fbpx

Reseña «Crea y Divaga», vida y obra de Jeff Bezos

kindle

Jeff Bezos, fundador de Amazon y propietario de The Washington Post, es uno de los hombres más reconocidos del planeta. Su capacidad de innovación y perseverancia al frente de Amazon ha supuesto un antes y un después en el complejo mundo del comercio electrónico.

De la mano de Planeta, este 2021 ha salido a la venta «Crea y Divaga», el texto que recoge la filosofía de Bezos y las máximas que han llevado a Amazon al podio del comercio electrónico. En este post, analizaremos los detalles más importantes de la obra, adentrándonos en el mundo de un visionario de nuestro tiempo.

Jeff Bezos, Amazon y la atención al cliente

No es fácil trabajar en Amazon. Cuando entrevista a alguien le digo: «Puedes trabajar mucho, puedes trabajar muchas horas o puedes trabajar con eficacia, pero en Amazon.com no puedes escoger dos de las tres«.

– Jeff Bezos

La cultura de Amazon

Amazon es lo que es hoy en día gracias a su cultura, gran parte de la cual nace a partir de la propia visión de Bezos. En 1994, cuando Internet era algo misterioso y desconocido, Bezos fue capaz de descubrir una necesidad y explotarla. Lo que empezó como una pequeña empresa de venta online de libros acabó por convertirse en una de las compañías más grandes de la historia.

Esta evolución no es fruto del azar, sino de un trabajo de mejora continua, un gran proceso de selección de empleados y, por encima de todo, un profundo enfoque en el cliente. Como Jeff Bezos no se cansa de repetir, en Amazon «Todo se reduce al largo plazo y a la atención al cliente.»

Un proceso de selección muy cuidado

Como decíamos, uno de los pilares de la calidad de Amazon es su proceso de contratación y mantenimiento del personal. Según Jeff, estas son las 3 preguntas que debemos contestar a la hora de elegir a un posible empleado:

  • ¿Admirarás a esta persona?
  • ¿Esta persona alcanzará el nivel de eficiencia del grupo con el que vaya a trabajar?
  • ¿En qué faceta esta persona podría llegar a ser una superestrella?

A su vez, Amazon pone especial énfasis en mantener una plantilla motivada. Para ello, entre otras herramientas, se vale de Pay to Quit, un proceso inventado por los trabajadores de Zappos (una empresa de zapatillas comprada por Amazon). Una vez al año, Amazon ofrece pagar a sus empleados para que dejen de serlo. El primer año la oferta son 1.000€, el segundo 2.000€ y luego se aumenta 1.000€ cada año, hasta 5.000€. De esta forma, solo permanecen los empleados realmente comprometidos con la misión de la empresa.


Los 3 pilares de Amazon y la atención al cliente

Continuando con la cultura, Jeff remarca constantemente que Amazon se erige sobre 3 pilares de la experiencia del cliente: la mayor oferta posible, comodidad y bajos precios. Estos 3 factores se combinan para cumplir el objetivo de Amazon: ofrecer el mejor servicio a sus clientes. «Lo que beneficia a los clientes beneficia a los accionistas a largo plazo.»

Tal y como explica Jeff:

«A nuestros empleados les recuerdo constantemente que tengan miedo, que cada mañana se levanten atemorizados. No de nuestros competidores, sino de nuestros clientes.

Nuestros clientes han hecho de nuestro negocio lo que es, es con ellos con quienes mantenemos una relación y tenemos un gran compromiso. Y consideramos que nos serán fieles hasta el momento en que venga otro y les ofrezca un mejor servicio.«

Enfocarse en el cliente genera una intranquilidad positiva, ya que te permite dejar de lado a la competencia y centrarte en mejorar tus servicios. El cliente es insaciable, como un monstruo de las galletas dispuesto a dejarte decenas de reseñas negativas.


El círculo virtuoso de Amazon

Terminando con la cultura de Amazon, me gustaría destacar un aspecto importante: el círculo virtuoso del crecimiento. Jeff lo explica de maravilla en el siguiente pasaje:

«Cada nuevo producto y servicio que ofrecemos aumenta la importancia que tenemos para un grupo más amplio de clientes y puede incrementar la frecuencia con que visitan nuestra tienda.

De modo que, a medida que ampliamos nuestra oferta, estamos creando un círculo virtuoso para todo el negocio. Cuanto mayor sea la frecuencia con que nuestros clientes visitan nuestra tienda, menor será el tiempo, la energía y la inversión de marketing requeridos para conseguir que vuelvan.
«

– Jeff Bezos

Para entender mejor este concepto, podemos echar un vistazo al siguiente gráfico, disponible en la página oficial de Amazon:

jeff bezos
Círculo virtuoso de Amazon.

Jeff Bezos y las decisiones

Según Jeff, existen dos tipos de decisiones:

  • Decisiones de tipo 1: son aquellas irreversibles, de solo entrada. Deben surgir de un consenso y un profundo estudio.
  • Decisiones de tipo 2: decisiones reversibles, de entrada y salida. Deben tomarse rápidamente por individuos o pequeños equipos.

A medida que una empresa crece, tiende a tomar todas las decisiones como si fuesen de tipo 1, ralentizando el proceso de forma inútil. Jeff pone especial énfasis en combatir esa tendencia.

De hecho, la mayoría de decisiones deberían tomarse disponiendo del 70% de la información necesaria. Y, si no se llega a un consenso, podemos utilizar el «compromiso sin acuerdo»: comprometerse a seguir una decisión aunque no se esté de acuerdo con ella.

Las decisiones y la innovación

Como dice Jeff: «La innovación surge de muchas formas y a muchos niveles. Las innovaciones más radicales y transformadoras son aquellas que a menudo facultan a los demás para liberar su creatividad, para perseguir sus sueños.»

Sin una toma de decisiones clara, esta innovación se ralentiza, perdiendo la ventaja competitivo y llevando al estancamiento al negocio. Si sabes tomar decisiones de forma inteligente y eficiente, agilizarás el proceso de innovación. Esto, unido a un conocimiento amplio de tu mercado, se traduce en mejoras, como la invención de Kindle:

«Al comienzo de nuestro proceso de diseño, identificamos la que creemos que es la característica más importante del libro: desaparece. Cuando lees un libro no notas el papel, ni la tinta, ni la cola ni el cosido. Todo ello se diluye y lo que permanece es el mundo del autor.

Sabíamos que Kindle tendría que quedar en un segundo plano, como un libro físico, para que los lectores se abstraigan con el texto y se olviden de que están leyendo en un dispositivo. También sabíamos que no teníamos que intentar copiar hasta el último detalle de un libro – nunca podríamos clonarlo -, sino atribuirle nuevas prestaciones que nunca podría tener un libro tradicional.«


Seguimos en el día 1

Para finalizar, introduciremos el concepto de «Día 1». Para Jeff, el mantra más importante es «seguir en el día 1». El día 2 es el estancamiento y la comodidad; por eso, en Amazon siempre es el día 1 y ese espíritu debe inundar a todos los miembros de la empresa. Según él, la mejor forma de evitar caer en el día 2 y mantener la vitalidad del día 1 es centrarse en el cliente por encima de todo.

«Seguir en el día 1» se basa en permanecer alerta y tener la humildad necesaria para admitir que, a pesar del crecimiento, queda mucho por aprender. El cliente está satisfecho con tu negocio hasta que otro le ofrezca un servicio mejor, así que no conviene dormirse en los laureles.

Si quieres seguir en el día 1, te recomiendo hacerte con una copia de la obra. Puedes hacerlo aquí:

Y, si el liderazgo y la gestión de equipos te interesa, puedes echar un vistazo a mi obra «Liderar: Guía Básica No Oficial». No es tan buena como la de Jeff, pero creo que puede interesarte:

liderar Javier Teja

Recuerda, seguimos en el día 1.

Un abrazo, 😉

– Javier

4 trucos para aprender leyendo

leer

Si eres como yo, estaremos de acuerdo en que la lectura es mucho más que un mero pasatiempo. Leyendo se viaja, se aprende y, por qué no, uno crece como persona. A la hora de aprender algo nuevo, mi primer instinto es buscar los libros más importantes sobre dicho tema, así como a sus autores.

Aprender a través de la lectura es una forma excelente de fijar conceptos, descubrir nuevos y relacionarlos con aquellos que ya conocíamos. Por tanto, en el artículo de hoy veremos cómo exprimir al máximo cada libro, a través de 4 sencillos trucos.

Iniciación a la «lectura productiva»

Últimamente, los conceptos relacionados con la «lectura rápida» están de moda. En una sociedad en la que el más rápido es mejor, se nos bombardea con la idea de que, cuantos más libros leas y más rápido lo hagas, tanto que mejor.

Yo también caí en esta concepción de la productividad. En mis mejores tiempos como friki de la lectura podía leer unas 600 palabras por minuto. Teniendo en cuenta que la media de la población es de unas 150-200 palabras por minuto, esto suponía aumentar por 3 la velocidad (y, por tanto, acabar un libro 3 veces más rápido).

Estaba convencido de que cuanto más leyese, más información absorbería. De hecho, dediqué una entrada del blog a cómo leí 32 libros en 5 meses. Ahora, no dudo de que la cantidad es importante, pero, a la larga, la calidad lo es todo. Si Einstein leía 5 libros a la hora, enhorabuena por él, pero a mí «vísteme despacio, que tengo prisa».

Actualmente, sigo 4 pasos para aprovechar al máximo mis momentos de lectura. Estos 4 pasos pueden dividirse en 3 fases: prelectura, lectura y cristalización. Veamos cómo leer de forma «más productiva».


#1 ¿Cómo encontrar el libro adecuado?

Empecemos por el principio: encontrar el libro adecuado. Imagina que quieres aprender sobre inversión. Existen decenas, sino miles, de libros sobre inversión, por lo que, ¿por dónde empezar? ¿Qué libro escoger y cuál descartar?

A la hora de encontrar el libro perfecto para el aprendizaje que quiera obtener, suelo utilizar dos métodos: las recomendaciones de expertos y las consultas en el oráculo Amazon.

Escucha a aquellos que saben

Sigamos con el ejemplo de las inversiones. Podrías lanzarte a lo loco a buscar entre las miles de obras que existen sobre el tema, pero sería un esfuerzo innecesario. Hay muchos otros como tú que, en algún momento de su vida, han tomado la decisión de aprender a invertir. Y, gracias a Internet, estos estudiantes precoces han dejado de estar en el anonimato.

Por ejemplo, hace años que sigo el blog de Ángel Alegre, Vivir al Máximo. En uno de sus posts, trata el tema de las inversiones y, al final de este, ofrece una serie de recursos, entre ellos, libros recomendados. Estas son las recomendaciones a las que debes prestar atención.

Si has empezado a interesarte por un tema concreto, seguramente conozcas a algún referente de dicho tema. Indagando un poco en Internet puedes encontrar hasta las recomendaciones de personajes como Bill Gates, Elon Musk o Warren Buffet. Haz caso a los que más saben y acertarás.

Bonus: hablando de Ángel Alegre, suele hacer una recomendación de libros cada verano. Trata sobre temáticas muy distintas y, en mi opinión, interesantes. Te dejo aquí el de este año 2021.

El oráculo Amazon

Si tras consultar la opinión de los expertos en la materia no has encontrado el libro adecuado, puedes echar un vistazo en el «oráculo» Amazon. En Amazon hay de todo, por lo que, ¿por qué no aprovechar la mayor biblioteca del mundo digital para encontrar la obra perfecta?

Prosigamos con el ejemplo de las inversiones. La idea sería la siguiente: dentro de Amazon, elegiremos la categoría «Libros» y buscaremos «inversión para principiantes». Estos son los resultados que arrojaría:

amazon libros

Una vez tengas los resultados, te recomiendo echar un vistazo a aquellos libros que te llamen la atención, prestando especial cuidado con las reseñas. En mi opinión, las reseñas más importantes son aquellas con 3 estrellas. Suelen ser las más objetivas, ya que no tienden al fanatismo (como las de 5 estrellas), ni al odio exacerbado (como las de 1 estrella).

Si esta opción no te convence, puedes consultar los libros más vendidos por categoría. Puedes consultar los libros más vendidos en tiempo real a través del siguiente link.

Cantidad vs calidad

Llegados a este punto, me gustaría hablar sobre un eterno debate: ¿es mejor calidad o cantidad? ¿Es cierto que cuantos más libros leamos, más aprenderemos? Sí…y no.

La fiebre de leer 1 libro a la semana está en auge, en especial en el mundo emprendedor, pero, en ocasiones, puede llegar a ser contra intuitiva. Creo que existen 2 fases por las que debe pasar cualquier lector para alcanzar la maestría (si es que esto existe) en una temática concreta:

  • Fase de inmersión: en esta primera etapa, al contrario de lo que puede pensarse, es interesante anteponer la calidad a la cantidad. En mi opinión, resulta más acertado profundizar en un tema a través de 2 o 3 libros pilares, los cuales puedes descubrir a través de las recomendaciones de expertos (como comentábamos antes).
  • Fase de especialización: una vez hayamos asentado una buena base gracias a los 2 o 3 libros principales, llega el momento de apostar por la cantidad. Ahora que tienes ciertos conocimientos, serás capaz de distinguir qué libros (o partes de un libro) pueden ser interesantes y cuáles no. Amazon es muy útil en esta fase, ya que te permite descubrir obras de autores independientes que, gracias a dicha independencia, pueden aportar puntos de vista poco convencionales.

«Primero, comienza por 2 o 3 libros de calidad. Después, si necesitas profundizar más, apuesta por la cantidad».


#2 No tengas miedo a rayar el libro

El siguiente consejo puede herir la sensibilidad de ciertos lectores, pero lo considero algo fundamental: no tengas miedo a escribir, tomar notas o dibujar sobre el libro. Desde mi punto de vista, los libros son herramientas que necesitan ser trabajadas, cuestionadas y testadas.

leyendo
En lo que otros ven una atrocidad, yo veo arte.

Subrayar, rodear, pintar, escribir…está todo permitido. Lo que yo suelo hacer es relacionar los conceptos que encuentro interesantes con mi situación actual. Un libro no sirve de nada si no se pone en práctica o, como mínimo, sino se interioriza correctamente (al menos, si lo estamos leyendo con un fin educativo, y no por puro ocio).

Aún así, no hace falta que transcribas la Biblia en tus anotaciones. En lugar de ocupar cada página con mi testamento, prefiero resumir los pasajes que me interesan en el índice final. Y, con esto, damos paso al tercer consejo.


#3 Índice final

El índice final es donde plasmar toda la chicha del libro. Está ahí para que, cuando quieras revisar una obra, sepas exactamente dónde encontrar los puntos más importantes.

Elaborar un índice final es muy sencillo. Basta con tomar la última página en blanco del libro e ir anotando aquellas páginas donde encontramos pasajes interesantes, seguidas de una breve descripción. Como una imagen vale más que mil palabras, os dejo un ejemplo de índice final:

índice final
Ejemplo de índice final, extraído del libro «El Quijote».

Elaborar un índice final te permite ahorrar anotaciones en las páginas y mantener una organización de todo aquello que vas aprendiendo. Y, si estás leyendo en versión digital, puedes crear tu índice en una hoja y rellenarla a medida que encuentres fragmentos de interés.


#4 Plásmalo en un ensayo

Este último consejo puede ser el más tedioso de aplicar, pero, en mi opinión, se trata también del más importante: poner en acción aquello que has aprendido. Y, en mi caso, me gusta cristalizar el aprendizaje en un pequeño ensayo.

En dicho ensayo, plasmaré los puntos más importantes del libro, los cuales habré recogido y apuntado en el índice final. Lo único que lo diferencia de un simple resumen es el hecho de que intento llevar las conclusiones a un terreno personal, reflexionando sobre cómo estas pueden aplicarse a mi propia vida. De hecho, en el blog he posteado algunos de estos ensayos:

De todas formas, la forma en que pongas en acción lo aprendido no es tan importante. Lo más importante, valga la redundancia, es que lo hagas. No se aprende a invertir o a lanzar productos exitosos por el simple hecho de leer.

Si te sientes un fracasado y crees que por el hecho de leer 10 libros al mes vas a convertirte en Bill Gates, siento decepcionarte: eso no va a ocurrir. «Leer y aplicar, Daniel San. Leer y aplicar».

Conclusión

Estos son los 4 pasos que utilizo a la hora de aprender sobre cualquier temática a través de los libros. Como ves, son fáciles de aplicar, pero, en mi opinión, bastante útiles.

Y, como no me gusta no ser fiel a mis valores, aunque estos hayan evolucionado con el tiempo, os dejo con mi post de «32 libros en 5 meses». Ahora no comparto todas las ideas que expuse en su momento, pero creo que puede ser interesante para comprobar la evolución:

Como siempre, puedes dejarme tu opinión en los comentarios. Y, hasta la próxima, nos vamos leyendo.

Un abrazo, 😉
– Javier

Reseña «Hagakure: el camino del samurái»

Hagakure

“Hagakure: el camino del samurái” es el tratado más importante sobre la vida y la conducta de los samuráis, escrito por Yamamoto Tsunetomo. Terminado de recopilar en 1716, “transmite pensamientos y sentencias que aportan gran conocimiento acerca de la filosofía y el código de comportamiento del espíritu Bushido: el camino del guerrero, la aceptación total de la vida sabiendo morir en cada instante, el desafío de la vida prefiriendo la muerte a una vida indigna o impura, o el estar presto y deseoso de morir en cualquier momento para ser totalmente fiel a su señor, entre otra amplia variedad de preceptos.”

En este post veremos sus lecciones principales, dejando a un lado decapitaciones y desmembramientos. Este es el camino.

Hagakure: su historia

El culto al guerrero y la tradición marcial nacen en Japón durante un período guerras civiles perpetuas: desde los siglos VIII al XVI. Surge así la figura del bushi (samurái, en Occidente), que encarnaba “al más noble de los guerreros, al más elevado exponente de su casta dispuesto a cumplir con su deber hasta las últimas consecuencias, resignándose a su suerte y menospreciando su propio sufrimiento físico.” 

