia es clave para que un equipo trabaja eficientemente. De hecho, me atrevería a decir que es más importante.

Para que el equipo de Scrum funcione, cada persona debe saber lo que están haciendo las demás. Para ello, nada mejor que «el tablón de Scrum», una imagen fiel de la realidad actual de tu equipo.

scrum
Ya vimos el tablón en el apartado de Sprints, pero merece la pena recordarlo. Es un básico de cualquier entorno de trabajo de Scrum.

El tablón es el alma del equipo, el reflejo de su realidad y desempeño. Apostar por la trasparencia es complicado, pero, si se hace correctamente, rinde sus frutos.

Fuera la multitarea

En cuanto a la multitarea, Jeff lo tiene claro: no la quiere en su equipo. Haz una cosa a la vez, ya que, como muestra el siguiente esquema, en una compañía normal se desperdicia hasta un 85% del trabajo.

scrum pérdida
Extraído de Quality Software Management, de Gerald Weinberg.

La estrategia de la mayoría de las empresas consiste en intercalar proyectos. Si durante un año hay que acabar el proyecto A, B y C, se dividirá el tiempo de forma que se avance en todos a la vez.

Scrum apuesta por algo distinto: priorizar un proyecto y no pasar al siguiente hasta finalizar el primero. Podemos verlo en la siguiente gráfica:

scrum proyectos
Diferencias de priorización entre proyectos.

Prohibidas las burbujas de felicidad

Superman teme a la Kryptonita, Indiana Jones, a las serpientes, y Jeff, a las burbujas de felicidad. Pero, ¿qué es este ente maligno?

Una «burbuja de felicidad» es el estado de complacencia dentro del equipo, que surge cuando las cosas van bien. Cuando se alcanza un éxito moderado, los equipo se duermen en los laureles y dejan de mejorar.

Los buenos momentos deben celebrarse, pero, también, emplearse en preparar el terreno para épocas peores. ¿Cómo evitar estas burbujas? Para ello, es necesaria la figura del bufón, aquella persona que hace preguntas desagradables o dice verdades incómodas.

bufón
«Bueno, ya he sumido al equipo en el caos. Trabajo completado.»

Viéndolo así, tengo algo de bufón. Pero, creo que es algo clave dentro del equipo, siempre que el mensaje sea constructivo.

Mínimo y viable

Finalmente, Scrum apuesta por lanzar tu producto lo más rápidamente posible. Es clave ofrecer un «producto mínimo viable» o MVP, para que el cliente pueda interaccionar con él y dar feedback.

Para guiarte a la hora de crear tu MVP, Jeff nos ofrece una gráfica muy ilustrativa:

pareto
Utiliza la ley de Pareto: haz el 20% de las cosas que rindan el 80% del valor en tu producto.

Guía básica de Scrum: empieza hoy

Ya hemos visto la filosofía Scrum y el funcionamiento de esta. Sé que es algo confuso y, como me ocurrió a mí, tengas muchas dudas. Para que puedas implementarlo por ti mismo y aclarar tu mente, te dejo una guía paso a paso sobre el proceso:

  • Selecciona un equipo: recuerda, debe ser pequeño, de 3 a 9 personas. El equipo debe reunir las habilidades necesarias para completar el proyecto.
  • Nombra un Scrum Master y un responsable del producto.⠀
  • Crea una bitácora del producto: elabora una lista con todo lo que debe hacerse para alcanzar la visión planeada. Esta bitácora será la hoja de ruta del proyecto, aunque puede (y debe) ser modificada.
  • Afina y estima la bitácora del producto: estimad cuánto esfuerzo (u horas de trabajo) requerirá cada elemento de la bitácora. Cada elemento debe ser viable y medible, siendo el equipo capaz de determinar cuando se puede dar por Terminado.
  • Planea el sprint: el equipo deberá planear su primer sprint, cuya duración siempre es inferior a un mes. Se toman los elementos de la bitácora y se asignan al sprint aquellos que el equipo piensa que es capaz de terminar. Lo primero que hay que hacer es lo más valioso para el proyecto, siguiendo la ley de Pareto del 80/20.
  • Elabora una lista de Pendientes: fija un objetivo para el sprint y enumera todas las tareas derivadas de dicho objetivo. Prioriza aquellas que generarán ingresos inmediatos, librando de riesgos el proyecto (ofrece valor lo más pronto posible). El responsable del producto es la persona a cargo de que los pendientes se organicen y cumplan.
  • Vuelve visible el trabajo: crea un tablón de Scrum con 3 columnas: Pendiente, En proceso y Terminado. Coloca un post-it por cada tarea en la columna de Pendiente y ve moviéndolos a medida que cambie su estado.
  • Haz una parada o Scrum diario: cada día, el equipo se reúne durante 15 minutos para contestar a 3 preguntas:
    • ¿Qué hiciste ayer para ayudar al equipo a terminar el sprint?
    • ¿Qué harás hoy para ayudar al equipo a terminar el sprint?
    • ¿Algún obstáculo te impide o impide al equipo cumplir la meta del sprint?
  • Revisión o demostración del sprint: en esta reunión se expone lo trabajado durante el sprint. A dicha reunión puede asistir cualquier persona, no solo el equipo. El equipo mostrará aquello que considera Terminado, tras finalizar el sprint.
  • Retrospectiva del sprint: se valora lo que se hizo bien y lo que se puede mejorar y, al final de la reunión, el equipo acuerda mejoras en el proceso del próximo sprint.
  • Se inicia un siguiente sprint, tomando en cuenta los cambios acordados.

Conclusión

Si has llegado hasta aquí, te felicito. Este ha sido un post bastante denso, pero, en mi opinión, muy interesante. Si eres leinner y estas leyendo esto, estoy seguro de que has visto muchas similitudes con la metodología de la carrera.

Como siempre, te dejo el enlace al libro por aquí:

Durante estos últimos meses de carrera, tengo en mente aplicar Scrum a mi desempeño. Si las cosas van bien, compartiré por aquí la experiencia. Y, sino, también.

Te dejo 2 vídeos con dos posturas muy diferentes sobre Scrum. Me gusta ver las dos caras de un proceso, para contrastar opiniones y formar la mía propia:

Antes de despedirme, me gustaría dejaros una dinámica muy útil para introducir Scrum a vuestro equipo o entorno laboral. Se llama «dinámica de los aviones de papel» y, creedme, os va a gustar:

Además, hace unos días subí un artículo sobre el libro «Sprint». Sigue una metodología algo distinta a Scrum, pero puede ser interesante para completar información.

No hay mucho más que decir. Si os ha gustado y lo implementáis, dejádmelo en los comentarios. 😉

Un abrazo y gracias por leer,

-Javier

«El club de las 5 de la mañana», ¿funciona realmente?

reloj

(Fieles seguidores de Robin Sharma y su obra, he de advertiros de que, en este post, me he puesto el mono de crítico detractor. Por vuestra seguridad, absteneos de continuar.)

«El club de las 5 de la mañana«, el libro que vino a revolucionar nuestra forma de vida. La obra que persigue la excelencia humana (y su insomnio). El mayor exponente de la trayectoria de Robin Sharma. ¿Funciona? Lo descubriremos en este post.

El club de las 5 de la mañana y Robin Sharma

Para aquellos que no conozcáis a Robin, dejadme deciros que se trata, ni más ni menos, de el autor de «El monje que vendió su Ferrari» y «El líder sin cargo«, entre otros. Y, aunque no entremos a debatir estos títulos, el artículo también los contempla.

monje ferrari
Su obra cumbre…

La historia entre Robin y yo se remonta a hace unos años, cuando empecé a leer sobre desarrollo personal. En ese momento, su libro El monje que vendió su Ferrari era considerado un clásico del género, un «obligatorio leer». Sin embargo, no fue hasta hace unos meses cuando decidí darle una oportunidad. Y, ¿por dónde empezar?

Sharma y la autoayuda comercial

Si hay alguien que encarne el buenrollismo, la felicidad como ideal o la utopía de la autoayuda, ese alguien es Robin Sharma. Y, me sabe mal criticar algo que ayuda a tanta gente, pero creo que es necesario.

Un libro de Sharma es como juntar 10 kilos de merchandising de Mr. Wonderful, la filosofía de Rocky completamente distorsionada, polvo de estrellas, purpurina y los consejos del vendedor de la compañía telefónica de turno. Cuando lo pruebas no sabe mal, pero acaba por ser empalagoso.

club 5 am
«Los libros de Robin arreglaron mi matrimonio, la tostadora y la vieja manguera que perdía agua. Mi marido flipa…»

Y, sigo diciéndolo: hay mucha gente a la que esta combinación le resulta útil. Si ha llegado a tanto lectores, por algo será, eso está claro. Su capacidad para hilvanar consejos y herramientas en una historia amena es única. Consigue que, para el público general, sea una lectura sencilla, que deja la sensación de haber aprendido muchas cosas.

Desde aquí, admito que, si intentase imitar su estilo, no llegaría ni a la suela de sus zapatos. Sin embargo, que el envoltorio sea bonito no significa que el mensaje sea el correcto.

Robin, no te pases

Creo que, para justificar mi visión de la obra de Sharma, nada mejor que sus propios ejemplos. He extraído alguna de sus (muchas) perlitas, concretamente de El club de las 5 de la mañana. Vamos a verlas.

  • «La vida es demasiado valiosa como para malgastarla con gente que no te entiende. Con gente que no está en la misma onda. Con gente que tiene unos valores distintos y un listón más bajo que el tuyo«: Robin, la cosa no va de listones. Entiendo que relacionarte con gente que no te apoya no es positivo, pero tampoco hay que ser tan extremista.
  • «Para encontrar tu mejor yo, debes deshacerte de tu yo débil«: esta me encanta. Está claro que, si quieres ser una persona equilibrada y sana, lo mejor es volverte duro y fuerte, dejando atrás el yo sentimental, vulnerable y conectado con el mundo. Llorar no sirve de nada (ironía, por si acaso).
  • «El dolor del crecimiento es mucho menor que los costes devastadores del arrepentimiento»: sí, crecer duele, tanto física como psicológicamente. Pero, tampoco hace falta que te pongas en plan espartano. Tranquilízate un poco.
  • «Impedid que ninguna forma de mediocridad contagie vuestra jornada laboral y vuestra vida privada, No seáis nunca reinas del drama«: obviamente, ser mediocre es peor que un día sin pan. Quejarse no está permitido, hay que ser más duros que el granito. Ya te quejarás en la tumba.
  • «Las víctimas adoran el ocio. Los vencedores adoran la educación»: para los que ven Netflix. Sois víctimas y siempre lo seréis.
  • «El aburrimiento mata el espíritu humano«: correcto. Los grandes genios nunca se aburrían, gracias a que pasaban los ratos muertos en Tik Tok.
  • «Y, por lo que respecta a tus amigos, no estoy seguro de que te estés rodeando de los más adecuados»: Robin es experto en calificar tus amistades. Su filtro es sencillo: si no es millonario, supermodelo, filántropo y Batman en sus ratos libres, no te vale como amigo.
  • «Lo único que me aterroriza es no avanzar, no crecer«: sin duda, esta debe ser una de esas fobias no tratadas. Pronta recuperación.

Estas son algunas de las perlas que nos ofrece el libro. Me he dejado en el tintero muchos mantras y afirmaciones positivas («La vida es maravillosa, todo es arco iris», «Se me ha caído la tostada por el lado de la mermelada pero soy feliz», etc).

La filosofía de mejorar cada día me encanta, pero no de esta forma. Obsesionarte con ser mejor, más fuerte, más productivo y excelente no es bueno. Desgraciadamente, es la visión que defienden la mayoría de libros de autoayuda convencionales.

joker sharma
Dicen que, para preparar el papel de Joker, Joaquin Phoenix siguió los consejos de Sharma al pie de la letra durante 3 meses…

Obviamente, el sacrificio y el esfuerzo son necesarios. Todo depende de la manera en que los gestionemos. Hay mucha gente a la que la visión de la persona fuerte, dueña de sus emociones e independiente le funciona, pero, a mí, no. Y, como a mí, a muchos de los lectores de Sharma, que acaban más confundidos que esperanzados.

No todo es malo

Aun así, no todo es malo. Podemos extraer lecciones muy valiosas de la obra de Sharma, solo que hay que saber interpretarlas. Concretamente, en El club de las 5 de la mañana, se persigue mejorar la vida mediante la productividad mañanera.

Para ello, Sharma crea una historia amena y llena de enseñanzas, algunas de las cuales comentaré aquí. He querido extraer lo más importante, para dejar lo mejor para el experimento (más información abajo).

Lo que expondré a continuación son ideas desordenadas, por lo que, me gustaría que te quedases con el concepto. Es algo de caos, que puede aportar orden.

Consejos para la productividad

El libro expone que, para mejorar tu vida, debes impulsar tus mañanas. Para ello, apuesta por despertarse a las 5 de la mañana, dedicando la primera hora del día a hacer deporte, meditar, escribir y aprender. Estos son algunos consejos para implementar el hábito:

  • Adelantar el reloj media hora: esta idea es sencilla, pero me pareció interesante. La gracia del club de las 5 de la mañana es, para empezar, levantarse a esa hora. Para dar a tu cerebro la sensación de que has descansado más, adelanta media hora tu despertador, de forma que las 5:30 sean las 5. Parece tonto, pero pensar que has dormido más (aunque no sea cierto), ayuda.
  • Dedica tiempo a la soledad, con libreta y boli: durante la primera hora del día, reserva un tiempo a sentarte en silencio y no hacer nada. Simplemente, permanece sentado y ten a mano una libreta y boli, para apuntar cualquier idea o tarea que se te venga a la mente.
  • La bolsa de la concentración: hazte con una bolsa y, durante tus períodos de concentración, mete tus dispositivos electrónicos en ella. Puedes decorarla y escribir algo, como «No tocar» o «Concéntrate».
  • Forma tu equipo: este consejo se escapa de la rutina de las 5 de la mañana, pero me pareció interesante. Consiste en, cuando puedas permitírtelo, formar un equipo a tu alrededor para delegar tareas y mejorar tu vida. En este equipo se incluye: entrenador personal, nutricionista, masajista, experto en relaciones sociales, asesor financiero, consejero espiritual, etc.

Fórmulas secretas del club

No sé si debería compartir esto, pero lo considero lo más valioso del libro. De hecho, la obra podría resumirse en estas dos imágenes (esto es algo que tienen en común la mayoría de libros de autoayuda y las nuevas series de Dragon Ball: mucho relleno).

La primera de ellas, es la fórmula 20/20/20. Esta fórmula explica cómo repartir la primera hora del día, para ser más productivo y trabajar todas las áreas de tu vida.

sharma

La siguiente imagen va más allá, desglosando el horario de un «día maravilloso». Y, que siga patrones tan marcados no quiere decir que no puedas hacer cambios o adaptarlo a tu estilo (Sharma lo aconseja, de hecho).

robin sharma

Con estas dos imágenes, puedes poner en marcha el método de las 5 de la mañana. Robin, si te centrases en estas cosas y dejases a un lado la positividad barata, tus libros molarían más. Aunque, también venderías menos.

Otros puntos desordenados

Finalmente, he querido recopilar frases e ideas que, aunque considero muy interesantes, no he conseguido encasillar. Va a ser un popurrí, pero uno muy bueno.

  • Picasso dijo que hay que aprender las reglas como un profesional para poder romperlas como un artista.
  • El trabajo del líder es ayudar a los incrédulos a adoptar su visión, a los impotentes a superar su debilidad y a los desesperados a desarrollar su fe.
  • Tu pasado es un servidor que te ha hecho lo que eres hoy, no un compañero con el que pasar mucho tiempo en el presente, o un amigo que llevar contigo a un futuro aún por estrenar.
  • La raíz latina de la palabra «pasión» significa «sufrimiento».

Y, para cerrar este apartado y dar paso al experimento, dos frases de la obra que me han encantado.

Y aquellos que eran vistos bailando, eran considerados locos por quienes no podían escuchar la música.

Friedrich Nietzsche

Algunas personas nunca enloquecen. Tendrán unas vidas realmente horribles.

Charles Bukowski

Experimento

Han pasado unas semanas desde que escribí el post e inicié el experimento. Siendo sinceros, he sido un poco desastre. No ha habido ningún día en el que me haya despertado a las 5 de la mañana, pero tengo excusa.

Mi idea era madrugar durante 7 días, para comprobar si despertarse a las 5 mejoraba tu productividad. Sin embargo, y tras pensarlo un rato, decidí que no tenía ningún sentido meterme esa paliza.

dormido
En qué momento dije que iba a hacer esta locura…

Haciendo números, necesitaría acostarme a las 21 para dormir 8 horas. Y, en España, esto es bastante difícil. No casaba con mi ritmo de vida, por lo que, no, no iba a volverme loco.

Aun así, quería darle una vuelta al experimento. Y, bueno, esto es lo que he sacado.

El Espacio Matinal de la Victoria

En lugar de levantarme a las 5, decidí cultivar un Espacio Matinal de la Victoria. Y, no, el nombre no es mío.

Lo saqué de un vídeo de Miquel Román, fundador del canal Secretos de la Vida, que, él, a su vez, extrajo del libro que estamos analizando. Te dejo el vídeo por aquí (te recomiendo verlo entero, pero el concepto que estamos tratando se nombra en el minuto 3:57):


Básicamente, me comprometí a dedicar un espacio para mí, nada más levantarme. Para ello, me despertaba (y lo sigo haciendo) media hora antes, tiempo durante el cual leía, escuchaba música. estiraba, o, simplemente, me quitaba las legañas.

A largo plazo, quiero utilizar este espacio de tiempo para afianzar un nuevo hábito, como meditar. No es lo mismo que levantarse a las 5 de la mañana, pero me permite ir con más desahogo al empezar el día. Además, es un tiempo dedicado a aprender y mejorar, por lo que, siendo objetivos, cumple el objetivo que persigue la obra.

De todas formas, no descarto seguir la filosofía de El club de las 5 de la mañana en un futuro. Es algo que me hacía ilusión, pero, siendo realistas, no me merece la pena. Al menos, actualmente.

Conclusión

Sin ser una maravilla (ni mucho menos), el libro no está mal, teniendo en cuenta las enseñanzas detrás de tanta palabra bonita. Robin, que esto se te da bien, no hace falta que hagas de Mr. Wonderful.

Como siempre, os dejo un enlace a la obra:

Siento haber sido tan duro con Robin, pero es algo que me toca la fibra. Mejorar es genial, pero no hay que ser tan extremista.

Aunque, al fin y al cabo, «El club de las 5 de la mañana» no deja de ser una historia. Y, como tal, no representa la realidad al 100% (ni al 50%).

Pero, para que veas que no todo es malo en el libro, me gustaría cerrar con la cita que da comienzo a la obra. Esta, a su vez, está extraída del libro «El curioso caso de Benjamin Button»:

«No hay límite en el tiempo, empieza cuando quieras, puedes cambiar o no hacerlo no hay normas al respecto. De todo podemos sacar una lectura positiva o negativa, espero que tu saques la positiva.

Espero que veas cosas que te sorprendan; espero que sientas cosas que nunca hayas sentido; espero que conozcas a personas con otro punto de vista; espero que vivas una vida de la que te sientas orgullosa; y, si ves que no es así, espero que tengas la fortaleza para empezar de nuevo.”

F. Scott Fitzgerald

Me despido, no sin antes darte las gracias por llegar hasta aquí. Si en un futuro decido realizar y documentar el reto de levantarme a las 5, serás el primero en saberlo (si te suscribes a la newsletter, claro). 😉

Y, si te animas a seguir el reto, házmelo saber en los comentarios. Tendrás mi total admiración.

Un abrazo,

-Javier

Sprint: método para lanzar tu proyecto en 5 días

sprint

Hoy os traigo una reseña muy «productiva». Hablaremos de «Sprint», de Jake Knapp, el libro clave para lanzar tu proyecto en solo 5 días. Suena prometedor, ¿verdad?

Sprint: una nueva metodología

Para empezar, nada mejor que definir qué demonios es «Sprint»:

Sprint: metodología de desarrollo de proyectos, con foco en el trabajo individual, el tiempo para prototipados y una fecha límite clara. Único proceso de 5 días para resolver preguntas cruciales del proyecto, a través del prototipado y la prueba de ideas con clientes.

En resumen, un método para idear prototipos y testear ideas en menos de una semana. Parece ciencia ficción, pero no, no es una invención de George Lucas. A continuación, os dejo un esquema del método, dividido por días:

esquema sprint

Si esto te resulta más confuso que las matemáticas de 2º de Bachillerato, no te preocupes: dedicaremos un post entero a explicar este prometedor método. Si tu equipo necesita un soplo de aire fresco y tus proyectos están estancados, esto es para ti. ¿Empezamos?


La metodología Sprint, paso a paso

Primeros pasos del sprint

Este es el esquema de un día de trabajo normal:

horario laboral
Un día normal de oficina.

Y, este el de un día de Sprint:

sprint horario
Un día de sprint.