Hagakure fue publicada el día 10 de septiembre de 1716, a partir de una recopilación de conversaciones que mantuvo su autor, un antiguo samurái convertido a monje, con el joven samurái Tashiro Tsuramoto durante un período de siete años. Tsunetomo, el autor de la obra, recopiló el tratado tras convertirse en sacerdote budista a la muerte de su señor, Nabeshima Mitsushige.

Yamamoto Tsunetomo
Yamamoto Tsunetomo

El Hagakure refleja el sentimiento de los samuráis del Japón feudal, obsesionados por el honor y fanáticos defensores de la muerte,  ante la decadencia de su actividad. Como dice la obra: “Los ideales espartanos que durante tanto tiempo habían determinado el comportamiento de los miembros de esta clase comenzaban a perder vigencia, y a los señores feudales ya les interesaba más disponer de administradores cultos que contar con rudos guerreros.”

Tsunetomo, por tanto, intenta aglomerar las prácticas de un buen samurái, como legado de tiempos pasados. Y, quizá, como guía para futuros seguidores del Camino del Guerrero.


Hagakure y El Camino del Samurai

“El Camino del Samurái reside en la muerte. Cuando hay que tomar una decisión crítica, sólo queda escoger en seguida la muerte.” Esta es la máxima del bushi, aquella que debe guiar su vida y sus acciones. Puede resultar lejana en nuestros días, pero el samurai dedicaba su vida a esta creencia, marcada por el honor y la lealtad.

Tal como decía Tsunetomo:

“El que prepara su corazón como es debido, día y noche, para poder vivir como si su cuerpo ya hubiera muerto, alcanza la liberación en el Camino.”

Hagakure, en su papel de tratado, arroja consejos y preceptos que todo samurái debía tener en cuenta y que, salvando las distancias, pueden sernos de mucha utilidad hoy en día. Tan solo dejemos a un lado las decapitaciones y el seppuku. 😉

Corto que refleja la realidad del seppuku.

Cómo tomar decisiones

Como decía Tsunetomo: “Muchos se consideran capaces de desentrañar cuestiones profundas y se ponen a reflexionar mucho en ellas, pero no sacan nada en limpio porque sus reflexiones se centran en el egoísmo.”

Según la obra y los antiguos, debemos tomar las decisiones en el tiempo que se tarda en respirar siete veces. Esta verdad se refleja de forma brillante en un pasaje de la obra:

“Entre las máximas que tenía escritas en la pared de su casa el señor Naoshige, figuraba la siguiente: «Los asuntos muy importantes deben tratarse a la ligera». El maestro Ittei comento: «Los asuntos poco importantes deben tratarse con seriedad». Entre los asuntos de uno no debe haber más de dos o tres que podamos calificar de muy importantes.

Podemos entenderlos a base de deliberar sobre ellos en los ratos de tranquilidad. La cuestión es pensar las cosas de antemano y llevarlas a la ligera cuando llega el momento. Si no estás resuelto de antemano, te resultará difícil afrontar una situación y resolverla con ligereza, y no tendrás la seguridad de obrar con acierto. Sin embargo, si has sentado antes unos buenos cimientos, podrás basar tus actos en el principio de que «los asuntos muy importantes deben tratarse a la ligera».”

Lo que extraigo de aquí es la importancia de tener un sistema de valores sólido, que actúen como brújula a la hora de tomar decisiones. Ya hablé de ello en la reseña sobre “El sutil arte de que casi todo te importe una mi*rda”, pero conocer tus valores es clave a la hora de tomar decisiones difíciles.

“Al necio le cuesta trabajo acostumbrarse al desinterés. Cuando afrontes una cuestión, no obstante, no le prestes atención al principio, clávate en el corazón los cuatro votos, despide de ti el egoísmo y haz un esfuerzo. De esta forma no irás mal orientado.”

Este párrafo puede interpretarse de una forma parecida al anterior, si tenemos en cuenta que esos 4 votos pueden ser tus 4 valores principales. ¿Cuáles son tus valores? ¿Los tienes en cuenta a la hora de tomar decisiones?

Sé discreto en tus relaciones

Tsunetomo enuncia: “Es un grave error hablar de los asuntos de los demás. Tampoco es conveniente alabar a los demás. Lo mejor es que conozcas tu propia capacidad, que te esfuerces en tu labor y que seas discreto al hablar.”

Esta máxima puede aplicarse a las situaciones en las que la otra persona comete un error. Tal como explica el autor: “Debes limpiar la mala reputación de la persona y alabarla, calificandola de aliado sin igual y de uno entre mil. Reprendiendo a la persona de esta manera, en privado y con comprensión, se limpiará su mancha y se volverán buenos. Si alabas a la persona, cambiará la opinión de los demás y la mala reputación se disipará por sí sola. Es importante tener el propósito firme de llevarlo todo con compasión y de hacer las cosas bien.”

“El hombre que no ha errado nunca es peligroso”.

Por otro lado, es muy importante saber poner límites en nuestras relaciones. Para ello, el diálogo es la herramienta más efectiva, aquella que nos permitirá “educar” las relaciones: “Es importante saber manifestar a otra persona nuestra opinión y corregirle los defectos. Se trata de un acto de compasión, y es el primero de los actos de servicio.”

“Cuando hay que decir algo, es mejor decirlo en seguida. Si se dice más tarde, parecerá una excusa. Además, a veces es bueno abrumar a tu adversario. Podemos añadir que si no sólo dices lo suficiente, sino que enseñas a tu adversario algo que le beneficie, habrás alcanzado la mejor de las victorias. Este principio se ciñe al Camino.”

Pregunta para crecer

Pese a que Tsunetomo defendía que el samurai debía centrar su vida en su señor y el arte de la guerra, abogaba por el crecimiento en otros ámbitos. Y, para ello, nada mejor que preguntar a los demás.

“La inteligencia no es más que debatir las cosas con los demás. Así se alcanza una sabiduría ilimitada. La humanidad es hacer las cosas teniendo en cuenta a los demás, comparándonos con ellos y poniéndolos en primer lugar. El valor es apretar los dientes; no es más que hacer esto y seguir adelante sin hacer caso de las circunstancias. No es necesario saber nada que parezca salirse de estas tres cosas.”

El samurai debía ser recto y disciplinado, no dejándose llevar por elementos externos. Pero, a su vez, debía entender que no poseía todo el conocimiento y, por tanto, debía tener una actitud de aprendizaje.

“El Camino está en un lugar más elevado que la rectitud. Esto es muy difícil de descubrir, pero es la sabiduría más alta. Desde este punto de vista, las cosas tales como la rectitud parecen bastante superficiales. entiende esto por su cuenta, no puede llegar a conocerlo. Existe, no obstante, un método para alcanzar este Camino aunque no podamos descubrirlo por nosotros mismos: consultar a los demás.

Hasta la persona que no ha alcanzado este Camino ve desde fuera a los que lo siguen. Es como ese dicho de los jugadores de go: «El espectador tiene ocho ojos». El dicho: «Pensando, pensando, vemos nuestros propios errores», significa también que el Camino elevado se encuentra a base de debatir con los demás. Es útil escuchar los viejos relatos y leer libros para quitarnos de encima nuestro criterio y adherirnos al de los antiguos.”

Arréglate

Este es un fragmento extraído de la obra, que me ha parecido muy interesante:

“Hace cincuenta o sesenta años, los samuráis se bañaban todas las mañanas, se afeitaban la frente, se aplicaban loción en el pelo, se cortaban las uñas de las manos y de los pies, frotándoselas primero con piedra pómez y después con ceniza de acedera, y cuidaban sin falta de su aspecto personal. No es preciso decir que tenían la armadura y las armas sin óxido, sin polvo, brillantes y bien dispuestas.

Aunque puede parecer que cuidar nuestro aspecto exterior tiene algo de ostentación, no tiene nada que ver con la afectación. Aunque seas consciente de que hoy mismo te pueden abatir y estés resuelto con firmeza a sufrir una muerte inevitable, si tienes mal aspecto exterior cuando te matan, darás muestras de falta de resolución previa, tu enemigo te despreciará y parecerás poco limpio.

No creo que debamos interpretar este pasaje como una obligación de ir siempre a la última moda, sino de estar preparados ante todo. Es decir, prepararnos para la “guerra”, en tiempos de “paz”.

“El principio «Primero vencer, después combatir», se puede resumir diciendo: «Vencer de antemano». La preparación militar para los tiempos de guerra es una tarea propia de los tiempos de paz. Con quinientos aliados se puede vencer a un ejército de diez mil enemigos.”

Este principio puede aplicarse, a su vez, para circunstancias negativas del futuro. Hay cosas (como la muerte, la vejez, etc) que son inevitables, por lo que solo queda prepararse ante ellas, para afrontarlas con tranquilidad.

“La lluvia te puede enseñar una cosa. Cuando te sorprende un chaparrón repentino, intentas no mojarte y corres deprisa por el camino. Si, por el contrario, intentas deslizarte bajo los aleros de las casas y recurres a otros subterfugios así, te mojas igual. Si estás resuelto a mojarte desde el primer momento no te quedarás perplejo, aunque acabes igual de empapado. Esta lección se puede aplicar a todo.”

Arrepentirse es humano

Tsunetomo nos regala una idea muy curiosa, que quizá quieras empezar a utilizar: un diario del arrepentimiento.

“Cuando yo era joven, llevaba un «diario del arrepentimiento» en el que procuraba anotar día a día los errores que cometía; pero no pasaba un solo día en que no tuviera que apuntar veinte o treinta cosas.”

Arrepentirse es normal, es uno de los pilares del nuevo conocimiento. Tsunetomo  decía: “Cuando uno piensa que ha ido demasiado lejos, no se ha equivocado. Nunca se debe olvidar esta regla.” Como comentábamos antes, la clave para llevar estas situaciones es decidir según nuestros propios valores. De esta forma, aunque nos equivoquemos, habremos sido fieles a nuestros principios (lo que no quita que estos puedan estar equivocados).

El arrepentimiento, desgraciadamente, aumenta con la edad. Sin embargo, la obra nos aporta una visión más optimista:

“Hasta los cuarenta años de edad conviene acumular fuerzas. Es conveniente quedarse estable a los cincuenta. La vejez aparece cuando uno se dedica a hacer sólo las cosas a las que se siente más inclinado.”

Trabaja en silencio

Tsunetomo siempre impartía el mismo consejo a aquellos samuráis que entraban al servicio de un nuevo señor: escuchar, mirar y aprender. “No es decoroso intentar ganarse la voluntad del señor. Debemos procurar observarlo todo primero desde lejos, para hacernos cargo de la profundidad del río, para trabajar después sin hacer nada que desagrade al señor.”

El trabajo de un samurai era duro y, en la mayoría de ocasiones, poco reconocido. Ante esto, Ikuno Oribe decía: «Si el samurái no piensa más que en lo que tiene que hacer ese día, será capaz de hacer cualquier cosa. La labor de un solo día siempre se puede aguantar. Mañana no será más que un solo día».

De ahí que Tsunetomo apostase por la rectitud y el trabajo disciplinado. Tal y como defendía en su obra: “La esencia del arte de hablar se encuentra en no hablar. Si consideras que puedes llevar a cabo algo sin hablar, hazlo sin decir palabra. Si algo no se puede hacer sin hablar, deben pronunciarse pocas palabras, dentro de lo razonable.”

Otras lecciones del Hagakure

  • Preguntar lo que ya sabes es cortesía. Preguntar lo que no sabes es un deber.
  • Envuelve tus intenciones en agujas de pino.
  • No debes abrir mucho la boca ni bostezar delante de la gente. Cúbrete con la manga o el abanico.
  • El sombrero de paja y el yelmo se deben llevar inclinados hacia delante.
  • No debemos enseñar a nadie nuestro dormitorio. Los momentos del sueño profundo y del despertar son muy importantes. 
  • Para tranquilizar la mente, traga saliva. Es una técnica secreta. Cuando te enfades, haz lo mismo. También es bueno aplicarse saliva en la frente. 

Conclusión

El «Hagakure» es mucho más que un tratado: es la base sobre la que se sustenta la filosofía samurái. Aunque se trate de una obra escrita hace varios siglos, muchas de sus ideas siguen vigentes en la actualidad, pudiéndonos aportar luz en nuestro camino.

Como siempre, puedes leer la obra completa (cosa que te recomiendo), a través del siguiente link:


Déjame en los comentarios tu opinión y, si quieres saber más sobre filosofía oriental, puedes echar un vistazo al siguiente post:


Mientras tanto, nos leemos. 😉

Un abrazo,

-Javier

Reseña «Zen en el arte del tiro con arco»

zen

Hoy hablaremos de un libro peculiar y, en ocasiones, complejo: «Zen en el arte del tiro con arco», por Eugen Herrigel. Eugen fue un filósofo alemán, amante de la filosofía oriental que, a través de su obra, intentó aproximar el concepto de «zen» al mundo Occidental.

Te seré sincero: es uno de los libros más enrevesados y confusos que he leído. Extraer una interpretación clara de él es complejo, por lo que he decidido aplicar lo aprendido a una disciplina conocida por todos: la meditación. Vamos a ello.

Zen en el arte del tiro con arco, un breve resumen

Como decía, Eugen fue un filósofo alemán, que impartió clases en la Universidad Imperial de Tohoku en Sendai, Japón, de 1924 a 1929. Durante ese tiempo, y movido por su interés hacia el mundo oriental y el zen, decidió, junto a su mujer, practicar los caminos de este noble arte.

Para ello, escogió el tiro con arco, como arte y vehículo para entender el zen y sus misterios. Desde el punto de vista occidental, entender esta filosofía era un verdadero reto, por lo que, para desaprender lo ya aprendido, era necesario entregarse a una de estas nobles artes (danza, tiro al arco, arreglos florales, etc). Pero, ¿por qué tiro con arco?

El Zen y lo «inútil»

Para entender el por qué de utilizar el tiro con arco como vía para conocer el Zen, podemos fijarnos en las palabras de Eugen:

«Uno de los factores esenciales en la práctica del tiro de arco y de las otras artes que se cultivan en el Japón (y probablemente también en otros países del lejano Oriente), es el hecho de que no entrañan ninguna utilidad. Tampoco están destinadas a brindar goce estético, sino que significan ejercitación de la conciencia que ha de relacionarse con la realidad última. Así pues, el tiro de arco no se realiza tan solo para acertar el blanco; la espada no se blande para derrotar al adversario; el danzarín no baila únicamente con el fin de ejecutar movimientos rítmicos. Ante todo, se trata de armonizar lo consciente con lo inconsciente.»

Para comprenderlo mejor, podemos utilizar el ejemplo de la meditación. Al igual que el tiro con arco (desde el punto de vista oriental), meditar no es el medio para un fin, sino el fin en sí mismo. Es decir, no meditamos para alcanzar algo, sino por el simple hecho de tomar conciencia y calmar la mente.

Al superar la necesidad de practicar por un fin, entramos en lo que Eugen describe como un «arte sin artificio, emanado de lo inconsciente. Ese algo tan distinto, que pertenece a una muy otra categoría, se llama satori.» Satori significa «hallarse allende los límites del yo», siendo el estado alcanzado tras años de práctica en una de las nobles artes orientales.

Zen, el tiro con arco y Dragon Ball

Según Baso Matsu (fallecido en el 788), el Zen es «la conciencia cotidiana». Esa «conciencia cotidiana» no es otra cosa que «dormir cuando se tiene sueño; comer cuando se tiene hambre».

Como dice Baso Matsu: «Ya no comemos cuando comemos; ya no dormimos cuando dormimos. Se disparó la flecha, pero no vuela en línea recta hacia el blanco, y éste no está donde debería hallarse.  El hombre es un ser pensante, pero sus grandes obras las realiza cuando no calcula ni piensa. Debemos reconquistar el «candor infantil» a través dé largos años de ejercitación en el arte de olvidarnos de nosotros mismos.»

Por tanto, el «arte» del tiro de arco pasa de ser un reto puramente físico a «una maestría cuyo origen ha de buscarse en ejercicios espirituales y que tiene por finalidad acertar en lo espiritual. En el fondo, el tirador apunta a sí mismo y tal vez logre acertar en sí mismo. […] De modo, pues, que sólo en ese enfrentamiento del arquero consigo mismo se revela la esencia oculta de ese arte.»

Eugen lo explica a las mil maravillas en el siguiente párrafo: «Por eso, el tiro de arco de ninguna manera puede significar un intento de lograr algo exteriormente, con arco y flecha, sino interiormente, con el propio yo. Arco y flecha son, por decirlo así, nada más que pretexto de algo que podría darse también sin ellos; el camino hacia una meta, no la meta misma; ayudas para dar el salto final y decisivo.«

De esta forma, el tiro con arco se convierte en una búsqueda interior, tal y como ocurre con la meditación. Así lo ejemplifica el maestro arquero que instruyó a Eugen y su mujer:

«Esta es la consecuencia del arte del tiro de arco: un enfrentamiento del arquero consigo mismo que penetra hasta las últimas profundidades. Probablemente no se habrán dado cuenta, pero lo sentirán sin duda cuando se reencuentren en su país con sus amigos y relaciones; ya no habrá la misma armonía de antes. Ustedes ven muchas cosas de manera distinta y miden con otras medidas.«

Y, en un campo más friki, es el estado de dominio de uno mismo, en el que cuerpo y mente están sincronizados, tal y como podemos ver en el manga Dragon Ball. Goku, el protagonista, es capaz de llevar un paso más allá sus poderes gracias a la total liberación de su ego, actuando por instinto (o, en este caso, por «Ultra Instinto»):


Las lecciones del maestro

A lo largo de la obra, Eugen plasma el camino que le llevó a dominar el arte del tiro con arco, atribuyendo la mayor parte de su éxito a las indicaciones de su maestro. De entre todos sus consejos, uno se repite con insistencia, dada su importancia:

«Éste es precisamente su error: usted se esfuerza, usted piensa en ello. ¡Concéntrese sólo en la respiración, como si no tuviese que hacer otra cosa!»

Podemos apreciar el paralelismo con la meditación, en la cual la respiración y su contemplación son clave. Esta idea se repite a lo largo de la obra, afianzando el paralelismo de ambas artes.

La meditación y el Zen

Aunque aplicada al tiro con arco, el maestro ilustra la verdad de la meditación de forma brillante: «Desprendiéndose de si mismo, dejándose atrás tan decididamente a sí mismo y a todo lo suyo, que de usted no quede otra cosa que el estado de tensión, sin intención alguna.»

Tal y como explica Eugen, este camino del desprendimiento de uno mismo fue dividido por el maestro en distintos tramos, los cuales debían practicarse con esmero. Los ejercicios de cargar la flecha o tensar el arco son equivalentes a los primeros pasos de la meditación, donde se nos enseña a tomar conciencia del cuerpo y la respiración.

Y, por si quedaba alguna duda de la relación entre el arte del tiro con arco y la meditación, Eugen zanja la polémica, a través de la siguiente idea:

«Con el tiempo, uno se insensibiliza hasta para estímulos bastantes fuertes, y al mismo tiempo se independiza de ellos con mayor facilidad y rapidez. Sólo se debe vigilar atentamente a que el cuerpo, de pie, sentado o acostado, se halle lo más relajado posible, y luego concentrarse en la respiración. Pronto uno se sentirá aislado como por envolturas impermeables.»

Pero, va más allá, ejemplificando el escenario en el que, tras alcanzar un estado de profundo meditación, rozamos las puertas del sueño:

«Así se entra poco a poco en un estado similar a la aletargada relajación que precede al sueño. Deslizarse definitivamente en él es el peligro que debemos evitar. Lo conseguimos mediante un peculiar salto de la concentración, comparable tal vez al impulso que se da un trasnochado que sabe que su vida depende de la vigilia de todos sus sentidos; y si se ha conseguido dar ese salto, aunque sea una sola vez, se lo podrá repetir siempre con toda seguridad.«

El maestro, una vez avanzado el entrenamiento, debía interceder para que el ego del aprendiz no se desbocara. Eugen nos ofrece varias pistas de este comportamiento, en palabras de su propio maestro:

«Los impactos en aquel blanco no son más que pruebas y confirmaciones exteriores de su no-intención. Ya sabe que no debe enojarse por los tiros fallados. Pero tampoco debe regocijarse con los logrados. Tiene que desprenderse de ese fluctuar entre placer y desplacer.»

Finalmente, Eugen describe de forma muy acertada el poder de la presencia del mentor, como una figura a la que acudir en momentos de turbación:

«En aquella época el maestro me prestaba aún otra ayuda que también llamaba transferencia inmediata del espíritu. Cuando mis flechas erraban continuamente, él disparaba algunos tiros con mi arco. La mejoría era asombrosa; era como si el arco se dejara estirar de otra manera, como si fuese más dócil, más comprensivo.»


Conclusión

Resumir y extraer un significado de esta obra no es sencillo y, en última instancia, tampoco era mi intención. Simplemente, he querido apuntar los paralelismos que he encontrado con una práctica más cercana a nuestros días, la meditación.

«Zen en el arte del tiro con arco» es uno de esos libros atemporales, los cuales, gracias a su significado ambiguo, pueden dar pie a diversas interpretaciones. Si el tema te interesa, te aconsejo leer la obra completa, para que puedas extraer la tuya:

Antes de acabar, decir que existe una obra, un tratado de Takuan (gran maestro del Zen), llamado La Aprehensión Inmutable, donde se expone la relación entre el Zen y el arte de la espada. No lo he leído, pero, si te gusta esta obra, puede que el tratado te interese.

Sin más que decir, me despido. Déjame en los comentarios qué te ha parecido la obra y, recordarte que he sacado un libro, «Como mi caniche se convirtió en San Bernardo». Puedes echarle un ojo si te apetece. 😉

Un abrazo,

-Javier

Vivir de mi libro: cómo autopublicar en Amazon-Kevin Albert

maquina escribir

Hace unos días lancé mi libro, “Cómo mi caniche se convirtió en San Bernardo”, a través del servicio de autopublicación de Amazon, Amazon KDP. Aunque no es el primer libro que publico mediante este sistema, es cierto que no he llegado a pillarle el truco, por lo que me interesaba saber más sobre el mundo de Amazon KDP (Kindle Direct Publishing).

Movido por esta idea, descubrí “Vivir de mi libro”, una obra de Kevin Albert, autor de, entre otros, “Branding Low Cost”. Leí este último hace unos meses y, lo que más me llamó la atención, fueron la cantidad de mensajes prácticos que compartía. Por tanto, me animé a leer su obra “Vivir de mi libro” y, en este post, te compartiré lo que he aprendido.

IMPORTANTE: la información presentada a continuación está extraída de “Vivir de mi libro”, créditos a Kevin Albert, el autor. Para mayor información, consulta la obra completa. Recordar que el contenido está centrado en títulos de no-ficción.

¿Por qué escribir un libro? Excusas para no escribir

Si estás leyendo esto, intuyo que tienes una idea sobre por qué quieres escribir un libro. Ya sea para plasmar tus sentimientos, compartir una historia personal, aportar algo al mundo, ganar dinero o dejar un legado, un libro es una excelente herramienta para ello. 

A diferencia de Albert, no creo que todo el mundo pueda o deba escribir un libro, pero, es cierto que, en muchas ocasiones, obras geniales quedan en el tintero por excusas y limitaciones mentales. Veamos los principales obstáculos que enfrentarás en tu camino como escritor.

Tu libro no tiene que ser perfecto

Esta es una de mis excusas favoritas. Cuando escribí los anteriores libros, sentí que tenían que ser perfectos, o no servirían para nada. Albert me lo ha confirmado, pero es algo que he aprendido escribiendo “Cómo mi caniche se convirtió en San Bernardo”: «aunque tu libro no sea perfecto, si una persona siente que ha encontrado en él lo que andaba buscando, tendrás un lector satisfecho.«

Además, Kevin comparte uno de sus trucos prácticos y es que, cuando alguien lee tu libro en Kindle, tiene la opción de informarte de forma automática si encuentra algún error. De esta forma, el propio lector puede echarte una mano para mejorar el libro, rompiendo esa ilusión de perfección autoimpuesta.

Amazon KDP
¿Cuántas «y» debería llevar este «¡Ayyyyyy!» para que suene perfecto?

Yo no soy escritor, no me gusta escribir

En esta excusa, no estoy muy de acuerdo con Kevin, pero, aún así, la información que comparte me parece muy interesante. De todas formas, creo que escribir tiene que nacerte; si no te gusta, no lo hagas.

Por lo que parece, existe la figura del ghostwriter (escritor fantasma). Un ghostwriter es un escritor profesional, a quien se contrata para escribir bajo el nombre de otra persona. Es decir, en Internet puedes encontrar plataformas y particulares que se encargan de escribir tu libro, a cambio de un precio o comisión. Ahora se entiende la cantidad de libros escritos por famosos…  👻 👻 👻

La gente solo compra libros físicos

Puede que antes fuese así, pero cada vez más gente opta por lo digital. De hecho, en Amazon existe una categoría de short reads, que agrupa aquellos títulos que tardan entre once minutos y dos horas en leerse. Estos son algunos datos interesantes extraídos de “Vivir de mi libro”:

  • En los libros de no ficción, las personas prefieren lecturas cortas de entre diez mil y veinte mil palabras en total. 
  • El porcentaje de libros cortos que los lectores terminan de leer es mucho mayor que el porcentaje de libros más extensos. Las personas quieren libros enfocados en un problema específico, no grandes compendios que abarquen todos y cada uno de los aspectos sobre un determinado tema.
  • Es más fácil promocionar varios libros pequeños que uno solo y extenso.
  • Tener varios libros en una categoría de Amazon te ayuda a dominar esa categoría.

No sé sobre qué escribir

Puede que sientas la necesidad de escribir, pero no tengas claro sobre qué hacerlo. Para superar este obstáculo, Kevin recomienda inspirarte en varios elementos de tu día a día:

  • Los libros de tu estantería.
  • Las revistas que lees. 
  • Las páginas webs que visitas. 
  • Los programas que ves. 
  • Etc.

Pero, puede ocurrir lo contrario. Quizá tengas varias ideas y no sepas por cuál decidirte primero. Para ello, Kevin te ofrece esta tabla, que te resolverá buena parte del problema:

kevin albert

Asigna una puntuación del 1 al 3 a cada pregunta y a cada libro. Una vez hayas terminado, suma las puntuaciones y obtendrás una buena perspectiva de cuál es el libro por el que tendrías que empezar. 

Cómo empezar a escribir tu libro 

Una vez hemos visto las excusas y obstáculos a los que te enfrentarás en tu camino como escritor, pasemos a hablar sobre cómo empezar. Iniciar una obra y plasmar todas las ideas que vuelan por tu mente puede ser abrumador, pero, afortunadamente, Kevin está aquí para echarte una mano. 

El título: un primer paso

Siguiendo el método de Kevin, empezaremos por definir el título de nuestra obra, para construirla sobre él. Esta es una idea que me chocó, ya que, por regla general, soy de los que dejan el título para el final. Sin embargo, tiene sentido si lo utilizas como brújula a la hora de escribir.

Para dar con el título perfecto, Kevin ha desarrollado una regla muy interesante: la Fórmula para un Título Perfecto (FTP).

FTP = palabras clave (SEO) + solución (punto de dolor) + personalidad + límite temporal.

  • Palabras clave (SEO): si no conoces el término SEO, te dejo un enlace explicativo. Básicamente, consiste en encontrar aquellas palabras que la gente busca, relacionadas con la temática de tu libro. 
  • Solución (punto de dolor): el título debe incluir la solución al problema que nuestra obra resuelve al lector.
  • Personalidad: añadir un punto diferenciador y llamativo siempre viene bien.
  • Límite temporal: incluir un período de tiempo destacará la sensación de gratificación instantánea, algo que nos encanta.

Pongamos el ejemplo del libro que estamos analizando:

«Vivir de mi libro: Cómo escribir un libro de no ficción y jubilarte en menos de un año«

  • Palabras clave: «vivir de mi libro».
  • Solución: «cómo escribir un libro de no ficción».
  • Personalidad: «y jubilarte».
  • Límite temporal: «en menos de un año».

Las 3 primeras fases para escribir un libro

Este es uno de los puntos más útiles que he encontrado en el libro y, es que, a la hora de escribir, optaba por hacerlo a lo loco, cuando no es la mejor opción. Kevin ha desarrollado un sistema que se compone de 3 fases, muy útiles a la hora de empezar con tu libro: crear un mapa mental, hacer una pequeña investigación y plasmarlo todo en un esquema.

Mapa mental

Como dice Kevin: “Lo primero que tienes que hacer es escribir el título de tu libro (la idea principal) en el centro de tu hoja de papel y rodearlo con un círculo. Ahora toca exprimir tu memoria y tu creatividad: empieza a anotar alrededor del título todas las ideas que te vengan a la cabeza relacionadas con la temática de tu libro y conéctalas mediante líneas al círculo/idea central.

Piensa en los diferentes temas de los que podrías hablar en tu libro: ejemplos, experiencias personales, otros libros relacionadas, artículos que hayas leído o guardado, películas, … Conforme vayas apuntando estas ideas o temas principales, se te irán ocurriendo nuevos subtemas relacionados con los primeros. Dibuja un nuevo círculo sobre los temas principales y anota los subtemas alrededor de éstos tal y como hiciste con el título del libro, y así sucesivamente.”

En otras palabras, el primer paso para empezar tu obra consiste en hacer un mapa mental con todo lo que queremos abordar en el libro, para estructurarlo y darle un sentido sobre el papel. Kevin, una vez ha diseñado el mapa mental en papel, lo digitaliza, mediante MindNode.

mapa mental Amazon KDP
Un ejemplo del mapa mental de uno de los libros de Kevin.

Investigación

Una vez plasmada tu idea en el mapa mental, es hora de investigar, para añadir o recortar temas y subtemas. Para ello, Kevin se vale de 3 herramientas:

  • El índice de contenidos de Kindle: entra en Amazon y busca los diez libros más vendidos sobre el tema o categoría de tu libro y haz clic en «Echa un vistazo». Una vez dentro, desplázate hasta el índice o tabla de contenidos. Anota en tu mapa mental las nuevas ideas que encuentres. Este truco te permite ver: 
    • El número de secciones, capítulos y subcapítulos que suelen ser necesarios para tratar el tema de tu libro. 
    • Qué capítulos/ideas se repiten en todos los libros.
    • Qué capítulos o ideas NO suelen incluirse en todos los libros.
    • Cuántas páginas (o palabras) suelen dedicarse a cada tema.
  • Las reseñas de Amazon: entra en libros similares al tuyo y revisa las reseñas. De esta forma, descubrirás:
    • Qué puntos echan de menos los lectores. 
    • Qué puntos podemos ahorrarnos.
    • Qué aspectos han conquistado a los lectores.
    • Qué aspectos han enfadado a los lectores (y evítalos).
  • Los tres mejores libros de tu sector: tomarlos como ejemplo puede ayudarte a replicar su éxito.

Esquemas

Tras definir tu mapa mental y hacer una investigación, será momento de volcar la información en un esquema. Para ello, nos valdremos de 3 revisiones:

  • Primera revisión: encuentra las secciones, capítulos y subcapítulos.
    • Una vez tengas todas las ideas apuntadas, rodea con un círculo aquellas que puedan servir como los capítulos de tu libro y únelas a través de flechas con los subcapítulos que quieres tratar en estos capítulos principales.
autopublicar tu libro
Ejemplo de un esquema.
  • Segunda revisión: digitaliza tu esquema, siguiendo la estructura de un índice.
  • Tercera revisión: haz mates. Esto es lo que dice Kevin al respecto:
    • “Pongamos que quieres escribir un libro de treinta mil palabras. Ahora divide esta cantidad por el número de capítulos que tiene tu esquema. Con este cálculo, ya sabes cuántas palabras debe tener cada capítulo de tu libro:
      • Cuando sepas cuántas palabras eres capaz de escribir en una hora, sabrás el tiempo que debes dedicar cada día para terminar tu libro en el plazo que te hayas fijado.
      • Podrás hacer una reorganización de tus capítulos, juntando unos o separando otros, en el caso de que veas que puede existir un gran desequilibrio entre ellos.”

Reto de 30 días: cómo escribir tu libro en un mes

Kevin es un amante de los retos y competiciones, por lo que, a la hora de escribir un libro, no podía faltar una propuesta retadora. A través de 3 pilares fundamentales (planificación, organización y competición), Kevin nos promete una hazaña: escribir un libro en 30 días. Veamos cómo.

📅 Planificación

  • Define el objetivo final: en este caso, terminar el primer borrador de tu libro en 30 días. Si has medido el número de palabras que quieres que tenga tu libro y tu velocidad de escritura, puedes definir mucho más. Quedaría así: escribir X capítulos (el total de tu esquema) en 30 días o escribir X palabras (el total de tu libro) en 30 días.
  • Establece tu objetivo diario: el siguiente paso sería dividir este objetivo final en objetivos diarios, dividiendo entre 30 el número de palabras de tu libro. De esta forma, si quieres escribir un libro de 30.000 palabras, tu objetivo diario sería escribir 1.000 palabras al día.
  • Fija metas semanales: con seguridad, algún día fallarás y no llegarás a los objetivos diarios. Para paliar esto, lo mejor es establecer metas semanales, dividiendo el objetivo final en cuatro e ir revisándolo cada semana. Siguiendo con el ejemplo anterior, tu objetivo semanal serían 7.500 palabras.

📂 Organización

  • Establece un horario de escritura: si es a la misma hora y en el mismo sitio cada día, mejor.
  • Desconecta: deja a un lado el teléfono y otras distracciones. Cuando toca escribir, toca escribir.
  • Tu rutina de escritor:
    • Recuerda tu porqué (1 min): Antes de ponerte a escribir, recuerda por qué has decidido escribir tu libro y anótalo por escrito. Esto te ayudará a poner foco y a sacar fuerzas en los días difíciles.
    • Mapa mental por capítulo (15 min): siempre que te toque empezar un nuevo capítulo, realizarás minimapa mental para ese capítulo en concreto.
    • Completa tu esquema (5 min): tras terminar este minimapa metal, vuelve a tu esquema general y, si has dado con alguna nueva idea, añádela a ese capítulo.
    • Escribe (40-90 min): siguiendo tu esquema, conecta tu temporizador y escribe durante el tiempo que te hayas marcado.

🔥 Competición

  • Encuentra a tus competidores: convertir el proceso de escritura en una competición te ayudará a sacar motivación de debajo de las piedras. Programa sesiones en las que compartir objetivos, trucos y progresos diarios y semanales con tus competidores. Si no encuentras a ningún conocido que esté en tu misma situación, busca a una persona de confianza dispuesta a revisar tus progresos diaria y/o semanalmente. Kevin organiza competiciones increíbles en su web www.fuckeable.com.
  • Comparte tu objetivo públicamente.
  • Celebra tus victorias.

Cómo editar tu libro

Una vez tengamos escrito el primer borrador, será momento de editarlo y pulirlo. Para ello, haremos pasar la obra por 3 fases.

Fase 1: autoedición.

En esta primera fase, haremos de jueces de nuestra propia obra. Esta autoedición se dividirá en 3 minifases o revisiones:

  • En la primera revisión, tan solo te está permitido subrayar y tomar notas de aquellos errores e incoherencias que encontramos, así como de aquellos arreglos y mejoras que nos gustaría hacer. 
  • En la segunda, daremos coherencia y fluidez al texto, reorganizando secciones y añadiendo o quitando apartados, si es que fuese necesario.
  • En la tercera, repasaremos los errores de ortografía y gramática.

Fase 2: lectores beta.

Una vez hayamos autoeditado la obra, pasaremos a la segunda fase, la de los lectores beta. Un lector beta es cualquier persona que accede a leer el borrador de tu libro, ofreciéndote feedback constructivo.