Como ves, la diferencia es palpable. Realizar un sprint requiere preparación, algo que veremos en este primer punto. A continuación, los primeros pasos para diseñar tu sprint:

  • El equipo debe reservar una semana entera (5 días). El horario será de 10:00 a 17:00, con breves descansos y uno más largo para la comida. El viernes, el sprint empezará a las 9:00.
  • Antes de empezar, se crea una fecha límite (viernes). Esto puede hacerse cerrando visitas a clientes o alquilando un espacio para mostrar el producto.
  • El Sprint debe abarcar un problema lo suficientemente grande. Esta metodología requiere tiempo y esfuerzo, necesitamos resolver grandes cuestiones para sacarle partido.
  • Dentro del sprint, no está permitido el uso de dispositivos móviles u ordenadores. Si se necesita consultar ambos, puede hacerse, pero hay que salir de la sala. En los descansos, obviamente, están permitidos.
  • Necesitas una o dos pizarras y muchos post-it. Tienes todo el material necesario en la web de Sprint (y, cuando digo todo, es todo).
  • Encuentra y reserva una sala para tu sprint. La sala, junto a los post-it y la pizarra, es el cerebro compartido de la empresa.
  • Forma el equipo. No es recomendable que haya más de 7 personas y, entre ellas, es aconsejable encontrar estos perfiles:
    • «Decider» (obligatorio): es la persona que tomas las decisiones relevantes del Sprint, la que tiene la última palabra. Suelen ser el CEO o director del proyecto (el jefe). Si el «decider» no puede estar toda la semana disponible, debe nombrar a un delegado dentro del Sprint. Además, es clave que esté presente el Lunes (para dar su perspectiva del problema) y el Miércoles (durante la toma de decisiones).
    • «Facilitator»: responsable de manejar tiempos, debates y, en general, el proceso del sprint. El guía, la persona que evita que el sprint se desmadre (puede ser alguien externo al proyecto, para fomentar la imparcialidad).
    • «Finance expert«: aporta la visión financiera del problema. Los números son lo suyo.
    • «Marketing expert»: la persona que dirige el cotarro en las redes sociales. Para que el proyecto impacte en el cliente, el marketing es importante.
    • «Customer expert»: pisacalles, empático y centrado en el cliente. Es la persona que mejor conoce a vuestro público, algo clave.
    • «Tech/logistics expert»: los ingenieros y desarrolladores, aquellos seres capaces de sobrevivir a base de código y la luz de las pantallas. Sin duda, son importantes para prototipar y dar una visión técnica.
    • «Design expert»: cada producto necesita un diseño, así que, alguien tendrá que hacer el trabajo. La persona que se encarga del proceso creativo de tu proyecto.
    • «Troublemaker»: ¿sabes esa persona que tiende a llevar la contraria y generar debate? Siempre que sea de forma constructiva, dicha actitud es fundamental para contrastar ideas en el sprint.

Tras haber cumplido estos puntos, podemos empezar con el sprint. Toca ponerse zapatillas cómodas…

Lunes

El lunes será momento de preparar el camino a seguir durante el sprint. Empezaremos por el final, estableciendo un objetivo a largo plazo. Después, crearemos un mapa del sprint.

Tras esto, invitaremos a los miembros del sprint y otros expertos ajenos a compartir su visión sobre el objetivo de la semana. Finalmente, definiremos un objetivo concreto, realizable en una semana.

Empieza por el final

Como inicio, nos plantearemos las siguientes preguntas (estableciendo un tiempo máximo de 30 minutos):

  • ¿Por qué estamos haciendo este proyecto?
  • ¿Dónde queremos estar en 6 meses, 1 año y 5 años?

Tras debatir, será momento de extraer un objetivo a largo plazo y apuntarlo en la pizarra. Una vez hecho esto, tocará ponerse un poco pesimistas, identificando todos los obstáculos y problemas a tratar hasta alcanzar el objetivo. Para ello, podemos valernos de las siguientes preguntas:

  • ¿Qué cuestiones queremos responder en este sprint?
  • Para alcanzar nuestro objetivo a largo plazo, ¿qué tiene que ser verdad?
  • Imagina que viajamos a un futuro en el que nuestro proyecto ha fallado. ¿Qué podría haber fallado?

El mapa

Una vez hallamos definido el objetivo y las preguntas a resolver en el sprint, la pizarra debería verse así (tomaré el ejemplo de una empresa de diagnóstico de mejores terapias individualizadas para pacientes con cáncer):

pizarra sprint

Teniendo esto, será momento de transformarlo en un mapa u hoja de ruta. El resultado, teniendo en cuenta el ejemplo anterior, podría quedar así:

sprint pizarra 2

El elemento clave de los mapas es que se centren en el cliente. Cada mapa es una historia: a la izquierda, tenemos a los protagonistas, los cuales, a lo largo del recorrido, se enfrentan a distintos retos, hasta dar con una solución.


Pasos básicos para dibujar tu mapa (por ese orden y empleando, como mucho, 60 minutos):

  1. Cita a los «actores» en la parte izquierda del mapa.
  2. Escribe el final a la derecha, es decir, el objetivo a tratar en el sprint.
  3. Completa la parte central con palabras, cajas y flechas que representen los obstáculos presentes a la hora de alcanzar el objetivo.
  4. Hazlo fácil. Tu mapa debería tener entre 5 y 15 pasos.
  5. Pregunta. Haz que el resto del equipo participe en la elaboración del mapa.

Pregunta a los expertos

Es momento de aprovechar el talento de cada miembro de tu sprint. Para empezar, es importante que, dentro del equipo, haya personas capaces de explicar:

  • La estrategia del proyecto: el «Decider» suele ser el encargado.
  • La voz de los clientes: aquí, será clave el «Customer expert».
  • Cómo funcionan las cosas: aquellos que conocen los entresijos del producto (ingenieros, diseñadores, especialistas, etc).
  • Esfuerzos previos: la persona que conoce los intentos fallidos anteriores (si los ha habido), así como información previa de proyectos similares.

Reserva 30 minutos para cada experto. Primero, y si el experto no forma parte del equipo encargado del sprint, tocará hacerle un breve resumen y enseñarle nuestra bonita pizarra.

Tras esto, el experto expondrá su punto de vista y responderá a las preguntas del equipo. La clave es convertir la intervención en algo informal e improvisado, acorde al estilo del sprint.

Una vez concluida su intervención, se harán los cambios pertinentes en el mapa (si es necesario). Para recoger los puntos importantes de cada intervención, usaremos la técnica «How Might We» o «¿Cómo podríamos…?».

Simplemente, consiste en identificar retos y apuntarlos en post-it. Una vez terminen las intervenciones, pegaremos todos los post-it en la pared u otra pizarra y elegiremos las preguntas más interesantes.

hmw
Así es como debería quedar…

(¿Te has dado cuenta de que los papeles tienen pegatinas circulares? Hablaré de ello a continuación, pero, te adelanto que es una forma de votar a las mejores cuestiones.)

Bueno, ahora tenemos un lío de la leche con tantos papelitos. Lo mejor, será ordenarlos.

Para ello, haremos varias columnas y agruparemos las preguntas relacionadas por temática. Algo así:

sprint muro
La columna de la izquierda es para ideas que no casan en ninguna temática.

Entonces, ¿cómo elegimos las mejores preguntas? El proceso es sencillo:

  • Cada persona tendrá 2 pegatinas.
  • El «Decider» tendrá 2 pegatinas más grandes, dado que su opinión tiene más peso.
  • Revisad el objetivo a largo plazo y las preguntas clave (lo que habéis escrito en la pizarra).
  • Votad en silencio las preguntas ganadoras, colocando la pegatina sobre las elegidas (se puede votar una idea propia o votar dos veces la misma).
sprint votos
Así quedaría tras votar.

Una vez hayáis votado, coged las preguntas con más pegatinas y colocadlas en la pizarra, junto al objetivo a largo plazo y las preguntas esenciales (intentad colocarlas en función de los pasos del mapa):

Pizarra con preguntas «How Might We».

Elegid el objetivo

La última tarea del lunes es elegir un objetivo claro para el sprint. ¿Quién es el cliente más importante y cuál es el momento crítico de la experiencia de ese cliente?

Esta tarea corresponderá al «Decider», en colaboración con el resto del equipo (aunque este tendrá la última palabra). ¿Recuerdas el ejemplo anterior de la empresa de pacientes con cáncer? Así quedó su mapa y pizarra tras elegir el objetivo:

sprint mapa
sprint pizarra

Una vez confeccionado el objetivo a largo plazo y las preguntas esenciales, diseñado el mapa, preguntado a los expertos y elegido el objetivo del sprint, es momento de descansar. Al menos, hasta mañana.

Martes

El martes, llega el momento de las soluciones. Para empezar, revisaremos las ideas existentes, para mejorarlas y mezclarlas. Después, cada persona hará un boceto de su idea y, tras deliberar, se elegirá la mejor solución.

Remix and Improve

En este punto, cogeremos las ideas existentes sobre el proyecto y haremos un remix al puro estilo Daddy Yankee. Para ello, nos valdremos del ejercicio «Lightning Demos».

Dicho ejercicio consiste en otorgar 3 minutos a cada persona para exponer sus soluciones favoritas (de otros productos, servicios o compañías). Digamos que es un ejercicio de buscar soluciones existentes y adaptarlas a tu producto.

Para que el ejercicio funcione, cada persona debe traer una lista de soluciones (puedes ponerlo como deberes el lunes). Mientras se presentan las ideas, alguien debe encargarse de apuntarlas en la pizarra, quedando algo parecido a esto:

sprint ideas

Tras recoger todas las posibles soluciones, tocará asignar tareas. Si el objetivo requiere de distintos pasos, pueden crearse equipos específicos para cada uno. Apunta los equipos en la pizarra, tal que así:

pizarra
Reparto de tareas.

El boceto

Tras contemplar todas la ideas, será momento de hacer un boceto. Esbozar tu idea es la mejor forma de convertir ideas abstractas en soluciones concretas, así, ¡coge lápiz y papel!

Para que la cosa funcione, será necesario que trabajéis individualmente, pero juntos. Esbozar en silencio, para mantener la concentración y, hacedlo de la siguiente forma:

  • Tomad notas: durante 20 minutos, observad todas las ideas planteadas en el paso anterior y tomar notas en una hoja en blanco, de aquello que consideréis importante para moldear una solución (asegúrate de copiar el objetivo a largo plazo y las preguntas esenciales primero).
  • Desarrolla ideas: una vez tengas las notas, será momento de que las uses para hallar una solución. Este proceso durará 20 minutos.
  • «Crazy 8s»: este ejercicio es rápido y dinámico. Consiste en escoger tu idea favorita y, en 8 minutos, diseñar 8 posibles alternativas, partiendo de esa idea inicial. Para ello, toma una hoja en blanco y dóblala en 8, asignando un cuadrado a cada idea:
crazy 8
  • La solución: finalmente, dedica una hoja a detallar en profundidad tu solución. Ponle un título llamativo y hazlo de forma anónima, para no influir en la elección posterior. No hace falta que sea una obra de arte, con que se entienda el concepto es suficiente.
boceto sprint
El proceso completo.
sprint boceto
Un ejemplo de boceto final.

Una vez hecho el boceto, habrá acabado el día. El miércoles será el momento de valorarlos y elegir el mejor, pero, por ahora, toca irse a casa a jugar al FIFA.

Aun así, es importante que alguien se encargue de ir contactando con clientes, para el testeo del viernes. Suele ser tarea del «Facilitator».

Miércoles

El miércoles es el día de las elecciones. Decidiréis la mejor solución (o soluciones) para alcanzar el objetivo y, tras ello, definiréis un plan paso por paso para prototiparla. Vamos allá.

Decide

Este es el ejemplo de una discusión tipo, encaminada a encontrar la solución a un problema:

discusión tipo

Y, esto es lo que vamos a hacer en el sprint:

sprint guía

Para ello, haremos lo siguiente:

  • Colocaremos todos los bocetos en una pared, como una exposición de museo.
  • Examinaremos cada boceto individualmente y en silencio, poniendo pegatinas en las partes que nos resulten interesantes. Si queremos resaltar alguna idea o completarla, pegaremos un post-it con nuestra reflexión o duda.
  • Valoraremos los puntos clave de cada boceto. Esta discusión será rápida (3 minutos por boceto) y se centrará en aclarar dudas y exponer la finalidad de cada boceto. El «Facilitator» expondrá cada boceto y las notas que se hayan podido añadir. Alguien se encargará de convertir el debate en preguntas, para pegarlas encima del boceto. Finalmente, el autor del boceto se identificará y aclarará cualquier duda que haya podido surgir.
sprint decidir
  • Votaremos nuestro boceto ganador, poniendo una pegatina en él. Tendremos 10 minutos para decidir y 1 para explicar nuestra decisión (si es necesario hacerlo). El «Decider» tendrá 3 supervotos. El boceto que tenga al menos un supervoto, será uno de los elegidos (aunque solo tenga el voto del «Decider»).
  • Separaremos los bocetos ganadores del resto. No desecharemos los no elegidos, sino que se agrupan en una categoría de «Quizá más tarde…».

Une, divide y nombra

Es posible que, tras votar, existan varios bocetos ganadores. Cuando esto ocurre, existen dos posibilidades:

  • Unir los bocetos en una idea unificada.
  • Crear varios prototipos para el viernes.

Sea como sea, necesitarás elegir un nombre para el prototipo. Para ello, dejaremos 3 minutos en los que cada persona escriba los nombres que se le ocurran. Tras esto, daremos 2 minutos para elegir los 3 que más nos convencen y escribiremos todas las posibilidades en la pizarra. Finalmente, decidiremos el ganador poniendo un punto al lado de su nombre (una vez más, el «Decider» tiene la última palabra).

nombres sprint
Ejemplo de elección de nombres.

El guion

Cuando prototipamos sin un plan, suele ocurrir lo siguiente:

trabajo normal

Para evitarlo, crearemos un guion, siguiendo este plan:

sprint guion

Vale, ¿cómo creamos el guión? Muy atent@:

  • La cuadrícula: lo primero será dibujar una cuadrícula de unos 15 planos. Cada plano tendrá el tamaño de dos folios y usaremos una pizarra vacía para dibujarlos.
  • Define una escena inicial: en la primera cuadrícula, dibujaremos la forma en la que los clientes descubren nuestro producto (anuncios, artículos, App Store, etc).
  • Rellena el guion: en el resto de cuadros, detallaremos el proceso que nos permitirá dar solución al problema central del sprint, apoyándonos en las ideas y bocetos seleccionados. No es momento de crear nuevas ideas, sino de plasmar las que ya conocemos. Asignaremos a un encargado para dibujar y escribir el gui0n en la pizarra y, como siempre, el «Decider» tendrá la última palabra.
    • Importante: intentad que el prototipo pueda ser testeado por el cliente en unos 15 minutos.
ejemplo de guion
Este es el guion que siguió Slack en su sprint. Leinners, aquí se creó la magia…

El miércoles ha sido un día largo, pero hemos avanzado mucho. Mañana, tocará prototipar y convertir el guion en una solución real. La cosa va avanzando…

Jueves

El jueves es momento de prototipar, el día de la ilusión. Para lanzar el prototipo en un solo día, necesitaremos adoptar una filosofía «fake it». Veamos cómo hacerlo.

Fake It

La cosa está así: tenemos 24 horas para crear un prototipo que pueda ser presentado y probado por los clientes. Así que, tocará hacer un poco de magia.

Al tener tan poco tiempo, construiremos un prototipo «fachada», es decir, algo que sea lo más básico posible, pero testeable. Para ello, seguiremos la filosofía «fake it», construyendo una fachada:

fachada

Básicos para construir el prototipo:

  • Algo de lo que puedas prescindir: no prototipéis nada de lo cual no os podréis deshacer si fracasa.
  • Crea algo que te permita aprender, nada más.
  • El prototipo debe parecer real, por muy simple que sea.

Prototipemos

Cada prototipo es distinto, por lo que, más que una guía paso a paso, el libro nos ofrece una serie de recomendaciones. Veamos cuáles son:

  • Elige las herramientas adecuadas: la mayoría de prototipos online pueden diseñarse con Keynote o PowerPoint. Sea como sea, elige las herramientas más básicas y útiles, aquellas que te permitan prototipar en un menor tiempo, sin perder calidad.
  • Divide y conquista: a la hora de prototipar, designa los siguientes roles:
    • «Maker» (2): las personas que se encargan del trabajo sucio, los que están a pie de obra (suelen los diseñadores, ingenieros, etc).
    • «Stitcher»: la persona que reúne el trabajo de los «makers» y le da un estilo uniforme.
    • «Writer»: el encargado de diseñar los textos del prototipo.
    • «Asset Collector»: la persona encargada de recopilar y aportar a los «makers» aquello que necesiten (imágenes, vídeos, iconos, información, etc).
    • «Interviewer»: es la persona que se encargará de las entrevistas a clientes del viernes. Será el encargado de elaborar el guion de las entrevistas.
  • Divide el guion: una vez asignados los roles, es recomendable dividir el guion y repartir el trabajo.

Probemos

Tras dedicar toda la mañana a prototipar, haremos una prueba a primera hora de la tarde, a eso de las 15:00. La primera persona que deberá testear el prototipo será el «Interviewer», el encargado de dirigir las entrevistas del viernes.

Probaremos lo que llevamos hasta el momento. De esta forma, y si surgen imprevistos, habrá tiempo suficiente para arreglarlos. Tras comprobar que el prototipo funciona, habremos cerrado el día.

Viernes

Hemos llegado al último día del sprint. El viernes, solo restará testear el prototipo con potenciales clientes. El «Interviewer» se encargará de dirigir las entrevistas, acompañando al cliente en el proceso.

Mientras tanto, en otra sala, el resto del equipo tomará nota de las reacciones de los entrevistados (para ello, ambas salas estarán conectadas por un videoconferencia).

Para recopilar suficientes datos, deberemos entrevistar a 5 personas. De esta forma, podremos dedicar 1 horas a cada una, pudiendo contrastar varias opiniones.

La entrevista

Hacer entrevistas es un arte. Para facilitar el proceso, el libro nos ofrece un guion general de la estructura de una buena entrevista:

  • Primero, una cálida y amigable bienvenida.⠀
  • Preguntas de contexto: antes de mostrar el prototipo, y a base de preguntas previamente pensadas, encaminaremos la entrevista hacia la temática de nuestro proyecto y cómo casa este en la vida del entrevistado.
  • Presentación del prototipo: a la hora de presentar el prototipo, será necesario explicar que, al tratarse de una prueba, hay elementos que pueden fallar. Para quitar hierro al asunto, el entrevistador puede argumentar que no ha participado en su desarrollo, por lo que ninguna opinión negativa del entrevistado será algo personal.
  • Ponle retos: la mejor forma para que el cliente valore el prototipo es dejando que juegue y pruebe con él. El entrevistador le animará a probar cosas y le lanzará pequeños retos, pero no intervendrá demasiado. Preguntas como «¿Qué crees que hace eso?», «¿Qué te parece?» o «¿Qué harías ahora?» son una excelente forma de recibir feedback del cliente sin presionarle. Lo más importante es que el cliente pruebe y comparta sus reflexiones en voz alta.
  • Acaba con un resumen: termina la entrevista pidiendo opinión al cliente. «¿Qué te ha gustado y qué no?», «¿Cómo describirías el producto a un amigo?», «Si tuvieses 3 deseos para mejorar el producto, ¿cuáles serían?».

Aprende: conclusiones del sprint

Antes de empezar la primera entrevista, reúne al resto del equipo en una sala independiente. En una pizarra, deberéis crear un cuadro similar a este:

sprint entrevista
A la izquierda, anota las distintas partes del proyecto. En la parte superior, los nombres de cada entrevistado.

Reparte post-it y un rotulador negro, verde y rojo a cada persona. Durante la entrevista, cada persona apuntará en los post-it las ideas o notas que le vayan surgiendo, usando un color u otro según el caso (verde para notas positivas, rojo para negativas y negro para neutras). Cuando la entrevista acabe, pegad los post-it en la pizarra, en la casilla correspondiente.

Una vez hayan acabado todas las entrevistas, dedicad 5 minutos a repasar las notas de la pizarra. Buscad patrones y, teniendo en cuenta el objetivo a largo plazo y las preguntas esenciales del lunes, valorad cómo ha funcionado el sprint. Los próximos días se dedicarán a extraer conclusiones del experimento, pero, lo más difícil está hecho.

¡Enhorabuena! Habéis acabado vuestro primer sprint.


Apoyo oficial

Resumir un libro como Sprint no es fácil, pero espero que todo haya quedado lo más claro posible. Aun así, nada mejor que escuchar a los autores para entender el método a la perfección.

Mi trabajo termina aquí, pero tenéis todo perfectamente detallado en la página oficial del Método Sprint (en serio, se lo han montado genial). Aquí el enlace:

Página oficial increíblemente increíble

Y, como siempre, te recomiendo que te leas la obra completa. Sin duda, es un libro que vale la pena.

En las próximas semanas, tengo en mente realizar un sprint en un nuevo proyecto. Mi idea es que, una vez lo terminemos, suba la experiencia al blog, así que, estad atentos (suscribiéndoos a la newsletter, por ejemplo).

Sin mucho más que decir, me despido. Decirte que, si quieres complementar estos conocimientos, puedes echar un vistazo a mi post anterior: «Cómo construir tu StoryBrand».

Gracias por leer y, si quieres dar tu opinión sobre el método, déjamelo en los comentarios. 😉

Un abrazo,

-Javier

Reseña «Cómo construir una Storybrand», de Donald Miller

StoryBrand

Nunca he sido un gran fan de los libros de marketing, dado que, la mayoría de ellos, parten de un enfoque de «convencer/engatusar» al cliente. Sin embargo, «Storybrand», de Donald Miller, es una excepción.

No me equivoco al decir que, hasta ahora, es mi libro sobre marketing favorito. Creo que, como a mí, puede gustar a muchos, así que, si eres tan amable, déjame que te cuente su historia.

StoryBrand: unos apuntes

A la hora de resumir «StoryBrand», lo mejor es valerse de su propio lema: «Clarifica tu mensaje para que la gente te escuche». Sorprendentemente, Donald es capaz de cumplir con tal promesa, gracias a los conocimientos que comparte en la obra.

Había pensado en hacer un resumen básico, pero, para ir al grano, prefiero hacer una entradilla con conceptos y frases que me han parecido interesantes y útiles. Es una forma de abrir boca, para prepararse para lo que viene…

El inicio de la historia

Para empezar, deber entender que tu cliente necesita sobrevivir, como buen Homo Sapiens. El cliente quiere que tu producto satisfaga alguna de sus necesidades básicas. Por este motivo, no le importa que tu fábrica sea la más grande del país, sino qué puedes aportarle para facilitar su vida.

neandertal
«Yo querer comida, yo querer KFC».

Teniendo en cuenta este principio, podemos definir dos grandes errores que cometen las marcas a la hora de vender sus productos:

  1. No se centran en los aspectos de su oferta que cubran la necesidad de sobrevivir y prosperar de la gente.
  2. Hacen que sus clientes quemen demasiadas calorías esforzándose por comprender su oferta –> el público necesita entender tu oferta como si se tratase de una historia.

Aunque parezca mentira, las grandes marcas son conscientes de estos errores y se valen del poder de las historias para evitarlos. Al fin y al cabo, la esencia del branding es crear mensajes sencillos y relevantes que se puedan repetir una y otra vez, de manera que podamos «dejar nuestra marca» en la consciencia del público.