Puedes encontrar lectores beta entre aquellos que han seguido tu progreso en redes sociales (si es que has ido documentando la evolución). También, puedes valerte de los grupos de Facebook centrados en la temática de tu obra, un sitio ideal para encontrar lectores beta. 

kindle
«No te preocupes, la prueba será sencilla. Tan solo necesito que me digas que mi libro es lo mejor del mundo mundial».

Tras seleccionar a tus lectores beta, envíales una copia digital de tu borrador y unas sencillas indicaciones de lo que esperas de ellos. Según Kevin: “Puede ser desde un simple subrayado de los errores gramaticales que encuentren durante su lectura a una pequeña lista de preguntas específicas sobre el contenido de tu libro.”

A la hora de analizar su feedback, debes intentar buscar puntos comunes. Encuentra aquellas sugerencias que más se repiten y, si es necesario, haz modificaciones en tu obra.

Fase 3: tu editor profesional.

Este punto me ha sorprendido, pero lo considero muy importante si quieres darle mayor profesionalidad a tu obra. Consiste en encontrar un editor profesional, el cual revisará tu obra y pulirá los últimos detalles.

Kevin recomienda buscar a este editor en Upwork, “un marketplace que pone en contacto a los mejores freelancers de todo el mundo con empresas o particulares que buscan a un profesional con talento.”

Para encontrar buenos editores, Kevin descarta todas las propuestas de “aquellos freelancers que no han ganado al menos 10.000€ en la plataforma y que no tienen un mínimo del 90% de satisfacción por parte de sus antiguos clientes.” Tras esto, revisa si alguno de los que cumplen estos requisitos están especializados o ha revisado anteriormente libros sobre tu misma temática.

IMPORTANTE: aunque una vez que empieces a hablar con los diferentes freelancers podrás hacerlo en español, la propuesta de trabajo debes hacerla en inglés o te bloquearán la cuenta.


Autopublica tu libro en Amazon

Ya tenemos el borrador revisado, por lo que solo queda maquetar, hacer los últimos retoques y publicar tu obra. Este proceso lo llevaremos a cabo a través de Amazon KDP, la plataforma de autopublicación de Amazon. 

Maquetación 📐

A la hora de maquetar tu libro, puedes tomar dos vías: subcontratar o hacerlo tú mismo. Todos mis libros los he maquetado yo mismo, una tarea algo tediosa, pero, una vez que le coges el truco, sencilla. 

  • Subcontratación (Upwork): al igual que con los editores, haremos un cribado para separar el grano de la paja. Una vez hecho esto, revisa que tengan un precio justo (alrededor de 75€ por ambas versiones: libro físico y digital) y que estén dispuestos a ayudarte con las correcciones posteriores sin volver a cobrarte el trabajo completo. Como dice Kevin: “Este punto es importante, porque si el freelance que contrataste no te ayuda con las modificaciones que quieras hacer más adelante o si desaparece de la plataforma, tendrás que volver a contratar la maquetación completa.”
  • Hazlo tú mismo: Kevin recomienda Book Design Templates, una web especializada en plantillas para libros que cuenta con más de cincuenta diseños diferentes y cuyos precios oscilan entre los 29$ y los 59$. En mi caso, pude maquetar en Word, gracias a tutoriales de Internet. Es un proceso más largo, pero gratuito.

Portada 📕📓

A la hora de elegir tu portada, Kevin recomienda crear un concurso en Freelancer, una web similar a Upwork. Kevin explica de maravilla cómo hacerlo, así que, le cedo la palabra:

“Accede a la página web freelancer.es y pincha en el botón «Publica tu proyecto» que aparece arriba a la derecha. Describe tu proyecto e indica qué habilidades deben tener los freelancers que participen (por ejemplo: diseño gráfico, ilustración, Photoshop, …). Ahora te preguntará cómo te gustaría encargar el trabajo, es decir, si «Publicar un proyecto» o «Iniciar un concurso». Una vez hayas seleccionado «concurso», elige tu presupuesto, cuántos días quieres que dure la competición y si quieres que el premio esté garantizado.

Por si la posibilidad de crear un concurso no fuese ya algo brutal, una vez se haya cumplido el plazo que fijaste al crear tu proyecto tienes la posibilidad de crear una encuesta de forma automática para que tus amigos y conocidos te ayuden a elegir la propuesta ganadora.

Truco de Kevin: para ahorrarte tiempo y gastos posteriores innecesarios de adaptación de tu portada al tamaño final de tu libro, sube la plantilla que te proporciona Amazon en el momento de crear tu concurso (junto con los diseños que incluyas en tu propuesta). Para conseguir esta plantilla, entra en: kdp.amazon.com/cover-templates, elige el mismo tamaño que usaste para la maquetación de tu libro, indica el número de páginas de tu documento, selecciona el color del papel (blanco, crema o color) y pincha en «Descargar plantilla de cubierta».”

Palabras clave 🔐

Como comentábamos a la hora de elegir título, las palabras clave son la “clave” (valga la redundancia) para posicionar tu libro en Amazon. Para que una palabra clave sea efectiva, debe tener un volumen de búsquedas suficiente, poca competencia y que estas sean rentables.

  •  Encontrar keywords con un volumen de búsquedas suficiente.
    • Para ello, utiliza la barra de búsquedas de Amazon y empieza a escribir lentamente cada una de las palabras o frases clave que has ido anotando o te parecen interesantes y estén relacionadas con tu temática. Amazon autocompletará tu búsqueda, apareciendo en las primeras posiciones las palabras clave más buscadas.⠀
  • Cómo saber qué keywords tienen menor competencia.
    • Para ello, escribiremos las palabras clave en la barra de búsquedas de Amazon y anotaremos el número de resultados que arroja. Cuanto menor sea este número, menor competencia habrá.
  • Encontrar keywords por las que los lectores paguen: Kevin lo explica perfectamente en su obra:
    • Introduce la palabra clave en la barra de búsquedas de Amazon.
    • Anota la posición en el ranking de Amazon de los diez primeros libros que arroje tu búsqueda, fijándonos en el ABSR.
    • Suma las posiciones de estos libros y divide el resultado entre 10.
    • Compara este resultado para las diferentes palabras clave analizadas. Aquellas con un número menor serán las que mayor potencial de ventas tengan.
absr Amazon KDP

Categorías 🗂

Las categorías de tu libro son imprescindibles para que este se posicione de forma orgánica. Para hallar las mejores categorías para tu obra, revisa las de otros libros similares, en el apartado «Detalles de producto».

escribir un libro con Amazon KDP
Las categorías de «Vivir de mi libro».

Kevin nos deja un truco muy útil: mandando un correo al soporte de Amazon KDP, puedes pedir que añadan tu libro hasta a 10 categorías diferentes, en lugar de las 2 predeterminadas.

Precio 💸

A la hora de poner un precio a tu obra, puedes valerte de las comparaciones. Investiga qué precios maneja tu competencia y juega. No tengas miedo de equivocarte con el precio, ya que Amazon KDP te permite modificarlo en cualquier momento.

vender tu obra en Amazon
«Bueno, creo que 1000€ por libro es un precio inicial justo…».

Puedes aprovecharte de las Promociones, un servicio que Amazon pone a tu disposición. Dentro de estas, la más interesante es Kindle Countdown Deals:

  • Como explica Kevin: “Lo único que tienes que hacer es seleccionar una fecha de inicio y una fecha de finalización (con un máximo de siete días), la cantidad de aumentos de precio (con un máximo de cinco tramos) y el precio inicial. Imaginemos que tienes un Kindle cuyo precio normal es de 9,99€ y decides programar este tipo de promoción de lunes a viernes, con tres aumentos de precio y un precio inicial de 1,99€. Con esta configuración Amazon mostraría tu libro a 1,99€ durante 37 horas, a 3,99€ durante las siguientes 37 horas y a 5,99€ las últimas 38 horas antes de volver a su precio original de 9,99€.”

Vende tu libro

Ya hemos ultimado detalles, por lo que tu obra está preparada para ser publicada. Pero, antes de dar el paso, es imprescindible diseñar una estrategia de lanzamiento, así como tener en cuenta otros factores que repercuten en las ventas.

Estrategia de lanzamiento🚀🚀

Los dos factores determinantes para que tu libro tenga éxito durante su lanzamiento son las ya mencionadas categorías y las ventas en 24 horas.

Cómo reventar las ventas en 24 horas

  • Reúne un equipo de lanzamiento: contacta a familiares y amigos para que, cuando publiques tu libro, sean los primeros en comprarlo (es recomendable que sean unas 20 personas). La clave es que todos ellos lo compren el mismo día, por lo que es una buena idea rebajar el libro digital a 0’99€, durante el tiempo que tu equipo de lanzamiento lo deba comprar. Según Kevin, estas son las claves para un lanzamiento exitoso, que te encumbre a los primeros puestos de tus categorías:
    • Prepara tu equipo de lanzamiento una semana antes de que planees publicar.
    • Publica tu libro en Amazon poniendo tu Kindle a 0,99€.
    • Cuando tu libro aparezca en Amazon, escribe a KDP y solicita las diez categorías para cada libro: físico y digital.
    • Cuando te confirmen que ha sido añadido a las categorías solicitadas, contacta con tu equipo de lanzamiento y recuérdales que deben hacer la compra ese mismo día.
    • Pasadas 48 horas, modifica el precio de tu libro si lo deseas. 

Página de autor 🖋

¿Te has fijado en que, cuando compras un libro famoso en Amazon, existe una página de autor, que resume su biografía y sus obras? Crear tu página de autor te permitirá profesionalizar tu imagen, así como incluir vídeos y enlaces. Para crearla, entra en Amazon Author Central y registra tu perfil.

Amazon Author Central
Así se ve la mía.

Reseñas ⭐⭐⭐⭐⭐

Las reseñas son la clave del éxito en Amazon. Nada le gusta más a papá Amazon que las 5 estrellitas y las reseñas extensas. Veamos cómo conseguirlas:

  • Tu equipo de lanzamiento: nada mejor que tu equipo de lanzamiento para conseguir las primeras reseñas. Si tu equipo está formado por más de 15 personas, será suficiente para que Amazon lo interprete como un libro fiable.
  • Busca comentaristas en Amazon: examina las reseñas de otros libros similares al tuyo y contacta con aquellas personas que han aportado ideas de valor. Puedes mandarles una copia gratuita, a cambio de que dejen su reseña.
  • Pide tu reseña al final del libro: para ello, nada mejor que compartir el link directo a tu reseña. Puedes crear este enlace añadiendo el ASIN de tu libro al siguiente enlace: amazon.es/review/create-review?&asin=
Amazon Kindle
Embudo de ventas extraído del libro «Vivir de mi libro», de Kevin Albert.

El método DTP: gana 600€ al mes garantizados con tu libro

Llegamos al final, al Santo Grial del libro de Kevin Albert: el método Divide, Traduce y Promociona (DTP). En este punto, tu libro ya está disponible en Amazon, pero Kevin quiere llevarnos un paso más allá, ofreciendo una fórmula para garantizar 600€ mensuales por libro. Veámoslo.

Divide tu libro ➗

“¿Y si divides tu libro por capítulos y los publicas de forma independiente como short reads o minilibros?” Kevin ha dado con la tecla. 

Como él mismo explica, el objetivo será dividir tu obra en fascículos o secciones que, por ellos mismo, puedan publicarse como minilibros. De esta forma, puedes extraer varios minilibros de un libro completo, multiplicando el alcance y las ganancias.

Como le ocurrió a Kevin, al principio tenía la impresión de que estaría vendiendo libros incompletos. Pero, tal como él comenta, y siempre que el minilibro esté cuidado y sea útil, estás vendiendo libros ultraespecíficos, a un precio menor y, en ocasiones, más útiles que los libros completos. Puedes crear series y dar la opción al lector de elegir aquellos que desea o no elegir.

vender tu libro online
El ejemplo de los minilibros y las series de Kevin Albert.

Un truco que me ha parecido muy interesante es ir publicando los minilibros a medida que escribes el libro completo. De esta forma, podrás medir tu progreso y darte ese empujón de motivación de ver publicada parte de tu obra.

Traduce tu obra🔤

Una vez escrito, puedes traducir tu libro a los idiomas que desees, aumentando tu cuota de mercado. Para ello, lo mejor es que lo dejes en manos de un profesional. Puedes encontrar traductores en UpWork (por menos de 100€ por cada 10.000 palabras traducidas) o de forma gratuita (a cambio de un porcentaje de las ventas) en webs como Babelcube.

Promociona 💹

Finalmente, puedes utilizar tu libro para promocionar tus servicios u otros productos. Si no tienes ningún otro producto, puedes vender los de otras personas, mediante sistemas de afiliación. Si te interesa, puedes encontrar cientos de cursos disponibles para su afiliación en Hotmart.


Conclusión

Y, hasta aquí esta miniguía. Como he ido comentando a lo largo del artículo, te aconsejo leer la obra completa, ya que me he dejado muchas cosas en el tintero. Puedes conseguirla aquí:


Dicho esto, recordarte que he sacado mi nuevo libro, «Cómo mi caniche se convirtió en San Bernardo». Si te gusta el humor y el desarrollo personal, esta obra es para ti. Si te animas a leerlo, no te olvides de dejarme tu reseña en Amazon. Que, como sabes, es muy importante. 😉

Un abrazo y nos leemos pronto,

-Javier

«The Mom Test», de Rob Fitzpatrick: aprende de tus clientes

Como quizá sabréis, estoy estudiando LEINN (Liderazgo, Emprendimiento e Innovación), un grado universitario enfocado al emprendimiento. Uno de los indicadores de la carrera son las visitas a clientes, algo que no es especialmente mi fuerte.

Para entender mejor el proceso, decidí buscar libros sobre «customer care». Encontré «The Mom Test», de Rob Fitzpatrick, y, al darme una visión distinta del tema, lo traigo al blog, para ponerlo en común. Pero, antes, veamos por qué este libro es diferente.

The Mom Test, un libro anti-vendehumos

Para empezar, Rob es un técnico, no un vendedor. Como él mismo explica: «Introvertido y malo en las reuniones.» Vamos, que no es Tony Stark.

Rob Fitzpatrick
«¡Qué demonios! … Soy, Sales Man»

Estamos acostumbrados a leer libros sobre ventas y captación de clientes, escritos por profesionales del noble arte de vender (o de crear una necesidad que no tenías antes y que solo su producto puede resolver). Sin embargo, The Mom Test se aleja de esta perspectiva tan común del mundo de las ventas.

Rob es un tío introvertido, sin un talento natural para el trato al cliente. Y, lo que quiere demostrar con esta obra es que, cambiando el enfoque, hasta él ha sido capaz de extraer valiosas lecciones de los demás, imprescindibles a la hora de lanzar proyectos exitosos.

¿Por qué The Mom Test?

El nombre de la obra es peculiar, pero tiene su sentido. Lo que Rob plantea es que, al acabar de leerlo, seas capaz de tener una reunión con el cliente más imparcial que existe: tu señora madre.

La madre de cualquier emprendedor dispone de toneladas de optimismo. Con tal de evitar que su hij@ fracase, es capaz de extraer feedback positivo por un tubo. Y, aunque las madres son lo mejor y lo hacen con buena intención, no son Jeff Bezos o Bill Gates.

A la hora de lanzar tu proyecto o idea no solo necesitas palabras de ánimo, sino opiniones sinceras. Y, eso es lo que persigue este libro: poder obtener feedback (positivo y negativo) hasta de la persona que más te quiere, sin sentir que te está atacando.

Cómo superar el Mom Test

Si alguna vez has tenido que contactar con un cliente para extraer información sobre tu proyecto, lo más normal es que hayas empezado por contarle tu idea. Parece lógico, ¿cómo voy a recabar ideas y datos sobre mi futuro negocio sin contarle a los demás de qué trata? ¡Meecc! Primer error.

El mayor error a la hora de plantear una reunión con un posible cliente es contarle tu idea nada más empezar. Una vez hecho esto, el tema se pone personal y, con tal de no herir tus sentimientos, es probable que el cliente potencial se valga de mentiras piadosas (al igual que haría tu madre).

madre
«Qué quieres que te diga, hija. Eso de la batamanta no me convence mucho, pero si te hace ilusión…»

Pongamos un ejemplo para entenderlo mejor. Imagina que estás desarrollando una aplicación para llevar las finanzas. Lo más común sería empezar así una entrevista de clientes:

– «Estoy desarrollando un app para gestionar las finanzas (he dejado mi trabajo por ello y es mi única oportunidad para no vivir debajo de un puente). ¿Te importaría probarla y darme tu opinión? (que espero que sea buena y no me quite la ilusión)»

Dramático, ¿verdad? He exagerado, pero, lo que es cierto es que la gente no quiere dejarte en mal lugar si no les gusta tu proyecto, por lo que tenderán a aportar opiniones sesgadas. Para eliminar ese componente emocional, podemos darle la vuelta a la pregunta:

– «Estoy estudiando el tema de las finanzas personales. ¿Cuál dirías que es tu mayor obstáculo o problema a la hora de gestionar tu dinero?»

De esta forma consigues dos cosas: averiguar cómo tu cliente afronta sus problemas y no caer en compromisos personales. Sencillo, pero efectivo.

Las 3 reglas

Existen 3 reglas básicas para superar el «Mom Test» y conseguir reuniones exitosas:

  1. Habla de la otra persona y su vida, en lugar de tu idea.⠀
  2. Pregunta sobre detalles específicos del pasado, en lugar de opiniones del futuro.⠀
  3. Habla menos y escucha más.

Ya hemos visto cómo afrontar la primera, por lo que pasemos al tema de las preguntas. Antes de empezar, hay algo que debes entender:

Las conversaciones con clientes son malas por defecto. Es nuestro trabajo arreglarlas.

¿Qué quiere decir esta frase tan optimista? Que, por norma general, las conversaciones suelen irse por las ramas y atraparse en bucles. Y, también por norma general, suele ser debido a no hacer las preguntas adecuadas.

Rob nos plantea una serie de preguntas, distinguiendo entre aquellas que son útiles o no a la hora de tratar con los clientes:

  • ¿Crees que es una buena idea?: mala, las opiniones no valen nada. Es el mercado el que decide si la idea triunfa o fracasa.
  • ¿Comprarías un producto que hiciese X?: mala, todo aquello que concierne al futuro suele ser una mentira optimista. Puedes sustituir la pregunta por ¿cómo resuelves actualmente X problema y cuánto te está costando?
  • ¿Cuánto pagarías por X?: mal, la gente tiende a responder con mentiras piadosas (sobre todo, si son personas cercanas). Puedes sustituir la pregunta por, ¿cuánto te cuesta solucionar X problema?
  • ¿Qué haría tu producto perfecto?: buena o mala, depende cómo la enfoques. Generalmente, la gente sabe cuáles son sus problemas, pero no cómo resolverlos.
  • ¿Por qué te molesta X?: buena pregunta, conocer las motivaciones de tu cliente es el primer paso para resolver sus problemas.
  • ¿Qué más has probado?: buena pregunta. Si alguien no está buscando vías de resolver el problema al que intentas dar solución, lo más probable es que tampoco quieran la tuya.
  • ¿Cómo estás lidiando con esto ahora?: buena pregunta. Es raro que alguien te diga exactamente cuánto pagará por tu producto o servicio, pero, mediante esta pregunta, serás capaz de saber cuánto está invirtiendo en paliar sus problemas.
  • ¿Con quién más debería hablar?: muy buena pregunta. Es la mejor forma de acabar una conversación, ya que te abre la puerta a nuevos contactos.
  • ¿Hay algo más que debería preguntar?: buena pregunta. Normalmente, la gente quiere ayudarte, pero raramente lo harán si no les das una excusa para hacerlo.

«Las malas conversaciones con clientes no son solo inútiles. En el peor de los casos, pueden convencerte de que vas por el buen camino, cuando no tiene por qué ser así.»

Haz buenas preguntas, evita hablar demasiado de tu idea y, por encima de todo, deja hablar a los demás. Cuanto más escuches a los demás, mejor entenderás sus problemas.


Evitando la información engañosa

En ocasiones, por mucho que intentes seguir las reglas básicas del «Mom Test», puede ocurrir que la mala información se interponga en tu camino. Existen 3 tipos de información engañosa:

  • Cumplidos.
  • Banalidades (generalidades, hipótesis, futuro, etc).
  • Ideas.

A menudo, recogemos mala información voluntariamente, debido a que hacemos las preguntas equivocadas. Pero, incluso siguiendo el «Mom Test», las conversaciones suelen irse por las ramas. Veamos cómo evitar los 3 tipos de mala información.

Cumplidos

La mejor manera de escapar de la desinformación que generan los cumplidos es evitarnos completamente. Para ello, es clave no hablar demasiado de tu idea y centrarse en los hechos tangibles.

Exsiten varios síntomas que pueden alertarte de que te estás dejando llevar por los cumplidos:

  • Durante la reunión: frases como «¡gracias!» o «me alegro de que te guste».
  • De vuelta a la oficina: afirmaciones como «la reunión ha ido genial», «estamos recibiendo mucho feedback positivo» o «a todas las personas con las que he hablado les encanta la idea».

Para evitar que se te suba el ego y no te afecten los cumplidos, toma ejemplo de Kanté:

Banalidades

Las banalidades son aquellas hipotéticas frases y afirmaciones que dice el posible cliente y que nos hacen llenan de falsas ilusiones. Las más importantes son:

  • Reclamaciones genéricas: «Yo solía..», «Siempre…», «Yo nunca…»
  • Promesas de futuro: «Yo haría…», «Haré…».
  • Quizás hipotéticos: «Podría…», «Quizá…»

Pero, si tienes que huir de una banalidad, huye de la más grande y peligrosa:

«Definitivamente, lo compraría».

– Un posible cliente que nunca te comprará.

Excavar entre las ideas

Los emprendedores viven ahogados en ideas. Y, aun así, las personas adoran darles más.

Durante una reunión con clientes, es común que se cambien los roles y sea el propio cliente el que nos ofrece ideas. Son buenas noticias, ya que reflejan el entusiasmo del cliente en tu idea, pero no hay que dejarse arrastrar por ellas. La clave consiste en excavar en ellas y extraer las motivaciones que las provocan.

Preguntas para excavar en las ideas de los demás:

  • Preguntas de solicitudes de funciones de tu proyecto:
    • ¿Por qué quieres eso?
    • ¿Qué te permitiría hacer eso?
    • ¿Cómo estás lidiando con ello actualmente?
    • ¿Crees que podemos agregar algo más al proyecto?
    • ¿Cómo encajaría eso en tu vida?
  • Preguntas para excavar en señales emocionales del cliente:
    • Cuéntame más sobre eso…
    • Parece que eso te molesta, ¿hay algo detrás?
    • ¿Por qué te disgusta tanto?
    • ¿Por qué no has podido arreglar esto ya?
    • ¿Por qué te ha ilusionado tanto?

«Debes entender las ideas de los demás, pero no obedecerlas.«


Haz preguntas importantes

La mejor forma de evitar caer en información engañosa es haciendo las preguntas adecuadas. Una pregunta es importante cuando su respuesta puede cambiar o refutar por completo tu proyecto. Cada vez que hables con un cliente, debes hacerle preguntas que tengan el potencial de destruir tu hipotético proyecto.

«Debes tener miedo de, al menos, una de las preguntas que hagas durante la reunión.«

Antes de tener una reunión, elabora una lista de tus 3 preguntas más importantes. Hagas lo que hagas durante la conversación, asegúrate de plantear estas 3 preguntas a tu cliente. Y, una vez acabes la reunión, decide cuáles van a ser las 3 próximas preguntas.

Para saber si el problema que intentamos resolver realmente importa, es necesario abordar una visita a clientes desde un plano más general. Una vez identificada la importancia del problema, podemos enfocarnos en él. Un error común es asumir que nuestro cliente tiene cierto problema, aun si habérselo preguntado antes.

¿Dónde está el riesgo?

Si estás desarrollando un producto, es normal centrarte en acabarlo antes de enseñarlo al mundo. Cuando eso pase, debes entender que existen 2 tipos de riesgo:

  • Riesgo en el producto:
    • ¿Puedo construirlo?
    • ¿Puedo hacerlo escalable?
    • ¿Seguirán usándolo?
  • Riesgo en el mercado:
    • ¿Lo querrán?
    • ¿Pagarán por ello?
    • ¿Será suficiente para el mercado?

Que tu proyecto solamente tenga riesgo en el producto no quiere decir que no debas hablar con nadie ni validar tu idea. De lo contrario, puede que trabajes en algo que nadie quiere comprar.


¿Cómo preparar una reunión?

Keeping it casual

«Keep it casual» es la mejor forma de iniciar interacciones con clientes. Aprender sobre un cliente y sus problemas a través de una charla distendida y casual funciona mucho mejor que una reunión formal.

No hace falta agendar una reunión para descubrir más sobre tu mercado. Si estás aprendiendo sobre el negocio de la hostelería, puedes empezar por acercarte al bar de la esquina y hablar con el dueño de cómo maneja el negocio.

mom
«¿Y qué producto utilizas para matar las cucarachas?»

A menudo, hablar abiertamente con los demás es la mejor forma de recabar información valiosa. Si sientes que te están haciendo un favor hablando contigo, probablemente lo estés haciendo demasiado formal.

Sal de la friend-zone

Cuando no avanzas en tus interacciones con clientes, estos se convierten en zombies: clientes potenciales que siguen teniendo reuniones contigo, pero que nunca se deciden a dar el paso y comprar.

Como en las relaciones, la única forma de salir de esta friend-zone es darle al cliente una oportunidad inequívoca para comprar o rechazarte. «No es un verdadero cliente potencial hasta que no le has dado la oportunidad de rechazarte (y no lo hace, claro está).»

Ten claro el propósito

Las reuniones son un éxito o un fracaso, pero no existe una reunión que «vaya bien». Si una reunión «ha ido bien», ha sido inútil y se deber a varias razones:

  • Has pedido su opinión sobre tu idea (es decir, te has centrado en recibir cumplidos, en lugar de datos reales).
  • No has sabido marcar unos siguientes pasos ni pedirle un compromiso claro.

De hecho, si no sabes lo que sucede después de una reunión de ventas ni los siguientes pasos, la reunión no fue útil. Necesitas compromiso con tu proyecto, y ese compromiso es latente cuando un cliente:

  • Acuerda contigo una futura reunión con objetivos marcados. Para ello, es bueno finalizar una reunión con la pregunta «¿Cuáles son los siguientes pasos?«
  • Te introduce a otras personas o equipos.
  • Te facilita un contacto valioso.
  • Invierte en tu proyecto.
  • Se apunta al «pre-order» de tu producto.
  • Etc.

Siempre que agendes una reunión, ten claro por qué quieres tenerla y que esperas obtener. Esto te permite establecer un marco para la reunión, algo imprescindible para que, tanto tú como tu cliente, podáis saber a lo que vais.

Define tu público

Cuando no defines tu público objetivo, acabas recibiendo señales confusas y surgen 3 problemas:

  • Te sientes sobrepasado por la multitud de opciones y no sabes por dónde empezar.⠀
  • No avanzas, pero tampoco puedes probar que lo estás haciendo mal.⠀
  • Recibes feedback contradictorio y acabas hecho un lío.

«Antes de poder servir a todo el mundo, necesitas servir a alguien.» Si no estás encontrando problemas y objetivos recurrentes, puede que tu público siga siendo demasiado amplio.

Comparte

Cuando todo el aprendizaje del cliente se almacena en la cabeza de una persona, estamos ante un cuello de botella. Los aprendizajes de las visitas a clientes deben cristalizarse y compartirse con el equipo. En LEINN, resolvemos este problema con los Post Motorola, una herramienta clave para extraer conclusiones de las visitas a clientes.

Para hacer un buen Post Motorola se necesita:

  • Un buen Prework: para ello, será clave redactar las 3 preguntas clave antes mencionadas. En esencia, la pregunta más importante que debemos hacernos antes de la reunión es «¿Qué quiero aprender de esta persona?»
  • Una reunión centrada en la persona y con preguntas útiles (con todo lo visto a lo largo de este post).
  • Plasmar el aprendizaje: revisa las notas que has tomado durante la reunión, plásmalas, redacta los siguientes pasos y las 3 próximas preguntas clave y compártelo con el equipo.

Rob nos ofrece una guía para alcanzar una reunión exitosa:

  • Antes de la reunión:
    • Segmenta a tu público.
    • Decide cuáles son las 3 preguntas clave.
    • Si es necesario, decide los próximos pasos tras la reunión.
    • Haz un prework sobre tu cliente, su recorrido y sus aspiraciones y problemas.
    • Pregúntate qué quieres aprender con la reunión.
  • Durante la reunión:
    • Establece un marco para la conversación.
    • Keep it casual.
    • Haz preguntas objetivas y evita caer en cumplidos, ego o banalidades.
    • Toma notas.
    • Descubre si tu cliente es un posible comprador dándole la oportunidad de rechazarte.
    • Cierra unos siguientes pasos.
  • Después de la reunión:
    • Repasa y comparte las notas con tu equipo.
    • Cristaliza el conocimiento en un documento y guárdalo.
    • Decide las siguientes 3 preguntas clave de la próxima reunión.

Conclusión

Elegí «The Mom Test» porque no entendía cómo enfocar las reuniones, ya que sentía que estaba haciéndolas por hacer, con el único fin de llegar al indicador de la carrera. Y, gracias a este libro, me voy con las cosas más claras.

A partir de ahora, implementaré el hacer mejores preguntas, además del concepto de las 3 preguntas más importantes (antes y después de la reunión). Aunque el libro ofrece distintas herramientas, creo que lo más importante es el cambio de mentalidad: el cliente no es alguien al que sacar el dinero, sino alguien del cual aprender. Es algo que ya sabía (como todos, creo), pero nunca está de más recordarlo.

Sin mucho más que decir, te dejo el enlace al libro completo:

Te leo en los comentarios y en la newsletter. En el próximo post, más y mejor. O eso espero. 🙂

Un abrazo,

– Javier

«Atomic Habits» (James Clear): la guía para construir hábitos

habito

El libro de hoy es «Atomic Habits», de James Clear, uno de mis libros preferidos sobre la creación y mantenimiento de hábitos. Si quieres afianzar un nuevo hábito (leer, hacer el pino-puente a las 2 a.m., ducharte de vez en cuando, etc), este libro es para ti.

Como ya es costumbre (o hábito), haré un breve resumen de lo que he extraído de la obra. Y, al final, te enseñaré cómo he aplicado las enseñanzas de libro en mi día a día.

¿De que va «Atomic Habits»?

Empecemos por lo obvio: ¿qué es un hábito?

Un hábito es una rutina o conducta que se practica con regularidad y, en muchos casos, de manera automática.

James Clear

Después de esta aclaración que nadie necesitaba, vayamos a lo importante: ¿qué demonios son los «atomic habits» o «hábitos atómicos»? Esto es lo que dice James al respecto:

«Los hábitos atómicos son pequeños hábitos que forman parte de un sistema mayor. Así como los átomos son los ladrillos que conforman las moléculas, los hábitos son los ladrillos de los resultados extraordinarios. Los hábitos son como los átomos de nuestras vidas.

Cada uno es una unidad fundamental que contribuye a la mejora en general. Al principio estas pequeñas rutinas parecen ser insignificantes, pero pronto se acumulan y se convierten en un combustible que genera ganancias tan importantes que sobrepasan con creces el costo de las inversiones iniciales. Son al mismo tiempo pequeños y poderosos.«

James apunta algo que yo comparto y considero la clave de los verdaderos cambios: «la calidad de nuestra vida depende de la calidad de nuestros hábitos.» Pues bien, «Atomic Habits» nos enseña cómo afianzar esos hábitos positivos, mejorando la calidad de nuestra vida.

¿Cómo funcionan los hábitos?

Tus hábitos son una serie de soluciones automáticas que resuelven los problemas y presiones que enfrentas regularmente. Es decir, son los atajos que utiliza el cerebro para hacernos más fácil la vida.

hacker
Reyes de los hábitos, sois los verdaderos hackers de la sociedad.

Tal y como explica James, existen 4 fases o pasos esenciales para desarrollar hábitos: señal, anhelo, respuesta y recompensa.

proceso

Si una conducta resulta insuficiente en cualquiera de las cuatro etapas (señal, anhelo, respuesta y recompensa), no se convertirá en un hábito:

  • Si eliminas la señal, tu hábito nunca va a comenzar.
  • Si reduces el anhelo, no encontrarás suficiente motivación para actuar.
  • Si la conducta es demasiado difícil, no serás capaz de realizarla.
  • Y si la recompensa es incapaz de satisfacer tu deseo, entonces no habrá una razón para que la repitas en el futuro.

Sin los primeros 3 pasos, la conducta no ocurrirá. Sin el cuarto paso, la conducta no se repetirá.

De esta forma, el proceso de afianzar un hábito se convierte en un ciclo que se retroalimenta. Es un proceso automático, pero que, una vez hecho consciente, te permite entender cómo se forjan los hábitos.

ciclo

A su vez, estas 4 etapas pueden dividirse en 2 fases: la fase del problema y la fase de la solución. A continuación, te dejo un ejemplo práctico, para que lo entiendas mejor:

fases
fases ejemplo

Acumulación de hábitos y mesetas

A la hora de definir qué son los hábitos atómicos, James plantea el concepto de acumulación de ganancias. De aquí, nace la Agregación de Ganancias Marginales.

La Agregación de Ganancias Marginales es una filosofía que aspira a alcanzar un pequeño margen de mejora en todo lo que se hace (mejorar un 1% cada uno de los componentes de tu vida). Siguiendo esta filosofía, y en tan solo un año, terminarás siendo 37 veces mejor.

Los hábitos son el interés compuesto de la superación personal. Y, para que te quede más claro, observa esta gráfica:

mejora

Sin embargo, para alcanzar este margen de mejora, es necesario superar lo que James llama «abismo de desilusión». Este abismo es lo que, en cristiano, definimos como ese período en el que intentas afianzar un hábito pero no ves ningún resultado.

Para que los hábitos generen un verdadero cambio, deben rebasar la Meseta de Potencial Latente, ese período de desilusión tras la motivación inicial. El trabajo no se desperdicia, sino que se acumula y, si persistes, los resultados se darán.

meseta potencial

Desciende al nivel de tus sistemas

Las metas son los resultados que quieres obtener. Los sistemas son los procesos que sigues para alcanzar esos resultados.

Cuando pasamos demasiado tiempo pensando en nuestras metas en lugar de diseñar sistemas, surgen diversos problemas:

  • Problema 1: los ganadores y perdedores comparten las mismas metas.
  • Problema 2: alcanzar una meta consiste únicamente en un cambio momentáneo.
  • Problema 3: las metas restringen la felicidad (al contrario que centrarse en el proceso).
  • Problema 4: las metas no coinciden con el progreso a largo plazo (el propósito de definir metas consiste en convertirse en un ganador de una sola ocasión. El propósito de construir sistemas consiste en seguir participando en el juego).

Todos nos planteamos metas a la hora de empezar un nuevo hábito, pero ponemos poca atención en los sistemas que nos permitirán conseguir los resultados. Tener metas está muy bien, pero, sin un plan, la ilusión no dura mucho.

«No te eleves al nivel de tus metas. Desciende al nivel de tus sistemas.«

James Clear

La identidad de tus hábitos

Afianzar un nuevo hábito supone cambios. Pero, ¿los enfocamos de forma correcta? Veamos lo que propone James.

Existen 3 capas de cambio, de externo a interno: resultados, procesos e identidad. Los resultados se tratan de lo que obtienes. Los procesos se tratan de lo que haces. La identidad se trata de lo que crees.

atomic habits

Por lo general, planteamos la consecución de un nuevo hábito basándonos en los resultados que queremos obtener. Un ejemplo muy claro es el siguiente: «Quiero afianzar el hábito de ir al gimnasio, para perder 7 kilos en un mes».

Sin embargo, la clave es construir hábitos basados en cambios de identidad. Con este planteamiento empezamos por enfocarnos en quién queremos llegar a ser, en lugar de en qué queremos conseguir.