«Lo que solemos llamar marketing a menudo no es más que un revoltijo y confusión esparcida por todas nuestras páginas web, correos electrónicos y anuncios. Y nos está costando millones.«

Donald Miller

«La gente no compra los mejores productos; la gente compra los productos que entiende más rápido.«

Donald Miller

Esta fórmula de sencillez e inmersión con el público es clave para las marcas. Un ejemplo muy representativo es el de Apple. Cuando Steve Jobs volvió a Apple, la compañía cambió su rumbo, a través de 3 pasos:

  • Identificaron lo que querían sus clientes (que los vieran y escucharan).
  • Definieron el reto a que se enfrentaban sus clientes (que la gente no reconocía su genialidad oculta).
  • Ofrecieron a sus clientes herramientas que pudieran usar para expresarse (ordenadores y teléfonos).

Lo que Jobs consiguió con esta estrategia es que el cliente fuese el héroe de la historia y que Apple fuera el guía del héroe. Se identificaron con el cliente, le mostraron sus retos y, finalmente, le ofrecieron guía y consejo a través de sus productos, definiéndolos como las soluciones a dichos retos.

Teniendo en cuenta lo anterior, existen 3 preguntas que el cliente debería ser capaz de responder a los 5 segundos de conocer nuestro marketing:

  • ¿Qué ofreces?
  • ¿Cómo va a mejorar mi vida?
  • ¿Qué tengo que hacer para comprarlo?
pensar
«¿Cómo les explico a mis clientes que mi negocio piramidal va a mejorar sus vidas? Si se me da fatal mentir, me van a pillar…»

Hasta aquí, hemos visto que la clave para crear una marca potente es convertir tu marketing en una historia, donde el cliente sea el protagonista. La marca, por el contrario, debería asumir el papel de guía y, sus productos, el de soluciones.

Contar historias es todo un arte y requiere experiencia. Pero, no te preocupes: Donald y yo tenemos lo que necesitas. Pasemos a la chicha, el esquema que Donald utiliza en sus empresas para crear un marketing potente: el esquema StoryBrand o SB7.

StoryBrand: el esquema SB7

Para clarificar tu mensaje, puedes valerte de una historia, la cual tendrá este guión: un PERSONAJE que quiere algo se encuentra con un PROBLEMA que le impide conseguirlo. En el momento de máxima desesperación, aparece un GUÍA en su vida que le da un PLAN y LE LANZA UN LLAMAMIENTO A ACTUAR. Esa acción contribuye a evitar que FRACASE y, de hecho, acaba culminando en un ÉXITO.

esquema storybrand
Este es el esquema general del método Storybrand.
storybrand
Y, este es el esquema aplicado a Star Wars.

1-Un personaje

Nuestro cliente es el héroe de la historia y nosotros sus guías. El héroe quiere algo, siendo el resto de la historia un viaje para descubrir si el héroe va a conseguir lo que quiere.

Es muy importante entender que no somos los protagonistas de la historia. Si nos posicionamos como héroes, estamos compitiendo con nuestros propios clientes.

Por otro lado, es crucial abrir brechas en la historia. Cuando no logramos definir lo que cliente quiere, no logramos abrir una brecha en la historia. Y, si no abrimos una brecha, en la mente de los clientes no surge ningún motivo por el que deberían utilizar nuestra marca, porque no hay ninguna pregunta que exija una resolución. Sin hambre, no se puede solucionar las ganas de comer.

movil roto
Una brecha en el móvil es una gran «brecha» para las marcas que los arreglan. Menudo juego de palabras me acabo de montar.

Como decíamos antes, el deseo del cliente debe ser relevante para su supervivencia. Obviamente, no hace falta que vendamos cuchillos de supervivencia para tal fin. Este principio puede aplicarse a cualquier marca, siempre que ofrezca alguna de estas ventajas:

  • Preservar recursos financieros.
  • Obtener tiempo.
  • Crear redes y relaciones sociales.
  • Adquirir estatus.
  • Acumular recursos.
  • Satisfacer el deseo de ser generoso.
  • Satisfacer el deseo de significado.
  • Etcétera…

Ejemplo: un experto en liderazgo acudió a Donald para afianzar su marca, ya que su marketing definía el deseo del cliente de forma muy vaga. Su eslogan era «Inhala conocimiento, exhala éxito», algo difuso y sujeto a la interpretación.

Con la ayuda de Donald, el lema transicionó a «Te ayudaré a convertirte en el líder favorito de todo el mundo». Este mensaje posicionaba al cliente como el protagonista, asegurándole una mejora en su estatus y habilidades. Y, obviamente, el cambió funcionó.

2-Tiene un problema

Cuanto más hablemos de los problemas a que se enfrentan nuestros clientes, más les interesará nuestra marca (siempre que se los resolvamos). No hace falta ser alarmista ni exagerar demasiado, pero es necesario hacer ver al cliente el problema que podemos resolver.

anxo perez
Aunque se pase de pesado, es un ejemplo drástico de cómo exponer tu producto y el problema que soluciona.

Además, toda historia necesita un malo. El malo es un ente, persona o idea que represente el conflicto y el problema, algo que nos permita empatizar con el héroe. Para construir un buen malo (valga la antítesis) debemos contemplar:

  • El malo debería ser una causa raíz: más que un sentimiento, debería ser aquello que provoca dicho sentimiento.
  • El malo debería ser un personaje con el que podamos relacionarnos: la gente debe ser capaz de sentir desprecio por él.
  • El malo debería ser singular: en este caso, más de un malo es multitud.
  • El malo debería ser real.

Para definir al malo y entender los problemas de tus clientes, hay que tener en cuenta que existen distintos tipos de retos. El héroe se enfrenta a 3 tipos de problemas: externos, internos y filosóficos.

Problemas externos

Los problemas externos son aquellos problemas tangibles, lo que nuestro servicio soluciona. Ya sea satisfacer el hambre, arreglar una cañería o pintar paredes, los problemas externos son los más evidentes.

A menudo, pensamos que estos problemas son la clave del funcionamiento de nuestro producto o servicio, cuando solo son la punta del iceberg. Son los problemas más tangibles, pero no los únicos.

Problemas internos

Las empresas tienden a vender soluciones a los problemas externos, pero la gente, en cambio, lo que compra son soluciones a problemas internos. El deseo interno de resolver una frustración motiva mucho más que el deseo de resolver problemas externos.

dudar
«Realmente, no necesito ese peluche de Pikachu de 2 metros de alto…¡pero lo quiero tanto!»

La pregunta que debemos hacernos es: ¿Qué frustraciones resuelven nuestros productos? Colocar nuestros productos en el marco de las soluciones a problemas externos e internos incrementa el valor percibido (y real) de esos productos.

Sin embargo, hay un tipo de problemas más profundos. Aquellos que, al resolverse, consiguen levantar al público de sus asientos y atesorar premios Oscar.

Problemas filosóficos

El problema filosófico de una historia tiene que ver con algo más grande que la historia misma, algo en lo que la gente quiere participar.

La clave consiste en otorgar a tu marca un significado más profundo. Ya sea luchar contra la injusticia o preservar el medio ambiente, tu marca debería ser capaz de resolver un problema profundo en la vida de sus clientes.

Ejemplo de resolución de problemas

Cuando el problema externo, interno y filosófico de una historia se resuelven, el público experimenta un alivio y placer que hacen que adoren la historia. Creo que un ejemplo vale más que mil palabras, por lo que os dejo uno extraído del libro.

Automóviles Tesla:

  • Malo: coche que gasta mucha gasolina, con peor tecnología.
  • Externo: necesito un coche.
  • Interno: quiero ser un adoptador temprano de una tecnología nueva.
  • Filosófico: mi elección de coche debería contribuir a salvar el medio ambiente.

3-Y conoce a un guía

«Dale el papel de héroe al cliente siempre, y que tu marca sea la guía. Siempre. Si no, morirás.» Esta frase de Donald resume el tercer punto.

El día en que dejemos de preocuparnos por el éxito de nuestro negocio y empecemos a preocuparnos por el éxito de nuestros clientes será el día en que nuestro negocio crecerá. Los líderes que creen que la historia de la vida gira en torno a ellos podrían cosechar un éxito momentáneo, pero casi siempre pasan a la historia como el malo.

trump
Ejem.

En contraste con estos líderes, el guía representa la empatía y la autoridad. Para mostrar empatía, el cliente debe encontrar una conexión con la marca, algo que les relacione y que tengan en común. Cuanto más tengan en común con una marca, más confianza tendrán en ella.

Por otro lado, la autoridad es importante, aunque hay que ser cuidadoso al mostrarla. La mejor forma es dejar que otros hablen de nosotros, para huir del papel del héroe y adoptar un enfoque de guía.

Para ello, lo mejor es valerse de testimonios de clientes, estadísticas, premios y trabajos previos. Mostrando empatía y autoridad estamos respondiendo a las 2 preguntas que se hacen todo el mundo al conocer a alguien: «¿Puedo fiarme de esta persona?» (empatía) y «¿Puedo respetar a esta persona?» (autoridad). Si las respuestas son «Sí», estarás cerca de tener un nuevo cliente.

4- Que le da un plan

El plan que ofrezcamos al cliente debe clarificar cómo puede hacer negocios con nosotros o eliminar la posible sensación de riesgo al invertir en nuestro producto o servicio. Clarificar y reducir riesgo.

Para ello, una buena idea es elaborar un «plan de proceso», es decir, un plan que describa los pasos que debe dar el cliente para comprar o usar nuestro producto. Es conveniente que dicho plan tenga entre 3 y 6 pasos.

Ten un plan, sé como el Capi.

Otra idea es desarrollar un «plan de acuerdo», para paliar los miedos del cliente. Este se concibe como una lista de acuerdos a los que llegas con los clientes para ayudarles a superar sus miedos en torno a hacer negocios contigo. Este plan podría reflejar los valores de tu marca y, si es lo suficientemente corto, utilizarse como lema.

Una vez tengas tu plan, ponle un nombre. A los clientes les encantan los planes con nombres molones y rompedores, ya que dan la impresión de estar cuidados al detalle.

5- Y le lanza un llamamiento a actuar

Un cliente no actúa salvo si les desafía a ello. Tatúatelo en el entrecejo o el dedo meñique.

Un error muy común en los negocios es pensar que los clientes son capaces de leernos la mente. Para nosotros resulta obvio que queremos que nos compren, así que asumimos que para ellos también lo es. Error.

Si tratamos de vender de manera pasiva, estamos comunicando una falta de fe en nuestro producto. Un cliente quiere marcas que le ofrezcan soluciones, no dudas. Nuestra misión como marca es cortejar al público. Queremos conocerlos y que nos conozcan, pero debemos llevar la iniciativa.

Para despertar una necesidad de compra en el cliente, puedes servirte de llamamientos directos o transicionales. Un llamamiento directo podría ser un gran botón de «Compra ya» en tu web.

Un llamamiento transicional sería ofrecer una guía gratuita en PDF, con un llamamiento de compra en la última página (los llamamientos transicionales, por lo general, resultan más efectivos, aunque el truco consiste en mezclar ambos). Otros ejemplos de llamamientos transicionales serían testimonios, muestras, períodos de prueba, etc.