De esta forma, el ejemplo anterior pasaría de «Quiero afianzar el hábito de ir al gimnasio, para perder 7 kilos en un mes» a «Quiero mejorar mi salud y verme como una persona deportista, por lo que he decidido afianzar el hábito de ir al gimnasio.» Las cosas cambian.

hábitos atómicos

Cuando tu conducta y tu identidad están completamente sincronizadas, ya no intentas lograr cambios de conducta. Simplemente estás actuando como la persona que tú crees que eres. Para bien o para mal (de ahí que los hábitos negativos sean tan difíciles de erradicar).

Así, tus hábitos se convierten en la manera de encarnar tu identidad. Como curiosidad, «Identidad» procede del latín y significa «repetición del existir». Por tanto, la manera más práctica de cambiar quién eres, es cambiar lo que haces.

Para cambiar tu identidad a través de los hábitos, puedes usar preguntas guía. Tomando el ejemplo del gimnasio y la salud, puedes hacerte la siguiente pregunta cada vez que tengas que hacer la compra o decidir tus comidas: ¿qué es lo que una persona sana haría?

«La manera más práctica de cambiar quién eres, es cambiar lo que haces.»


Las 4 Leyes del Cambio de Conducta

¿Recuerdas las 4 leyes para afianzar un hábito (señal, anhelo, respuesta y recompensa)? A continuación, entraremos más en detalle en cada una. A grandes rasgos, este es el esquema práctico para crear nuevos hábitos:

leyes hábitos
leyes antihábitos

Te recomiendo seguir leyendo, pero, si tienes prisa, puedes usar 4 preguntas para afianzar un hábito:

  • ¿Cómo lo puedo hacer obvio?⠀
  • ¿Cómo lo puedo hacer atractivo?⠀
  • ¿Cómo lo puedo hacer sencillo?⠀
  • ¿Cómo lo puedo hacer satisfactorio?

PRIMERA LEY: Hacerlo obvio

La primera regla para que un hábito pueda ser afianzado es hacerlo obvio. Es decir, que sea tan claro que te resulte más difícil no hacerlo que hacerlo. Para ello, debemos empezar por tener consciencia de nuestros hábitos actuales.

Con este fin, podemos usar el Ejercicio del Registro de Hábitos. Este consiste en hacer una lista de tus hábitos diarios, analizando si el hábito o conducta es positivo (+), negativo (-) o neutro (=). Si tienes dudas a la hora de analizarlos, pregúntate: ¿Este hábito me ayuda a convertirme en la persona que quiero llegar a ser? Este podría ser un ejemplo:

  • Despertar =
  • Apagar la alarma =
  • C*garme en todo –
  • Revisar mi teléfono –
  • Ir al baño =
  • Cortarme la uña del dedo gordo+
  • Bañarme +
  • Etc.

Debes tener consciencia de tus hábitos antes de que puedas cambiarlos. A la par que el Ejercicio de Registro, puedes usar la estrategia Pointing-and-Calling (señalar y verbalizar). Un ejemplo de la estrategia Pointing-and-Calling es el siguiente (poniendo que queremos adelgazar y tenemos un pastel delante): «Estoy a punto de comerme el pastel, algo que no necesito y dañará mi salud».

Herramientas esenciales

Una vez siendo consciente de tus hábitos, pasaremos a implementar nuevos. Podemos usar la Intención de implementación: plan que se establece de antemano para definir cuándo y dónde se va a actuar o llevar a cabo un hábito. La manera más sencilla de implementar la estrategia es rellenar la siguiente oración:

Yo haré [CONDUCTA] a las [TIEMPO] en [LUGAR]

(«Yo meditaré durante un minuto a las 7 a.m. en mi cocina», «Yo estudiaré inglés durante 20 minutos a las 6 p.m en mi cuarto», etc).

Otra gran fórmula es la Acumulación de hábitos: estrategia que permite encadenar hábitos. La clave es encadenar un hábito afianzado con aquel que queremos implementar, mediante la siguiente fórmula:

«Después de [HÁBITO ACTUAL], yo haré [NUEVO HÁBITO]»

(«Después de servirme mi café cada mañana, voy a meditar durante un minuto»). Este proceso puede repetirse hasta el infinito, encadenando varios hábitos, uno tras otro.

acumulación

El espacio importa

El entorno es uno de los mayores disparadores de nuestros hábitos, tanto de los positivos como de los negativos. Si quieres cuidarte más pero tu despensa está llena de comida basura, es muy difícil que puedas resistir la tentación.

La clave es modificar tu entorno para potenciar los hábitos que quieres implementar y dificultar los hábitos negativos. Tomar una buena decisión es sencillo y natural cuando las señales para los buenos hábitos están justo frente a ti.

«El diseño de ambientes te permite tomar el control y volverte el arquitecto de tu vida. Sé el diseñador de tu mundo y no solamente un consumidor dentro de él.»

James Clear

Una buena idea es crear nuevas rutinas y hábitos en un lugar nuevo, para romper con antiguos patrones y comportamientos. Además, puedes seguir el mantra «Un solo lugar, un solo uso», es decir, reservar un espacio concreto para cada hábito. Ejemplo: reservar el escritorio de tu habitación para estudiar y nada más (de esta forma, cada que vez que te sientas estarás predispuesto a abrir los apuntes).

wc
¿Recordáis cuando el váter era el lugar donde solo se leía la etiqueta del champú? Las cosas han cambiado y los hábitos, también.

Las personas «disciplinadas» son capaces de estructurar sus vidas de tal forma que no requieren un poder de voluntad y un autocontrol heroicos. Pasan menos tiempo en situaciones que son tentadoras. De hecho, las personas con el mejor autocontrol son las que, por lo regular, menos tienen que usarlo.

Para ello, aplican la inversa de la Primera Ley: en lugar de «hacerlo obvio«, debes «hacerlo invisible». Modifica tu ambiente para minimizar las tentaciones negativas y aumentar las positivas. Esa es la clave de (casi) todo.

SEGUNDA LEY: Hacerlo atractivo

Todos coincidimos en que los «malos hábitos» son muy tentadores. Esto es así porque todas las conductas que son muy proclives a convertirse en hábitos (consumir drogas, comer comida chatarra, jugar videojuegos, etc) están asociadas con niveles altos de dopamina.

Lo que quizá no sepas es que es la anticipación de la recompensa, no su obtención, lo que hace que nos pongamos en acción. La siguiente gráfica lo explica perfectamente:

dopamina habitos

Sabiendo esto, podemos utilizar a nuestro favor. Para ello, James recomienda utilizar la Acumulación de tentaciones: unión de una acción que quieres hacer (ver Netflix) con una acción que necesitas hacer (entrenar en la bici estática).

Y, si la combinas con la acumulación de hábitos, tienes una receta ganadora:

Unir la acumulación de hábitos + la acumulación de tentaciones:

Después de [HÁBITO ACTUAL], yo haré [HÁBITO QUE NECESITO].

Después de [HÁBITO QUE NECESITO], yo haré [HÁBITO QUE QUIERO].

Busca aliados

A su vez, puedes utilizar el poder social para forjar hábitos, comprometiéndote con otras personas o uniéndote a un grupo. Quizá hacer deporte solo no resulte muy atractivo, pero si te apuntas a una clase guiada con amigos, es otra historia.

La parte más difícil de forjar un hábito es cuando va en contra de las rutinas de aquellos que te rodean. Si quieres dejar de fumar y tus amigos son fumadores, posiblemente puedan interpretarlo como algo personal. Esto es inevitable, pero puedes encontrar la forma de darle la vuelta.

Cuando tu cambio de hábitos constituye un desafío para la tribu, el cambio es poco atractivo.

Cuando tu cambio de hábitos implica armonizar con el resto del grupo, entonces el cambio se vuelve muy atractivo.

Y, una vez más, puedes valerte de la inversa de la ley: hacerlo poco atractivo. Si quieres dejar un mal hábito, busca la forma de asociarlo con algo desagradable. Por poner un ejemplo, puedes obligarte a escuchar una canción de Justin Bieber (de las del 2010) cada vez que fumas un cigarrillo…

TERCERA LEY: Hacerlo sencillo

Llegados a este punto te preguntarás: ¿cuánto me va a costar afianzar un nuevo hábito? Es un pregunta controvertida. Unos hablan de 21 días y otros 60, pero, James, para variar, prefiere hablar de repeticiones.

La repetición es una forma de cambio. En lugar de hablar de cuántos días se necesitan para afianzar un hábito, deberíamos hablar de cuántas repeticiones son necesarias. Es decir: ¿cuántas veces tengo que repetir un hábito para que se vuelva automático?

línea de hábitos
hábito

La clave para repetir una conducta es hacerla sencilla. Para generar buenos hábitos debemos reducir la tensión asociada con nuestros buenos hábitos e incrementar la tensión asociada con nuestros hábitos malos. La pregunta es: ¿cómo puedo diseñar un mundo en el que sea fácil hacer lo que es correcto?

vida

Para hacer un hábito sencillo, podemos seguir la Regla de los 2 minutos: a la hora de empezar un nuevo hábito, debes reducirlo para que no te tome más de 2 minutos. Ejemplo: leer una página, ponerme las zapatillas de correr, sacar el tapete de yoga…

sencillo

Por otro lado, existen simples acciones que nos ayudan a forjar hábitos, ya que son capaces de reducir la tensión asociada a ellos. Son acciones sencillas, pero con grandes resultados a largo plazo:

acciones

Y, una vez más, podemos revertir la ley: haciéndolo difícil. Para ello, podemos valernos del Mecanismo de compromiso: elección que haces en el presente para controlar tus acciones en el futuro.

Este mecanismo puede ser una apuesta, un pacto con un amigo o un contrato. Es una manera de atarte, de hacer inevitable que no puedas fallar.

CUARTA LEY: Hacerlo satisfactorio

Entramos en la última ley, en la que trataremos el tema de la recompensa y la satisfacción. Como seres humanos, somos más proclives a repetir una conducta cuando la experiencia es satisfactoria.

«Lo que se recompensa, se repite. Lo que se castiga, se evita.«

Además, somos exigentes: buscamos la recompensa inmediata. Este rasgo propio del humano es lo que hace tan atractivos los hábitos perjudiciales.

«Con nuestros malos hábitos el resultado inmediato se suele sentir bien, pero el resultado último es negativo. Con los buenos hábitos, sucede lo contrario. Los costos de tus buenos hábitos se dan en el presente, mientas que los de los malos, se dan en el futuro.»

Por eso es tan difícil afianzar buenos hábitos.

De todas formas, y como ya hemos visto, las recompensas no sirven de nada si no trabajamos nuestra identidad. Los incentivos pueden iniciar un hábito; la identidad sostiene un hábito.

¡Regístralo!

Para hacer satisfactorio el proceso de construir un hábito, nada mejor que un historial. El método más sencillo es comprar un calendario y tachar cada día que cumpliste tu hábito. De esta forma, se irá formando una cadena de cruces, un historial. La clave es no romper la cadena.

El historial es positivo porque:

  • Crea una señal visual que te recuerda que debes actuar.
  • Es motivante porque te ayuda a ver el progreso.
  • Produce satisfacción, ya que aporta pruebas de que estás convirtiéndote en la persona que quieres ser.

Es importante que registres el hábito nada más completarlo. Pero, ¿qué pasa si un día no me acuerdo de seguir la rutina o no me apetece hacer el hábito?

Según James, puedes darte un día de margen, pero no dejes de practicar tu hábito 2 días seguidos. De hecho, explica un concepto que me parece muy acertado: «Los malos entrenamientos son los más importantes, pues mantienen las ganancias acumuladas de los buenos días previos.»

Finalmente, y para revertir la cuarta ley, puedes crear un contrato de hábitos. Puedes firmar un contrato que te vincule a un castigo si no cumples lo acordado o recaes en algún mal hábito. Es lo mismo que en la tercera ley, pero en este caso haciéndolo insatisfactorio.

RESUMEN DE LAS 4 LEYES

tabla general
habitos
resumen hábitos

Meditar: un ejemplo práctico

He intentado hacer un resumen lo más práctico posible, pero el libro es denso y describe algún que otro concepto complicado. Para que lo entiendas mejor, he decidido poner como ejemplo mi propio caso.

meditar
Llevo un tiempo meditando cómo meditar (valga la redundancia y mi escaso sentido del humor).

Hace un tiempo que quiero introducir la meditación en mi día a día, así que, ¿por qué no utilizar «Atomic Habits» para ello? A continuación, te enseñaré cómo he aplicado las 4 leyes:

  • Primera Ley: hacerlo obvio.
    • Para empezar, decidí establecer el momento en el que meditaría. Para no volverme loco, me propuse meditar nada más despertarme. Y, para hacerlo más obvio aún, cada noche coloco el puff (esos cojines grandes donde te quedas dormido mientras meditas) al lado de la cama, para que sea lo primero que vea al despertarme.
  • Segunda ley: hacerlo atractivo.
    • Este paso no lo tengo muy depurado y es algo que debo mejorar. Realmente, no me pongo ningún incentivo especial. Lo que sí que hago es permitirme coger el teléfono tras meditar, que, en cierto modo, es una recompensa.
  • Tercera ley: hacerlo sencillo.
    • Este lo bordo. Para empezar, medito con la aplicación Headspace, por lo que solo tengo que seguir las meditaciones guiadas. Además, no suelo complicarme: si un día no me apetece, me pongo una meditación de 2 o 3 minutos y listo. Lo importante es no romper el hábito.
  • Cuarta Ley: hacerlo satisfactorio.
    • En este último paso, el historial de hábitos me es muy útil. Compré un calendario-pizarra en Tiger y, nada más acabar la meditación, tacho el día. Ya llevo 25 días sin fallar (crucemos los dedos).

Y, básicamente, eso es lo que hago. Pueden parecer consejos sencillos, pero no es fácil llevarlos a la práctica de forma que se mantengan a largo plazo (por eso quiero revisar la segunda ley en mi hábito de meditación).


Conclusión

«Atomic Habits» es un libro denso y cargado de información, que requiere repasos para ser exprimido al máximo. Este breve resumen es una aproximación, pero, como siempre, te recomiendo leer la obra completa:

Antes de acabar, me gustaría dejar apuntadas dos frases que me han resultado interesantes, pero que no sabía dónde meter (así no se me olvidan):

«La mejor manera de escribir consiste en detenerse siempre cuando lo estás haciendo bien».

Ernest Hemingway:

«Para escribir un gran libro, primero tienes que convertirte en ese libro».

Naval Ravikant

Dicho esto, podemos dejarlo por hoy. Repasa el post, elige un hábito que quieras afianzar y déjamelo en los comentarios. Be atomic, my friend. 🙂 (perdón)

Un abrazo y suerte,
– Javier

Reseña «El sutil arte de que (casi todo) te importe una mi*rda»

fck

Hoy traigo un libro especial para mí: «El sutil arte de que (casi todo) te importe una mi*rda«, de Mark Manson. Un libro que, por llevarle la contraria, me importa. Y mucho.

Tras leerlo por tercera vez en cosa de un año y medio, he decidido exponerlo en el blog. Y, para celebrar la ocasión, he preparado un pequeño regalo.

Mark Manson y yo

La obra de Manson cayó en mis manos a finales de 2019 y, desde entonces, se ha convertido en una especie de oráculo personal. De hecho, si alguna vez puedes observar el ejemplar que tengo, lo encontrarás lleno de rayas, anotaciones y comentarios.

Pero, ¿qué lo hace diferente? Me gusta decir que «El sutil arte de que (casi todo) te importe una mi*rda» es el libro que nació para c*garse (nunca mejor dicho) en todas las obras típicas de desarrollo personal. Es el azote de la autoayuda barata y comercial, un libro directo, grosero en ocasiones y, sobre todo, muy real.

Si estás acostumbrad@ a ver la vida desde el filtro de Mr. Wonderful, ten cuidado: esta obra te va a sentar como una bofetada en los morros. Básicamente, porque Mark no tiene reparos en decirte las verdades a la cara: que no eres especial y que la vida apesta en ocasiones, y está bien.

llorar
«No puede ser, en mi libreta pone que soy especial y que molo demasiado».

Tras leerlo en 2019, tuve unas semanas de «iluminación», por así decirlo. Fue algo extraño, como una claridad mental que no había sentido antes. Fuese por el libro o porque me estaban echando algo en la comida, lo cierto es que me replanteé muchas cosas y, en cierto sentido, cambié (creo que a mejor).

Por tanto, si decides leerlo, espero que también encuentres respuestas. Por el momento, te dejo mis reflexiones.


Lecciones de «El sutil arte de que (casi todo) te importe una mi*rda»

No lo intentes

La obra comienza de una forma peculiar: con la miserable historia de Charles Bukowski. Bukowski, como puede que sepas, era uno de los «poetas malditos», un escritor estadounidense, famoso por su excentricidad, pobreza y gusto por la bebida.

Bukowski llevó una vida marcada por la pobreza y la autodestrucción, escribiendo poemas y relatos sin ningún éxito. De hecho, publicó su primera novela a los 50 años, fruto de la compasión de un agente literario.

Tras una vida de lucha (contra el mundo y consigo mismo), es sorprendente observar su epitafio, el cual reza un simple: No lo intentes. El hombre que estuvo a punto de matarse decenas de veces, el que perseveró pese a la adversidad, aconsejando que no lo intentases.

bukowski
El bueno de Charles no defrauda.

Bukowski sabía que era un perdedor y un fracasado. Y, porque lo aceptó, consiguió su tardío éxito: «Fue su simple habilidad de ser completa y cruelmente honesto consigo mismo – en especial, respecto a sus peores facetas – y de compartir sus fracasos sin temor o duda lo que le reportó el éxito.»

Te preguntarás: ¿qué conclusión puedo sacar de todo esto? No sé la tuya, pero la mía es que al bueno de Charles le daba igual su éxito. De hecho, le daba igual la mayoría de cosas. Pero, las que le importaban (como escribir), le importaban mucho.

¿Quiere decir esto que al aplicar las enseñanzas del libro te vas a convertir en un escritor borracho? Por supuesto que no (o eso espero). Aun así, me parecía todo una declaración de intenciones por parte del autor: «este es mi libro, así que, desde ahora, todo importa una mierda».

TODO importa

Tras iniciar el libro con el pasaje de Bukowski, Manson nos ofrece una verdad difícil de tragar para muchos: el desarrollo personal actual está podrido. La autoayuda comercial se centra en aquello de lo que careces, apuntando a lo que percibes como tus deficiencias y fracasos y acentuándolos.

Porque, hoy en día, somos muy dados a magnificar las cosas. Antiguamente, no se daba tanta importancia a la sensación de sentirse mal con uno mismo. Pero, ahora, al sentirte mal durante 5 minutos eres bombardeado con centenares de imágenes de gente feliz conduciendo un Ferrari. Como dice Mark, «es imposible no creer que tienes algún problema.»

triste
«¿Qué me pasa? Hoy no me apetece desayunar arco iris. ¡Ayúdame Mr. Wonderful!«

La mayoría de la autoayuda pone el foco en lo positivo, a través de un optimismo irreal. Nos animan a buscar una vida mejor, cuando la realidad es la siguiente:

«El deseo de una experiencia más positiva es, en sí misma, una experiencia negativa. Y, paradójicamente, la aceptación de la experiencia negativa es, en sí misma, una experiencia positiva.«

Mark Manson

Te lo repetimos Mark y yo, por si no te ha quedado claro: «El deseo de una experiencia más positiva es, en sí misma, una experiencia negativa. Y, paradójicamente, la aceptación de la experiencia negativa es, en sí misma, una experiencia positiva.«

Si prefieres un enfoque más profesional, comparémoslo con la Ley de la Retrocesión (por el filósofo Alan Watts): «cuanto más persigas sentirte bien todo el tiempo, más insatisfecho estarás. Perseguir algo solo refuerza el hecho de que careces de ello.«

No todo importa y no necesariamente te falta algo para ser feliz. La clave para una buena vida no es que te importen muchas cosas; es que importen menos, para que en realidad te importe lo que es verdadero, inmediato y trascendente.

Sin tiritas

Mark (al igual que yo) no soporta el mensaje «happy» que la autoayuda ha puesto de moda, en especial en lo que atañe al dolor. Esto es lo que él opina:

El dolor es un hilo que forma parte de la tela de la vida e intentar separarlo no solo es imposible sino destructivo: intentar arrancarlo también deshace todo lo demás. Pretender evitar el dolor es darle demasiada importancia; sin embargo, si logras que el dolor te importe una mierda, nada podrá detenerte.

Siendo sinceros, no podemos aliviar nuestro dolor y sufrimiento de forma permanente, porque la felicidad total no existe. Y, antes de que muchos se lleven las manos a la cabeza, lo explicaré.

«Estamos predispuestos a desarrollar una insatisfacción hacia lo que tenemos y a sentirnos satisfechos solo con lo que no poseemos. Esta constante insatisfacción ha mantenido a la especie luchando y evolucionando, construyendo y conquistando. Así que no, nuestro propio dolor y nuestra miseria no son un error de la evolución humana: son un rasgo.»

La insatisfacción es algo inherente al ser humano, por lo que de nada sirve luchar contra ella. La propuesta de que las cosas te importen una mierda es una forma sencilla de reorientar nuestras expectativas de vida y elegir lo que es importante sobre lo que no lo es. Esto no frena la insatisfacción, pero reduce su tamaño.

¿Qué problemas quieres elegir?

(Esta es una de las partes más importantes del libro, por lo que presta atención. Veamos que dice Mark.)

«La felicidad se consigue al resolver problemas. Es un constante proceso de desarrollo, porque resolver problemas es un permanente proceso en desarrollo: las soluciones a los problemas de hoy sentarán las bases de los problemas de mañana y así sucesivamente.»

La verdadera felicidad solo ocurre cuando encuentras los problemas que disfrutas teniendo y resolviendo. Por lo tanto, no esperes una vida sin problemas, sino una existencia llena de buenos problemas.

manifestación
«¿Qué queremos? ¡Buenos problemas!»

De hecho, si te sientes mal es porque tu cerebro te dice que hay un problema del que no eres consciente o no has resuelto. Y, quién diga lo contrario, tiene un problema (o varios).

Teniendo todo esto en cuenta, la pregunta clave para mejorar tu felicidad es qué dolor quieres mantener. ¿Por qué estás dispuesto a luchar?

El ombligo del mundo

Manson no se deja nada en el tintero, abordando el espinoso tema de las emociones. Para él: «las emociones son simples señalizaciones, sugerencias que nuestra neurobiología nos proporciona. No son mandamientos, por lo que deberíamos aprender a cuestionarlas.»

Entender y canalizar nuestras emociones es necesario, pero debemos ser capaces de ponerlas en contexto y reflexionar sobre su veracidad. De lo contrario, podríamos caer en la sobre identificación.

Si tenemos problemas que no se pueden resolver, nuestro inconsciente cree que somos singularmente especiales o singularmente defectuosos; que no nos parecemos a nadie y que las reglas funcionan distinto con nosotros. Esto se traduce en dos posibles mentalidades opuestas:

  • Soy increíble y los demás son unos perdedores, así que merezco un trato especial.
  • Soy un perdedor y el resto del mundo es increíble, así que merezco un trato especial.

Mark, haz los honores: «Tú no eres especial.» De hecho, es igual de egoísta hacerse constantemente la víctima que ser un narcisista.

sad
«Nadie me entiende, soy un desgraciado ¿Por qué no comprenden que ser un paquete al FIFA es lo más horrible del mundo?»

El excepcionalismo es el nuevo estado normal, cuando la vasta mayoría de la vida reside en el monótono medio. Como todos somos especiales, nadie lo es y resulta más cómodo destacar por el victimismo y la opresión.

Quéjate y se un dramático cuando sea necesario. Pero, recuerda: no eres el ombligo del mundo. Y, escucha el consejo de Mark:

«No seas especial o único. Redefine tus parámetros de formas mundanas y amplias. Elige evaluarte como un amigo, un estudiante o una pareja, no como un genio en ciernes o una estrella naciente.«

Busca una menor libertad

Siempre he pensado que la libertad y disponer de un amplio abanico de opciones eran las claves para ser feliz. Pero, cómo no, Mark se ha encargado de sembrarme dudas. Esto es lo que propone:

«La única forma de encontrar un significado y un sentido de la importancia en la propia vida es a través del rechazo de alternativas, una reducción de la libertad, comprometerse a un solo lugar, a una creencia o una persona. Existe un cierto nivel de dicha y significado que alcanzas en la vida solo después de haberte dedicado durante décadas a una relación, arte o carrera.»

Tras leerlo varias veces, he entendido que más no siempre es mejor. Cuando nos sobrecargan con oportunidades y opciones, sufrimos lo que los psicólogos llaman la paradoja de la elección. Permanecer abiertos a todas las opciones nos aporta cierta sensación de libertad, pero nos impide experimentar las recompensas de la profundidad, ya sea de un trabajo o una relación.

Preguntas para ser menos seguro

Manson va al revés del mundo, así que, aunque todo el mundo de consejos para lo opuesto, ¿por qué no ser menos seguro? Mark ofrece 3 preguntas para ello, con la finalidad de que cuestiones tus ideas y creencias:

  • ¿Y si estoy equivocado?⠀
  • ¿Qué supondría que estuviera equivocado?⠀
  • ¿Estar equivocado crearía un problema mejor o peor que mi problema actual, tanto para mí como para los demás?

Además, plantea un concepto muy interesante: las preguntas de reproductor de vídeo. Estas son las preguntas que consumen nuestra energía y nos atormentan, pero que desde fuera poseen una respuesta simple: «cállate y hazlo».

Se llaman de reproductor de vídeo porque, a la hora de entender cómo funciona uno de estos aparatos, lo más útil es probar y tocar botones (en esencia, hacer algo; moverte). Preguntas de este estilo surgen cuando no sabes si abandonar la carrera o el trabajo que odias o te resistes a asumir que tu relación no funciona. Todo el mundo ve clara la respuesta, menos tú mismo.

duda
Pregunta de reproductor de vídeo: «¿Debería compartir este gran artículo con mis amigos?» (¡Claro que sí!)

Cómo trabajar la autoconciencia

Conocerse a uno mismo es clave para identificar nuestras emociones y problemas y, por tanto, para llevar una vida más acorde a nuestros valores. Mark dice que la autoconciencia es como una cebolla, cuyas capas son las siguientes:

  • Comprensión de las propias emociones.
  • Habilidad para preguntar por qué sentimos ciertas emociones.
  • Identificar nuestros valores personales.

La autoayuda comercial no soluciona la raíz del malestar, ya que no trabaja en lo realmente importante: los valores y parámetros bajo los que cada persona evalúa sus emociones y sentimientos.

«Nuestros valores determinan los parámetros bajo los cuales nos evaluamos a nosotros y a los demás. Si quieres cambiar la forma en la que percibes tus problemas, tienes que modificar lo que valoras y/o cómo mides ese éxito/fracaso.«

Valores valiosos

Dado que los valores determinan nuestra visión del mundo, ¿por qué no trabajarlos? Para empezar, distinguiremos entre buenos y malos valores:

  • Buenos: se basan en la realidad, son socialmente constructivos y son inmediatos y controlables. Los mejores valores son aquellos orientados a procesos, los que se alcanzan de manera interna (humildad, honestidad, creatividad, etc).
  • Malos: son supersticiosos, son socialmente destructivos, no son inmediatos o controlables. Se alcanzan de manera externa (comprar un coche, ser rico, etc).

Por tanto, «la mejora personal se basa en priorizar mejores valores, elegir cosas mejores a las que prestar atención. Porque, cuando lo haces, tienes mejores problemas. Y cuando tienes mejores problemas, tienes una vida mejor.»

Como explica Mark: «Si tu situación actual te hace sentir miserable, se debe a que consideras que alguna parte de ella está fuera de tu control, que existe un problema y que no tienes la habilidad para resolverlo, un problema que te lanzaron sin que tuvieras elección.» Y, yo añado: si te sientes miserable, quizá sea porque no estás actuando acorde a tus valores.

Herramienta práctica: definición de valores

Llegamos a la parte más importante del post, en la que quiero hacerte un regalo.

Cada una de las enseñanzas del libro me parece clave, pero el tema de los valores es mi favorito. Y, para llevarlo a la práctica, he encontrado una gran herramienta.

La saqué de este post del blog Vivir al Máximo, de Ángel Alegre (uno de mis blogs favoritos) y lleva por título «El Valor de los Valores».

«El Valor de los Valores» es un juego de cartas que te permite identificar tus 5 valores principales, entre 51 opciones predefinidas. La herramienta se basa en años de estudio y puedes encontrarla aquí.

El juego vale casi 60€ y, dado que no tenía el dinero en este momento, decidí crear una adaptación. Está en formato PDF y puedes descargarlo aquí:

DEFINE TUS VALORES

En mi caso, y tras jugar una ronda, extraje los siguientes cinco valores:

  • Integridad
  • Sinceridad
  • Perseverancia
  • Calma/Tranquilidad
  • Curiosidad

Para entender cómo funciona el juego, echa un vistazo al post de Ángel. Aunque, si os resulta interesante, os animo a comprarlo, ya que creo que es una herramienta muy útil.

valores
Este es el juego.

(Señores creadores del juego: mi intención no es copiarles, solo me pareció algo interesante y lo quería compartir. Siento las molestias que pueda causarles.
P.D.: 60€ es un poco carete.)


Conclusión

Aunque ha sido la tercera vez que lo leo, Mark no defrauda. Gracias a esta última lectura he entendido y extraído cosas nuevas, como el juego de los valores. Como siempre, te dejo el libro por aquí:

Me despido con una última frase de Manson:

«Cuanto más me asomo a la oscuridad, más brillante se vuelve la vida, más quieto se vuelve el mundo y menos sienta esa resistencia inconsciente a todo.«

Sin más que decir, te animo a que pruebes el juego de los valores y me dejes el resultado en los comentarios. Mientras tanto, que todo (o casi todo), te importe una mi*rda. 😉

Un abrazo,

-Javier

«Scrum», la nueva no-metodología para propulsar equipos

scrum

Scrum es la palabra de moda en el mundo del emprendimiento. Pero, ¿qué es y por qué debería interesarte?

En este post, resolveremos estas y otras preguntas, a través de «Scrum: El arte de hacer el doble de trabajo en la mitad de tiempo», por Jeff Sutherland. Si formas parte de un equipo, esta información puede cambiar vuestra forma de trabajo. Si no tienes equipo, puedes quedarte igualmente.

¿Qué es «Scrum»?

Originalmente, el término scrum procede del rugby. Este término hace referencia a la forma en la que el equipo trabaja conjuntamente para hacer avanzar la pelota por el campo. Es decir, es el conjunto de «tácticas» (y empujones, mordiscos y placajes), mediante los que un equipo consigue anotar un tanto.

Jeff Sutherland, autor del libro que estamos analizando, decidió darle una vuelta de tuerca al concepto, con el fin de adaptarlo a la gestión de equipos. Nuestro amigo Jeff es expiloto estadounidense (participó en la guerra de Vietnam), por lo que, créeme, le gusta lo práctico y útil.

jeff sutherland

Tras abandonar el ejército, Jeff centró su atención en la mejora y gestión de equipos. De hecho, fue uno de los escritores del Agile Manifesto (el escrito en el que se basan las metodologías de trabajo ágiles). Este Manifiesto proclamaba distintos principios:

  • Personas antes que procesos.
  • Productos que funcionen antes de documentar lo que se supone que deben hacer.
  • Colaborar con clientes antes que negociar con ellos.
  • Responder al cambio antes que seguir un plan.

Pues bien, en palabras de Jeff, «Scrum nace para poner en práctica esos valores, pero no es ninguna metodología.» Scrum es la nueva no-metodología del trabajo en equipo.


¿Cómo funciona Scrum?

Como expone el libro, las antiguas formas de organización y gestión de equipos han quedado obsoletas. La mayoría de equipos basan su desempeño en Gráficas de Gantt, siguiendo un método «en cascada«.

Las Gráficas de Gantt (en honor a su inventor, Henry Gantt) son las más utilizadas en el desarrollo de proyectos. Creadas en 1910, tienen un único fallo, como apunta Jeff: «simplemente, nunca aciertan».

scrum gantt
Este es un ejemplo de una Gráfica de Gantt típica.

Al tomar en cuenta aspectos como el tiempo destinado a realizar una tarea o la productividad de las distintas partes del equipo, ofrecen una visión sesgada de la realidad. En añadidura, obligan al equipo a trabajar «en cascada», es decir, impidiendo avanzar en un proyecto hasta que un determinado departamento acabe su parte.

scrum cascada
Este es el esquema general del método «en cascada».

Esta metodología retrasa al equipo. Jeff, como buen expiloto, no soporta los retrasos tontos y, de ahí, nace Scrum.

Scrum estudia cómo la gente trabaja en realidad, no cómo dice trabajar.

Jeff Sutherland

Scrum se basa en una idea simple: cada vez que se ejecuta un proyecto, ¿por qué no revisar con regularidad para ver si lo que se está haciendo sigue la dirección correcta y es lo que la gente quiere? ¿Por qué no revisar si se puede hacer mejor y más rápido y que lo impide?

Scrum, por tanto, abraza la incertidumbre y la creatividad. Como dice Jeff: «Dota de estructura al proceso de aprendizaje, lo que permite a los equipos evaluar qué crearon e, igualmente importante, cómo lo hicieron».

Equipos como sistemas adaptativos complejos

Según Jeff, las organizaciones, los equipos y las personas son sistemas adaptativos complejos, al igual que las células. Para que una célula cambie, primero debes inyectar energía en el sistema.

Cuando esta energía interacciona con la célula, se origina el caos, al igual que al inyectar nuevos procedimientos en una organización. Pero, pronto, tanto la célula como la organización se adaptan al nuevo estado. La pregunta clave es si ese nuevo estado es mejor o peor.

Scrum persigue convertir un equipo en un sistema adaptativo, capaz de evaluar su desempeño e introducir cambios para mejorarlo. Básicamente, un equipo que no para de mejorar.


Scrum, mejor en compañía

Scrum no toma en cuenta el desempeño individual, sino el del equipo. Esto es así porque, cuando aceleras un equipo, el incremento de productividad es muchísimo mayor que acelerar a cada individuo.

En un estudio de IBM se descubrió que, mientras el equipo más rápido podía terminar una tarea en una semana, el equipo más lento tardaría, de media, dos mil semanas. Suena un poco fantasioso y no he comprobado el estudio, aunque el autor lo adjunta en la sección de Notas.

obras scrum
«Sí, ya sabemos que llevamos 4 años de retraso, pero es culpa del fontanero, que no se pone de acuerdo…»

Sea cierto o no, está claro que el antiguo sistema de mejora del individuo (a través de ascensos, remuneraciones, etc) es un proceso muy lento. En su lugar, reunir un equipo y brindarles un objetivo es una forma más intuitiva de motivar a sus miembros.

Según los profesores Nonaka y Takeuchi, los grandes equipos compartían estas características:

  • Trascendentes: los grandes equipos tienen un propósito más allá de lo normal.
  • Autónomos: se organizan y gestionan solos.
  • Interfuncionales: cuentan con todas las habilidades (y personas) necesarias para llevar a cabo un proyecto.

El equipo de Scrum, al detalle

Un equipo de Scrum es algo, por así decirlo, peculiar. Para empezar, hablaremos de sus componentes.

El tamaño óptimo de un equipo de Scrum son 7 integrantes, permitiéndose dos de más o de menos. Cuantas más personas involucradas, más lento se vuelve el equipo. Esto se debe a que, al aumentar el número de personas, se incrementan los canales de comunicación, a esta razón:

Canales de comunicación (siendo n el número de personas) = n(n-1)/2

Siete personas equivalen a 21 canales de comunicación. Es muy difícil abarcar más canales, lo que provoca una desconexión dentro del quipo. Cada integrante debe saber cómo avanzan y qué hacen los demás.