6- Para así evitar fracasar

Si no hay nada en juego en una historia, no hay historia. En definitiva: hemos de conseguir que la gente vea el coste de no hacer negocios con nosotros.

mafia
«Entonces, ¿me compras ahora o cuando lleguemos a casa?»

La Teoría de las Perspectivas (enunciada en 1979 por el premio Nobel de Economía Daniel Kahneman) argumenta que es más probable que la gente experimente insatisfacción a raíz de una pérdida que satisfacción debido a una ganancia. El cliente debe sentir que pierde algo al no comprar nuestro producto, debe experimentar una pizca de miedo e incertidumbre.

Tener un malo viene como anillo al dedo para esta labor. Tienes que tener claro qué consecuencias negativas ayudas a evitar a tus clientes y explotarlas en tu marketing.

7- Y, al final, triunfar

La gente quiere que los lleves a algún sitio. Debes ofrecerles un final feliz y muy claro. Para ello, puedes optar por uno de estos 3 enfoques:

  • El héroe adquiere poder o estatus: para ello, puedes valerte de la escasez, de la asociación de tus productos con el estatus, con bonificaciones por compra o creando categorías de clientes VIP.
  • El héroe se une a algo que le completa: para ello, tus productos o servicios deben ofrecer al cliente algo que le ayude a mejorar su vida, como una reducción de la ansiedad o de la carga de trabajo o, incluso, más tiempo.
  • El héroe experimenta una autorrealización: tu marca debe ofrecer un sentimiento de inspiración, aceptación o transcendencia al público. Para ello, deben invitar al cliente a formar parte de un movimiento más grande que ellos mismos.

La clave es cerrar la historia con un final feliz. Sea cual sea tu producto, los clientes deben sentir que su problema concluirá al adquirir tu servicio.


La transformación del cliente

Las marcas participan en las transformaciones de sus clientes, que, en definitiva, es lo que ellos quieren que hagan. A la hora de abordar nuestro marketing, debemos hacernos varias preguntas:

  • ¿En quién se quiere convertir nuestro cliente?
  • ¿Qué tipo de persona quiere ser?
  • ¿Cuál es la identidad a la que aspira?

Para crear una identidad aspiracional (aquella con la que los clientes se sientan identificados a la hora de utilizar tu producto), es clave preguntarse cómo querrían (los clientes) que sus amigos hablaran de ellos. Cuando una persona compra en Apple, consciente o inconscientemente, quiere ser vista (por ella misma y por la gente que la rodea) como alguien que valora el diseño y la filosofía de la marca.

Un héroe necesita alguien que entre en la historia y le diga que es diferente, que es especial. Ese alguien es el guía, es decir, tu marca. La gente no quiere tu producto, sino lo que ese producto provoca en sus vidas. Y, cuando entiendes eso, el camino se vuelve más claro.

Poniendo en práctica el guión StoryBrand

Una vez definido el guión de marca, es hora de ponerlo en funcionamiento. A continuación, citaré algunos consejos que Donald propone, para que puedas implementarlos en tu marca. Cortita y al pie, vayamos al grano.

Mejora tu web

Tu página web es el escaparate que ofreces al mundo. Muchos curiosos la visitarán, por lo que es tu misión convertir esa curiosidad en necesidad de compra.

Si el marketing es un cortejo con el cliente, tu web es la primera cita. De un vistazo, el cliente debe ser capaz de confiar en ti y despertar su interés. Esto es complejo, pero, para empezar, deberías tener en cuenta estos 5 elementos que toda web debe incluir:

  • Una oferta situada en el primer pantallazo: las imágenes y el texto de la pantalla principal deben ser claras y directas. Estas deben prometer una identidad aspiracional y la resolución del problema del cliente, así una declaración exacta de lo que haces.
  • Llamamientos a actuar evidentes: el inicio de tu web debe tener uno o dos botones con llamamientos directos a actuar. La mejor opción es colocar uno en la esquina superior derecha y otro en el centro de la página. Estos botones deben ser llamativos y, si quieres incluir un llamamiento transicional, asegúrate de que tenga menos peso que los directos (y que aparezcan juntos).
  • Imágenes de éxito: mostrar una imagen de salud y satisfacción es clave. Si tienes un servicio, imágenes de gente feliz y realizada son una gran opción.
  • Un desglose sencillo de tus fuentes de ingreso: debemos explicar a nuestros clientes las ramas del negocio, pero de la forma más sencilla y clara posible.
  • Muy pocas palabras: debes comunicar todo lo anterior de la forma más resumida posible. Menos es más. Si el cliente quiere saber más de ti, siempre puedes derivarlo a otra página, pero el primer pantallazo debe contener muy poco texto.

StoryBrand y la organización

El guión StoryBrand puede aplicarse a nivel externo, a efectos de marketing, transformando la propuesta de valor para el cliente. Sin embargo, al utilizarlo internamente, a efectos de implicación, transformas la propuesta de valor para el empleado.

Si quieres que tu equipo trabaje en pos de un objetivo mayor, debes ser capaz de transmitírselo y hacerles partícipes de la historia. Cuando una organización no tiene un plan y un guión marcado, cae en el «Vacío Narrativo», un estado de desconexión y desinformación que, finalmente, deriva en problemas y falta de motivación.

reunión
«Ocho años estudiando para hacer de cuentacuentos…»

Cada miembro del equipo debe entender la misión de la compañía y su propio papel en esta. Debes meterles en la historia y, sobre todo, en la del cliente.

Hoja de ruta de StoryBrand

La hoja de ruta de StoryBrand es un plan que, amablemente, Donald nos comparte. En él, se detallan las 5 cosas que deberías hacer para aplicar el esquema StoryBrand y hacer que tu negocio crezca. Veámoslo.

1- Crea un eslogan

El eslogan de tu marca debe dar respuesta a las siguientes preguntas: ¿Quién es tu cliente? ¿Qué problema tiene? ¿Qué plan tienes para ayudarle y cómo será su vida después de que lo hagas?

Además, tu eslogan debe incluir 4 elementos básicos de tu guión de marca: el PERSONAJE, el PROBLEMA, el PLAN y el ÉXITO.

Para explicarlo, nada mejor que un ejemplo. Tomaré el que propone el libro, basado en una clase de pilates para mamás:

  • Personaje: mamás.
  • Problema: agendas muy apretadas.
  • El plan: sesiones de ejercicio cortas y con sentido.
  • El éxito: salud y energías renovadas.
    • ESLOGAN: «Ofrecemos a mamás superocupadas sesiones de ejercicio cortas y con sentido, que les sirvan para mantenerse sanas y con energía renovada».

Una vez tengas tu lema, bombardea al cliente con él. Inclúyelo en tus anuncios, webs y materiales de marketing, así como en tu espacio de trabajo.

2- Crea un generador de potenciales contactos y recaba direcciones de correo

Un generador de potenciales clientes es una herramienta que te permite ofrecer una información o producto gratuito, a cambio de los datos del cliente. Para que dicho generador funcione, debe ofrecer gran valor a tus clientes y establecerte como una autoridad en tu campo.

Existen distintos generadores, siendo el más sencillo una guía descargable en PDF. Sin embargo, también puedes elaborar un curso en línea o webinario, pruebas gratuitas de tu servicio o eventos en vivo.

anxo
Una vez más, bien jugado, Anxo.

Este generador debe aparecer en tu web, ya sea en llamamientos a actuar o pop-ups. Y, no tengas miedo a ofrecer demasiado a tus clientes. La clave consiste en ayudarles, a la par que despiertas un interés en tu producto.

3- Crea una campaña de envío automático de correos electrónicos

Aunque se diga lo contrario, el email marketing no pasa de moda. Tras conseguir el correo de tus potenciales clientes, la mejor estrategia será planear un envío de correos periódicos.

Cada vez nos gusta menos recibir correos Spam, por lo que deberemos tener cuidado a la hora de elaborar y enviar los nuestros. Lo mejor es intercalar varios correos de valor con alguno en el que se plantee una oferta o llamamiento a actuar.

La fórmula para llamar a la compra en un correo es la siguiente:

  • Habla de un problema.
  • Describe un producto que ofreces que soluciona dicho problema.
  • Describe cómo puede ser la vida del lector una vez que se resuelva el problema,
  • Lanza un llamamiento directo a actuar que culmine en venta.

El arte del email marketing es todo un mundo, por lo que, si quieres profundizar, te recomiendo leer Launch, de Jeff Walker. Un 10 de 10.

4- Compila y comparte historias de transformación

Este punto es sencillo. Básicamente, consiste en recopilar testimonios de tus clientes, para mostrarlos en la web y tus redes sociales. Simple y efectivo (pero, no te pases, deben ser reales).

abuela
«Iaia, ¿le puedes decir a mis fanses por qué deberían comprar mi nueva línea de Tamagotchis?»

5- Crea un sistema que genere recomendaciones

Finalmente, debes aspirar a que tu cliente sea tu mayor herramienta de marketing. Para ello, deberá sentirse identificado con tu marca y, por qué no, debe saber que puede obtener un beneficio al recomendarte.

Puedes apostar por un servicio de afiliación, cupones por compra o por invitar a amigos, productos gratuitos, eventos exclusivos, etc. El cliente debe sentirse importante y partícipe del crecimiento de tu marca.


Colorín colorado, este cuento se ha acabado

Hemos llegado al final de la historia. Tú, mi valiente héroe/heroína, has completado la misión: acabar el post. A lo largo de este artículo, te he guiado, aconsejado y ofrecido un plan para solucionar tu problema: cómo hacer crecer tu marca.

El camino ha sido duro, pero, tras mi llamamiento a actuar y los ejemplos prácticos descritos, ya sabes cómo propulsar tu proyecto. Y, además, has podido evitar una catástrofe, como es lanzar un servicio que nadie valora. Sin duda, a esto le llamo yo un final feliz.

Bromas aparte, espero que hayas entendido que este guión se repite en la mayoría de historias, textos y anuncios. Este post contiene muchísimo material, así que te aconsejo que lo guardes en «favoritos» y lo releas cuando lo necesites. Además, puedes hacerte con la obra completa (cosa que te recomiendo) en el siguiente enlace:

Para acabar, me gustaría dejarte un llamamiento directo a actuar: déjame en los comentarios qué te ha parecido el post y, si quieres, tu propio guión de marca. 😉

En las próximas semanas seguiré trabajando en el blog, así que, quizá. elabore un post aplicando StoryBrand a mi propia marca. Suscríbete a la newsletter para no perdértelo (otro llamamiento a actuar, no me mates).

Muchas gracias por leerme y nos vemos pronto (y consigue el libro, vale la pena).

Un abrazo,

-Javier

Reseña «Fluir», una obra de Mihaly Csikszentmihalyi

fluir

Como viene siendo costumbre, tenemos otra reseña. Esta vez, hablaremos de la obra «Fluir», del autor y profesor de psicología Mihaly Csikszentmihalyi. El libro, como el nombre de su escritor, es un tanto complejo, por lo que intentaré hacer una reseña lo más sencilla y clara posible.

A modo de resumen expréss, «Fluir» aborda el espinoso tema de la felicidad y su psicología, restando valor a las experiencias e influencias externas y priorizando la búsqueda interna como medio para alcanzar la felicidad. ¿Por qué un Ferrari no da la felicidad? ¿Cómo convertir el trabajo en una actividad retadora y apasionante? ¿Lanzarán mascarillas para gatos? Las respuestas, a continuación.

¿Qué es fluir? La definición de flujo

Fluir o experimentar el flujo son conceptos que Mihaly utiliza para describir una misma realidad: aquello que sientes al estar enfocado en una tarea que ocupa tu plena atención y que distorsiona tu percepción del tiempo. Tomemos un ejemplo para entenderlo mejor.

Pongamos que te gusta leer, pintar o, por qué no, hacer aviones de papel. Estoy seguro de que, en algún momento, te has enfocado tanto en esa actividad que las horas se han convertido en segundos y, para cuando te has dado cuenta, se te ha hecho de noche. Esa sensación de foco y abstracción es lo que el autor denomina estar en flujo.

Mihaly estaba convencido de que estas experiencias eran claves a la hora de dar significado a la vida y aportar felicidad, por lo que ha dedicado su carrera a su estudio. Veamos cómo lo hizo.

El Método de Muestreo de la Experiencia (MME)

Para elaborar su estudio y recopilar datos sobre las experiencias de flujo, Mihaly y sus colaboradores crearon un mecanismo novedoso: el Método de Muestreo de la Experiencia. O MME, para los amigos.

El procedimiento era sencillo. A cada voluntario del estudio se le asignó un dispositivo de recepción de mensajes, el cual se activaba 8 veces al día, de forma aleatoria. Cada vez que el dispositivo se activaba, los participantes debían rellenar un formulario sobre su estado y sensaciones en ese momento. Todo esto, durante una semana.

De esta forma, Mihaly y su equipo disponían de datos y reacciones en tiempo real, incorporando el estudio a la vida diaria de los voluntarios. Las respuestas, las cuales arrojaron datos muy interesantes, dieron origen a «Fluir».

papel
Esto del MME está bien, pero, ¿cómo explico lo que estoy haciendo ahora?

Tal y como recogieron los experimentos y, en palabras de Mihaly (aclarar que, de ahora en adelante y dada la complejidad de su apellido, le llamaremos Mihaly. Perdón por la interrupción, sigan disfrutando de la película): «Los mejores momentos suelen suceder cuando el cuerpo o la mente de una persona han llegado hasta su límite en un esfuerzo voluntario para conseguir algo difícil y que valiera la pena. Una experiencia óptima es algo que hacemos que suceda.»

De aquí, podemos extraer que las personas estudiadas alcanzaban momentos de felicidad a través de la experiencia y los retos. La actividad que provoca estos retos no es lo más determinante, sino el hecho de superarlos y crecer. Una de las personas encuestadas, amante de la escalada, dejó una frase que refleja muy bien esta idea:

La justificación de la escalada es la propia escalada, como la justificación de la poesía se halla en la propia escritura; no conquistas nada excepto a ti mismo.

Teniendo en cuenta que se puede entrar en flujo sin importar la actividad que se realice, se nos plantea una duda importante: ¿por qué no entramos en flujo más a menudo?


¿Por qué no somos felices?

Como cita el libro, el estado normal de la mente es el caos o la entropía psíquica, en jerga mihaliana. Los animales, al carecer de conciencia, ven reducida esta entropía, pues su vida se resume en satisfacer sus necesidades primarias.

Los humanos, seres superiores con conciencia incapaces de orientarse sin Google Maps, se exponen a una cantidad de entropía mayor. Para reducirla, necesitamos trabajar nuestra conciencia, ya que, tal como comenta Mihaly «la conciencia es información intencionalmente ordenada».

Antes, podíamos reducir esta entropía por medio de herramientas externas, pero, ahora, la cosa ha cambiado. Estamos solos ante el caos.

Solos ante el peligro

Aunque pueda suponer una carga, las raíces del descontento son internas y cada persona debe enfrentarlas individualmente. Y, sin duda, se trata de una tarea compleja.

Los escudos del pasado, como la religión, clasismo o patriotismo, nos permitían poner orden en el caos y dar un significado a la vida. Sin embargo, con los nuevos avances, estos apoyos ya no son útiles para muchas personas, las cuales se sienten expuestas a los vientos del caos.

vaquero
Ni a Dios nos podemos encomendar…

Hemos dejado atrás la religión y otras formas de significado, por lo que, ahora, somos nosotros los que tenemos que encontrar el significado a la vida. Y, creedme, no es fácil. Aunque, siempre podemos crear nuevas religiones, como los Kamula en Nueva Guinea, que adoran a Rambo.

La influencia de la sociedad y el placer

A menudo, no somos capaces de encontrar actividades que nos permitan fluir, debido a los dictados de la sociedad. Estamos tan influenciados por los demás y el qué dirán, que vivimos la vida de otros, en lugar de la nuestra.

«Una persona totalmente socializada es la que desea solo las recompensas que aquellos que la rodean han decidido que debe desear (recompensas que, a menudo, se apoyan en los deseos genéticamente programados).

Puede encontrarse con miles de experiencias que potencialmente podrían llenarle, pero no se da cuenta porque no son las cosas que desea.»

Mihaly Csikszentmihalyi

La realidad es que dos personas pueden llevar una vida marcada por el flujo con patrones de conducta y guiones muy distintos. Puedes encontrar el flujo y la felicidad pastoreando por Galicia o dirigiendo una multinacional en Dubai.

vacas
Las vacas pueden proporcionar flujo, aunque son más de soltarlo…

Por otro lado, hemos sido diseñados para pensar que el placer es sinónimo de felicidad, cuando no tiene por qué ser así (la mayoría de las veces). Veamos que dice Mihaly:

«El placer es un componente importante de la calidad de vida, pero, por sí mismo, no trae la felicidad. El sueño, alimento, descanso y sexo nos ofrecen soluciones para ordenar de nuevo la conciencia después de que la intrusión de las necesidades del cuerpo haya provocado entropía psíquica.

Pero no producen crecimiento psicológico, no agregan complejidad a la personalidad. El placer nos ayuda a mantener el orden, pero, por sí mismo no puede crear un nuevo orden en la conciencia.»

Entonces, ¿cuál es el plan? Mihaly ofrece un sustitutivo al placer: el disfrute. El disfrute tiene lugar cuando se satisface una necesidad o deseo, a la par que se supera un desafío, haciéndonos crecer. Ver la televisión puede producir placer, pero rara vez nos hará crecer como personas o plantearnos desafíos. Eso sí, el placer también mola, no nos pasemos…


La vida en flujo

Llegados a este punto, la pregunta es evidente: ¿cómo entro en flujo? A lo largo de este apartado, y gracias a las respuestas que ofrece la obra, intentaremos descifrar este misterio. Pero, para abrir boca, te dejo uno de los párrafos que más me gustan de «Fluir» (tanto que lo subí a mi Instagram):

«Tras una experiencia de flujo, la organización de la personalidad es más compleja de lo que había sido antes. Y como llega a ser cada vez más compleja, podría decirse que la personalidad crece.

La complejidad es el resultado de dos procesos psicológicos: la diferenciación y la integración. La diferenciación implica un movimiento hacia la originalidad, hacia separarse de los demás. La integración se refiere a lo opuesto: a la unión con otras personas, con ideas y entidades más allá de la personalidad. Una personalidad compleja es la que logra combinar estas tendencias opuestas.»⠀

La meta de los siguientes puntos será dar forma a esa personalidad compleja de la que habla Mihaly, como medio para experimentar el flujo en nuestro día a día. Entramos en temas densos e interesantes, así que, prepárate.

Entropía y flujo

Como decíamos, el estado natural del mundo y la mente es el caos o entropía. Ahora, iremos más allá y diremos que la entropía psíquica es una desorganización de la personalidad. Esta desorganización ocurre cuando la información altera la conciencia al amenazar sus metas.

Lo que el párrafo anterior quiere decir es que, debido a la cantidad de estímulos e información que recibimos del exterior, nos es difícil distinguir lo importante o lo que queremos en nuestra vida. Por así decirlo, la entropía surge cuando descubrimos que nuestras metas no nos llenan y que nuestra vida pierde su sentido.

Todos nos hemos sentido confusos y esto, según Mihaly, nos impide darle un significado a nuestras acciones (y a la vida en general). Para remediarlo, Mihaly hace énfasis en trabajar la atención, o, como se nombra en el libro, la energía psíquica.

Según el autor, «el estado óptimo de experiencia interna es cuando hay orden en la conciencia. Esto sucede cuando la energía psíquica (o atención) se utiliza para obtener metas realistas y cuando las habilidades encajan con las oportunidades para actuar.»

Para que se entienda mejor, pongamos el ejemplo de Rico, uno de los voluntarios del experimento. Rico trabaja en una fábrica, llevando a cabo tareas repetitivas y automáticas. Donde otros verían una rutina aburrida, él ve la oportunidad de mejorar su desempeño.

Para ello, Rico cronometra la velocidad de su trabajo, desafiándose a bajar su propia marca y optimizar sus funciones. Como decíamos antes, Rico tiene unas metas realistas y sus habilidades le permiten alcanzarlas, por lo que trabaja en flujo.

Así trabajaba Rico…

Sin embargo, la gracia del ejemplo es que Rico, fuera de su horario laboral, toma clases otras disciplinas, pues sabe que, en algún momento, su trabajo dejará de ser un reto. Pero, cuando eso ocurra, estará preparado y podrá buscar otro, con nuevas metas y la posibilidad de seguir experimentando flujo.

El trabajo y el flujo

Trabajar, para muchos, es una actividad obligatoria para subsistir; más que un deseo, una necesidad. Y, si eres español, ni te cuento. Sin embargo, los datos recogidos por Mihaly no opinan lo mismo.

Según el MME, las personas experimentan una mayor cantidad de flujo en el trabajo (durante el 54% del tiempo), en comparación con el tiempo de ocio (solo un 16% del tiempo). Por otro lado, la motivación en el trabajo es baja (aunque este ofreciese flujo), mientras que, en el ocio, ocurre lo contrario (aun cuando la calidad de la experiencia fuese baja).

De aquí podemos deducir dos cosas. La primera, es que el tiempo de ocio no suele producir disfrute porque, aunque tenemos mayores oportunidades que nuestros antepasados, estas no suelen suponer un reto.

La segunda deducción es que, por poco que nos guste, el trabajo es una gran fuente de flujo. Tal como explica la obra, «la apatía de mucha gente en el trabajo no se debe a estar física o mentalmente agotada, sino en la percepción que tenemos de este.»

Si estudiamos la mayoría de culturas, observamos que el arte, el juego y el ritual ocupan más tiempo y energía que el trabajo. De hecho, en generaciones anteriores, el trabajo y el tiempo libre se entremezclan, siendo el primero una gran fuente de flujo.

congreso
En el Congreso le han pillado el punto a esta dualidad, mezclando Sálvame con los plenos.

Sin embargo, esta conexión entre el crecimiento y el disfrute tiende a desaparecer con el tiempo, ya que, aprender, gracias al sistema educativo actual, se convierte en una imposición externa. Y, como bien sabemos, que nos impongan cosas no nos gusta.

La conclusión es que, por paradójico que suene, disfrutamos más en el trabajo que en nuestro tiempo de ocio. Quizá, el problema sea que buscamos la felicidad en las actividades equivocadas (¿quizá el ocio sea la droga y vía de escape de la sociedad?)

Fluir en el amor

Como ves, aquí tratamos todos los temas, aunque sea con breves pinceladas. Veamos qué tiene que ver el flujo con nuestra vida amoroso.

¿Cómo mantener vivo el amor? Según Mihaly, la respuesta es la misma que con cualquier otra actividad. Para ser agradable, una relación debe llegar a ser más compleja. Para llegar a ser más compleja, la pareja debe descubrir nuevas potencialidades en sí mismos y el uno en el otro.

Para descubrir esto deben prestar atención el uno al otro, para que puedan aprender qué pensamientos y sentimientos, qué sueños están en la mente de su pareja. Esto es en sí un proceso que nunca termina, una tarea para toda la vida.

Aunque parezca un trabalenguas, tiene mucha razón. Cualquier relación, sea amorosa o de amistad debe suponer un reto y una forma de crecimiento personal, si queremos disfrutarla en el tiempo. Además, tal como recalca el libro, «la entropía es la condición básica de la vida de grupo, al igual que en la experiencia personal.»

Quizá, la meta de una relación sea complementarse para crear nueva entropía y ordenarla juntos, creciendo en el proceso. Y, no, no he tomado nada extraño antes de escribir.

Somos, pero también elegimos

Mihaly es un hombre completo, por lo que no deja ningún tema al azar. Dentro del amor, profundiza en nuestras costumbres de pareja y si la monogamia es el sistema óptimo de unión entre individuos.

Según él, la conclusión es que no tenemos que preguntarnos si somos o no monógamos por naturaleza, sino si queremos serlo. Más que una cuestión biológica, es una de las formas de jugar a este juego llamado vida (que, en mi opinión, tiene bastantes bugs).

ubisoft
Aquí el desarrollar de este juego (los frikis entenderán)…

Al igual que en todos los juegos, existen una serie de reglas. Optar por un modo de vida determinado provoca que se excluyan una amplia gama de posibilidades (en caso de tener una relación monógama, quizá a tu pareja no le entusiasme que estés con otra persona). Sin embargo, esta exclusión nos permite concentrarnos totalmente en un conjunto selecto de opciones, lo que, a priori, debería ser positivo.

La única pega es que, como seres humanos, damos demasiado valor a lo que no poseemos y muy poco a lo que ya tenemos. Pero, esa es otra de las reglas del juego.

Aprender y el flujo

Para no hacer muy largo este apartado, veremos las ideas clave, lo más resumidas posibles. Este tema se relaciona bastante con el apartado del trabajo, aunque, si tuviésemos que profundizar, estaríamos aquí hasta que los políticos se pongan de acuerdo en algo.

  • La creatividad y la memorización no son incompatibles: siempre he condenado el aprender memorizando, pero «Fluir» me ha hecho dar una vuelta a esta actitud. Según Mihaly, los mejores científicos y científicas han memorizado mucha música, poesía o información histórica, cualidad que no les ha impedido desarrollar una enorme creatividad.
  • Escribir ayuda a reducir el caos: «la escritura se convierte en una terapia al proporcionar orden entre la turbación de los sentimientos.» Esta frase me ha resonado bastante. ¿Quizá por eso me guste escribir? En parte, creo que sí.
  • Método para arreglar cosas: este método parte del ejemplo de Joe Kramer, un voluntario del experimento. Es una simple anécdota, pero me ha llamado la atención. El método consiste en contestar la siguiente pregunta: «si yo fuera esa (persona, máquina, etc) y no funcionase, ¿qué provocaría el fallo?»

Soledad y flujo

Sobre la soledad se pueden escribir cientos de páginas, pero, ya que el libro lo explica tan bien, lo transcribo:

«La soledad es una experiencia negativa porque mantener el orden en la mente desde dentro es muy difícil. Necesitamos objetivos externos, estímulos externos, retroalimentación del entorno para mantener enfocada la atención. Y, cuando nos falta información externa, la atención divaga y los pensamientos pueden ser caóticos, provocando entropía psíquica.

Cómo te enfrentas a la soledad hace que todo sea distinto. Si estar solo se ve como una oportunidad para realizar las metas que no pueden alcanzarse en la compañía de los demás, entonces, en vez de sentirse sola, la persona disfrutará de la soledad y podrá ser capaz de aprender nuevas habilidades en el proceso.«

Son dos párrafos con mucha información y complejos de entender, por lo que, te animo a que les eches otro vistazo. En soledad.


Guía básica para fluir (sin sustancias ilegales)

Tras esta intensa chapa (que, espero que te haya aportado algo), pasemos al tema que nos incumbe: cómo entrar en flujo, disfrutar de la vida y darle un significado. Empecemos con los 8 componentes del disfrute, aquellos que deben estar presentas en las actividades productoras de flujo:

  1. Tenemos posibilidades de lograr la tarea que enfrentamos.
  2. Somos capaces de concentrarnos en lo que hacemos.
  3. La tarea tiene unas metas claras.
  4. La tarea ofrece retroalimentación inmediata.
  5. Actuamos sin esfuerzo, alejando las preocupaciones cotidianas.
  6. Tenemos un sentimiento de control sobre nuestras acciones.
  7. Desparece la preocupación por la personalidad.
  8. El sentido de la duración del tiempo se altera: los minutos son horas y las horas, minutos.

Estos 8 componentes, combinados, son capaces de proporcionarnos experiencias de flujo intenso. Como en un juego, hay que cumplir una serie de reglas para poder disfrutarlo.

Uno de los mejores ejemplos para contrastar estos pasos es la programación. Entrar en flujo programando es sencillo porque:

Tenemos la posibilidad de lograr la tarea (1); exige una gran atención para no fallar con el código (2); hay unas metas claras, siendo la principal que el código programado funcione (3); la retroalimentación es inmediata, puedes podemos saber si el código funciona ejecutando el programa (4); la atención está focalizada en el código, no hay espacio para nada más (5); podemos controlar lo que programamos y modificarlo a nuestro gusto (6); no hay preocupación por una mismo, porque la concentración es máxima (7) y, finalmente, puedes tirarte horas programando sin darte cuenta (8).

código
Hackear al Pentágono nunca había sido tan gratificante…

Tema vital y el significado

Una vez vistas las 8 características de una actividad de flujo, me gustaría hablar de cómo incorporar el flujo a la totalidad de la vida. Es una tarea difícil, pero nuestro amigo Mihaly está aquí para echarnos una mano.

Según él, la única forma de convertir la vida en un conjunto de flujo es a través de un tema vital. O, lo que comúnmente se conoce como una pasión o propósito. Encontrarlo no es sencillo, pero, según sus estudios, la forma en que las personas descubren dichos temas vitales es la siguiente:

  • Primero, hay una reacción a un gran daño personal sufrido en una fase temprana de la vida.
  • Ese daño provoca sufrimiento, y, para encontrar un propósito en dicho sufrimiento, hay que interpretarlo como un desafío posible.
  • Tras esto, será necesario desarrollar las habilidades apropiadas para enfrentarse al desafío, creando una estructura disipativa (ahora hablaremos de este tema).
  • Dicho desafío, con el tiempo, deja de ser una lucha individual y acaba generalizándose a otras personas o a la humanidad en su conjunto.

Este proceso permite construir un sistema complejo de significado, o, lo que es lo mismo, permite darle sentido a la vida. A lo largo del proceso, se distinguen 4 fases, dependiendo del nivel de desarrollo de la persona. Aunque es algo complicado, me ha parecido muy interesante, así que os dejo las fases por aquí:

  • Primero: la energía psíquica se invierte en las necesidades del organismo, y el orden psíquico es equivalente al placer.
  • Segundo: la persona empieza a invertir su atención en las metas de una comunidad, lo significativo corresponde a los valores del grupo, la religión, el patriotismo y la aceptación y el respeto de otras personas.
  • Tercero: habiendo logrado un sentimiento de pertenecer a un sistema humano más grande, la persona ahora siente el desafío de discernir los límites de su potencialidad personal. Es la etapa del disfrute, aunque suele haber crisis y luchas contra las limitaciones de la capacidad individual.
  • Cuarto: la meta definitiva se funde con un sistema mayor que la persona: una causa, una idea, una entidad trascendental, etc.

La libertad y el ser disipativo

Para cerrar esta pequeña guía de flujo, tocaremos el tema de la libertad. Al contrario de lo que muchos piensan, la libertad no necesariamente ayuda a encontrarle significado a la vida.

Tener tantas opciones atractivas conlleva la incertidumbre de propósito. Dicha incertidumbre mina la resolución y, al carecer de resolución, acabamos por desvalorizar la elección. Esto no quiere decir que ser libres es malo, al contrario. Sin embargo, la inmensa libertad de opciones que (algunos) tenemos actualmente nos impide tomar decisiones claras.

Por otro lado, el orden basado en la inocencia está ahora más allá de nuestro alcance. «Una vez que la fruta ha sido arrancada del árbol del conocimiento, el camino de regreso al Edén está cerrado para siempre.» Ampararse en una religión o creencia ya no aporta el mismo sentido que antes.

La única forma de utilizar esta libertad a nuestro favor es convertirse en el nuevo superhéroe: un ser disipativo.

Be disipativo, my friend

Una estructura disipativa, según Ilya Prigogine, (ganador del premio Nobel de Química) es aquella capaz de tomar elementos de desecho del entorno y sacar energía de ellos. Las plantas son un ejemplo de estructura disipativa, pues toman CO2 y otros desechos para crecer.

Así que, lo que Mihaly y yo proponemos, es convertirse en una persona disipativa, que extrae energía de la entropía, recicla el caos y los convierte en un orden estructurado. En cristiano, que es capaz de aceptar lo externo y elaborar metas para dar significado a su vida.

groot
¿Veremos a Groot con Capitán Disipativo? Marvel, hazlo realidad.

Aunque no lo creas, tienes muchas herramientas disipativas. El coraje, la flexibilidad, la perseverancia, las defensas maduras o los manejos transformacionales son estructuras disipativas de la mente. Sin ellas, «estaríamos constantemente sufriendo el bombardeo aleatorio de los descarriados meteoritos psicológicos.»

¿Cómo convertirte en alguien disipativo? A través de actividades como la lectura, escritura o meditación, ya que permiten traer orden a la conciencia. De hecho, leer es vital para encontrar un tema vital, pues es la primera experiencia de orden dentro del caos del mundo (así que, no hay excusa para leer el cuento a los hijos).


Conclusión

Sé que ha sido un post muy denso, pero espero que te haya parecido interesante. He querido sacar lo que más me ha gustado, pero, como siempre, te recomiendo que leas la obra completa. Aquí puedes conseguirla:


Dicho esto, no me queda más que felicitarte, darte las gracias y despedirme. De paso, recomendarte la reseña de Deep Work, otro libro relacionado y muy interesante. Hasta que nos volvamos a ver, ¡qué el flujo te acompañe! 😉

P.D.: si no has entendido nada de lo leído, no te preocupes. Para una mayor comprensión, habla con tu amigo, el que estudia filosofía. Seguro que tiene sus trucos…

Un abrazo,

-Javier