La comunicación dentro del equipo es clave, pues de ello depende la rapidez del mismo. Esta comunicación debe ser constante y transparente. Para ello, nos valdremos de reuniones diarias y el tablón de Scrum (en nada lo explico).

Otra de las peculiaridades de Scrum es que no existen cargos. A la hora de formar tu equipo, únicamente deberás contemplar estas figuras:

  • Scrum Master: integrante del equipo que facilita las reuniones, comprueba que haya transparencia y, sobre todo, ayuda al equipo a saber qué le estorba. Guía al equipo a la mejora continua. Tras cada sprint, es el encargado de preguntar al equipo:
    • «¿Qué cambios podemos hacer en la forma como trabajamos»
    • «¿Cuál es nuestro principal escollo?»
  • Responsable del producto: el Scrum Master es el líder, el cómo, mientras que el responsable del producto es el qué, el encargado de poner en acción la visión del líder. Debe estar en constante comunicación con los clientes y el equipo, para transmitir el feedback de ambos. Este debe:
    • Conocer el terreno en el que trabaja.
    • Tener autoridad para tomar decisiones.
    • Estar a disposición del equipo para explicar qué se debe hacer y por qué.
    • Hacerse cargo del valor del trabajo en el sprint.
(Esta representación es un diagrama de Venn, aplicada al responsable del producto).

Diseña la bitácora

Una vez organizado el equipo, será momento de crear la bitácora del proyecto. La bitácora no es más que una lista con todo lo que debe hacerse para alcanzar la visión planeada. Esta bitácora será la hoja de ruta del proyecto, aunque puede (y debe) ser modificada.

Cuando hayáis identificado todas las tareas a realizar para alcanzar el objetivo, es recomendable convertir dichas tareas en historias. En lugar de «Necesitamos un carrito para que nuestra librería online funcione», podríamos relatar la tarea así: «Como cliente, me gustaría meter un libro en un carrito para comprarlo».

Haz historias con cada tarea, poniendo al cliente en el centro y abreviándolas lo máximo posible. Sigue el patrón INVEST para que tu historia funcione:

  • Independiente: no debe depender de otra historia.
  • Negociable: debe ser posible reescribirla hasta que no esté terminada.
  • Valiosa: aporta valor al cliente.
  • Estimable: puede ser evaluada.
  • Suficientemente corta: debe ser corta para calcularse y planearse fácilmente.
  • Totalmente comprobable: debe poder pasar una prueba que confirme que ha sido completada.

¿Cómo medimos el trabajo?

A la hora de definir el tiempo que nos tomará terminar cierto proyecto, las estimaciones suelen fallar. Esta realidad puede observarse en la siguiente gráfica:

gráfica incertidumbre
Gráfica que indica las estimaciones iniciales de cuánto tardará en realizarse una tarea. Según la gráfica, estas estimaciones pueden variar en un 400% de más o un 75% de menos (un rango de error de 8 veces).

Esto no significa que no haya que planear, solo que hay que planear lo justo y realista. Afinad el plan a lo largo del proyecto, no lo dejéis terminado desde el principio. Planead en detalle lo suficiente para cumplir el próximo incremento de valor y dejad el resto apuntado en líneas generales.

¿Cómo medir y planear el trabajo? Según Jeff, la mejor forma es medir las tareas por cuánto trabajo tardarás en realizarlas, no por cuánto tiempo.

Para llevarlo a cabo, en la obra se sirven de un sencillo truco: clasificar la dificultad de una tarea según el tamaño de la raza perruna. Así, una tarea complicada puede ser un «Gran danés», mientras que una sencilla, un «caniche». Es solo un ejemplo, pero resulta descriptivo.

Perros y póker

Tras asignar la raza, puedes dar un valor numérico a cada tarea. Jeff recomienda usar números que sean la suma de los dos anteriores (siguiendo una serie de Fibonacci: 1, 3, 5, 8, 13…). Esto nos permite hacer estimaciones que no sean 100% exactas, además de ver una clara diferencia entre las distintas puntuaciones (es más fácil distinguir entre un 5 y un 8 de dificultad que entre un 5 y un 6).

Para asignar valores numéricos, utilizaremos el póker de planeación. Ojo a este truco.

Cada persona recibe un mazo de cartas con los números de la serie de Fibonacci (1, 3, 5, 8, 13, 21…). Cada tarea a calcular se expone sobre la mesa y, cada persona del equipo, tira una carta con el nivel de dificultad que asignan a dicha tarea.

scrum poker
Ejemplo de cartas.

Si la secuencia obtenida es próxima, se hace la media de los resultados (con un 5, dos 8 y un 13, la media sería de 6,6 de dificultad). Si la distancia entre dos números sacados es de más de tres cartas, las personas que han dado dicha valoración explican sus razones y se juega otra ronda de póker.

De esta forma, cada tarea recibirá un valor de dificultad. Dicho valor nos será muy útil a la hora de planear el sprint. Veamos qué quiere decir este término.


Sprint, la unidad básica de Scrum

Scrum se basa en repeticiones o sprints, periodos intensos de trabajo, al final de lo cuales se evalúa el desempeño y se introducen mejoras. Es decir, trabajar al más puro estilo Usain Bolt.

Para cada sprint, se divide una pizarra o tablón en varias columnas: Pendientes, En proceso y Terminado. Al principio del sprint, se colocan todas las actividades por hacer en la columna de Pendientes. A lo largo del sprint, un miembro del equipo asumirá una tarea concreta y la pasará a la columna «En proceso». Al acabarla, la pondrá en «Terminado» (importante: nada pasa a terminado si el cliente no lo puede usar).

tablón scrum
Así es como se vería un tablón de Scrum, añadiendo una columna de «Preguntas y respuestas».

Los sprints son lo que se conoce como «cajas de tiempo». Su duración es fija, por lo que no conviene variar los tiempos de sprint. Como dice Jeff:

«Debes establecer un ritmo de trabajo que permita saber a la gente cuánto puede hacer en un periodo determinado. Esta cantidad de trabajo suele causar asombro.

Un elemento crucial de cada sprint, sin embargo, es que una vez que el equipo se compromete con lo que hará, el número de tareas se congela. Nadie fuera del equipo puede añadir una más.«

Stop diario

Durante el sprint, el equipo debe cumplir una máxima: cada día, debe realizarse una parada o reunión. Todos los días, el equipo se reúne en torno a la pizarra o tablón de Scrum y el Scrum Master formula 3 preguntas (la reunión no debe durar más de 15 minutos):

  • ¿Qué hiciste ayer para ayudar al equipo a terminar este sprint?
  • ¿Qué harás hoy para ayudar al equipo a terminar este sprint?
  • ¿Qué obstruye el avance del equipo?

La reunión se hace todos los días a la misma hora, con todos los integrantes del equipo. Solo 15 minutos y todos deben participar activamente. Jeff hace las reuniones de pie, para agilizar el stop. La idea es que el equipo hable brevemente sobre cómo finalizar el sprint.

Dejar algo a medias es perder

Quedarse a medias en algo fastidia, pero, en un sprint, es imperdonable. Esto es lo que opina Jeff al respecto:

Si al final del sprint algo queda a medias, estarás peor que si no hubieras hecho nada. Has gastado recursos, tiempo y esfuerzo sin llevar nada a un estado susceptible de entrega.

Sin embargo, no consiste en que alguien tome las riendas y no duerma hasta terminar la tarea, por el simple hecho de acabarla. Un equipo que depende de actos heroicos y del trabajo milagroso de alguno de sus miembros es un equipo que no trabaja bien.

niño scrum
Héroes que cogían la cartulina y tiraban del equipo, no os olvidamos. Solo queremos un mundo mejor para vosotros.

Es normal que, durante los primeros sprints, el equipo asuma demasiado trabajo y queden cosas sin hacer. Pero, a medida que se acostumbra al nuevo proceso, un equipo debe ser capaz de conocer su desempeño y ajustar el sprint a su velocidad.

Final del sprint y desempeño

Al finalizar cada sprint, el Scrum Master hará 3 preguntas:

  • ¿Hay algo que podemos hacer de otra manera para avanzar más rápido?
  • ¿Podemos librarnos de algunos Pendientes? ¿Encargar algunas cosas a otros equipos?
  • ¿Podemos dejar de hacer algunas cosas?¿Reducir el alcance del proyecto?

Estas preguntas permiten valorar el trabajo del equipo, con el fin de mejorarlo en el próximo sprint. Como las reuniones diarias, esta sesión de feedback debe ser corta y, si es posible, con la participación de todos los miembros.

Pero, ¿cómo medimos el desempeño del equipo?

Al principio de cada sprint, hay una sesión de planeación, para dictar un plan para el proceso. Cuando finaliza el sprint, se cuentan todas las historias terminadas, se suman los puntos de dificultad asignadas a cada una y, este número, será la muestra de la velocidad del equipo.

¿Recuerdas el póker de planeación? Cada tarea (o historia) llevará asignada la puntuación que, como equipo, hayáis decidido al jugar al póker. Cuando finalice el sprint, se sumará la puntuación de todas las tareas completadas. Pongamos que, por ejemplo, se obtienen 100 puntos.

Lo que quiere decir este número es que el equipo tiene una velocidad de 100 puntos de trabajo. De esta forma, cuando planeéis el próximo sprint, sabréis que, como mínimo, sois capaces de hacer tareas que sumen 100 puntos de trabajo.

Esto nos permite medir las tareas que podemos realizar y mejorar el desempeño. Además, tomando la puntuación de todas las tareas a realizar para acabar un proyecto, sabremos cuándo finalizaremos este (si el proyecto tiene una puntuación de 500, sabremos que, como máximo, necesitaremos 5 sprints para acabarlo, tomando en cuenta la velocidad de 100 puntos por sprint).


Valores de Scrum

Aunque no se trate de una metodología, Scrum cuenta con una serie de valores. Estos permiten el buen funcionamiento del equipo y su gran desempeño. Veamos que dice Jeff sobre esto.

Felicidad

Según Jeff: «La felicidad precede al éxito. La gente no es feliz por ser exitosa, sino que es exitosa por ser feliz.»

Dentro de Scrum, se fomenta la felicidad de sus integrantes, pero con ciertos matices. Cada miembro debe ser feliz «dentro del equipo y como parte de él», es decir, debe haber una gran sintonía a nivel laboral. El autor lo explica perfectamente en el libro:

«Es estupendo que vayas al bar con tu equipo a reforzar los vínculos entre vosotros, pero esto no le sirve de mucho a la compañía si tales vínculos no se traducen en mejor desempeño.

Yo me junto con muchas personas para divertirme. Con mi equipo me gusta que el aspecto social vaya directo al desempeño. Y así sucede.«

La felicidad en el espacio laboral es importante, de eso no hay duda. Por ello, y al finalizar un sprint, cada miembro del equipo puede responder estas preguntas, con el fin de medir la felicidad del equipo y resolver cualquier conflicto:

  • En una escala de 1 a 5, ¿cómo te sientes con tu papel en la compañía?
  • En esa misma escala, ¿cómo te sientes con la compañía en general?
  • ¿Por qué te sientes así?
  • ¿Qué te haría más feliz en el siguiente sprint?

Trasparencia

En añadidura a la felicidad, la transparencia es clave para que un equipo trabaja eficientemente. De hecho, me atrevería a decir que es más importante.

Para que el equipo de Scrum funcione, cada persona debe saber lo que están haciendo las demás. Para ello, nada mejor que «el tablón de Scrum», una imagen fiel de la realidad actual de tu equipo.

scrum
Ya vimos el tablón en el apartado de Sprints, pero merece la pena recordarlo. Es un básico de cualquier entorno de trabajo de Scrum.

El tablón es el alma del equipo, el reflejo de su realidad y desempeño. Apostar por la trasparencia es complicado, pero, si se hace correctamente, rinde sus frutos.

Fuera la multitarea

En cuanto a la multitarea, Jeff lo tiene claro: no la quiere en su equipo. Haz una cosa a la vez, ya que, como muestra el siguiente esquema, en una compañía normal se desperdicia hasta un 85% del trabajo.

scrum pérdida
Extraído de Quality Software Management, de Gerald Weinberg.

La estrategia de la mayoría de las empresas consiste en intercalar proyectos. Si durante un año hay que acabar el proyecto A, B y C, se dividirá el tiempo de forma que se avance en todos a la vez.

Scrum apuesta por algo distinto: priorizar un proyecto y no pasar al siguiente hasta finalizar el primero. Podemos verlo en la siguiente gráfica:

scrum proyectos
Diferencias de priorización entre proyectos.

Prohibidas las burbujas de felicidad

Superman teme a la Kryptonita, Indiana Jones, a las serpientes, y Jeff, a las burbujas de felicidad. Pero, ¿qué es este ente maligno?

Una «burbuja de felicidad» es el estado de complacencia dentro del equipo, que surge cuando las cosas van bien. Cuando se alcanza un éxito moderado, los equipo se duermen en los laureles y dejan de mejorar.

Los buenos momentos deben celebrarse, pero, también, emplearse en preparar el terreno para épocas peores. ¿Cómo evitar estas burbujas? Para ello, es necesaria la figura del bufón, aquella persona que hace preguntas desagradables o dice verdades incómodas.

bufón
«Bueno, ya he sumido al equipo en el caos. Trabajo completado.»

Viéndolo así, tengo algo de bufón. Pero, creo que es algo clave dentro del equipo, siempre que el mensaje sea constructivo.

Mínimo y viable

Finalmente, Scrum apuesta por lanzar tu producto lo más rápidamente posible. Es clave ofrecer un «producto mínimo viable» o MVP, para que el cliente pueda interaccionar con él y dar feedback.

Para guiarte a la hora de crear tu MVP, Jeff nos ofrece una gráfica muy ilustrativa:

pareto
Utiliza la ley de Pareto: haz el 20% de las cosas que rindan el 80% del valor en tu producto.

Guía básica de Scrum: empieza hoy

Ya hemos visto la filosofía Scrum y el funcionamiento de esta. Sé que es algo confuso y, como me ocurrió a mí, tengas muchas dudas. Para que puedas implementarlo por ti mismo y aclarar tu mente, te dejo una guía paso a paso sobre el proceso:

  • Selecciona un equipo: recuerda, debe ser pequeño, de 3 a 9 personas. El equipo debe reunir las habilidades necesarias para completar el proyecto.
  • Nombra un Scrum Master y un responsable del producto.⠀
  • Crea una bitácora del producto: elabora una lista con todo lo que debe hacerse para alcanzar la visión planeada. Esta bitácora será la hoja de ruta del proyecto, aunque puede (y debe) ser modificada.
  • Afina y estima la bitácora del producto: estimad cuánto esfuerzo (u horas de trabajo) requerirá cada elemento de la bitácora. Cada elemento debe ser viable y medible, siendo el equipo capaz de determinar cuando se puede dar por Terminado.
  • Planea el sprint: el equipo deberá planear su primer sprint, cuya duración siempre es inferior a un mes. Se toman los elementos de la bitácora y se asignan al sprint aquellos que el equipo piensa que es capaz de terminar. Lo primero que hay que hacer es lo más valioso para el proyecto, siguiendo la ley de Pareto del 80/20.
  • Elabora una lista de Pendientes: fija un objetivo para el sprint y enumera todas las tareas derivadas de dicho objetivo. Prioriza aquellas que generarán ingresos inmediatos, librando de riesgos el proyecto (ofrece valor lo más pronto posible). El responsable del producto es la persona a cargo de que los pendientes se organicen y cumplan.
  • Vuelve visible el trabajo: crea un tablón de Scrum con 3 columnas: Pendiente, En proceso y Terminado. Coloca un post-it por cada tarea en la columna de Pendiente y ve moviéndolos a medida que cambie su estado.
  • Haz una parada o Scrum diario: cada día, el equipo se reúne durante 15 minutos para contestar a 3 preguntas:
    • ¿Qué hiciste ayer para ayudar al equipo a terminar el sprint?
    • ¿Qué harás hoy para ayudar al equipo a terminar el sprint?
    • ¿Algún obstáculo te impide o impide al equipo cumplir la meta del sprint?
  • Revisión o demostración del sprint: en esta reunión se expone lo trabajado durante el sprint. A dicha reunión puede asistir cualquier persona, no solo el equipo. El equipo mostrará aquello que considera Terminado, tras finalizar el sprint.
  • Retrospectiva del sprint: se valora lo que se hizo bien y lo que se puede mejorar y, al final de la reunión, el equipo acuerda mejoras en el proceso del próximo sprint.
  • Se inicia un siguiente sprint, tomando en cuenta los cambios acordados.

Conclusión

Si has llegado hasta aquí, te felicito. Este ha sido un post bastante denso, pero, en mi opinión, muy interesante. Si eres leinner y estas leyendo esto, estoy seguro de que has visto muchas similitudes con la metodología de la carrera.

Como siempre, te dejo el enlace al libro por aquí:

Durante estos últimos meses de carrera, tengo en mente aplicar Scrum a mi desempeño. Si las cosas van bien, compartiré por aquí la experiencia. Y, sino, también.

Te dejo 2 vídeos con dos posturas muy diferentes sobre Scrum. Me gusta ver las dos caras de un proceso, para contrastar opiniones y formar la mía propia:

Antes de despedirme, me gustaría dejaros una dinámica muy útil para introducir Scrum a vuestro equipo o entorno laboral. Se llama «dinámica de los aviones de papel» y, creedme, os va a gustar:

Además, hace unos días subí un artículo sobre el libro «Sprint». Sigue una metodología algo distinta a Scrum, pero puede ser interesante para completar información.

No hay mucho más que decir. Si os ha gustado y lo implementáis, dejádmelo en los comentarios. 😉

Un abrazo y gracias por leer,

-Javier

«El club de las 5 de la mañana», ¿funciona realmente?

reloj

(Fieles seguidores de Robin Sharma y su obra, he de advertiros de que, en este post, me he puesto el mono de crítico detractor. Por vuestra seguridad, absteneos de continuar.)

«El club de las 5 de la mañana«, el libro que vino a revolucionar nuestra forma de vida. La obra que persigue la excelencia humana (y su insomnio). El mayor exponente de la trayectoria de Robin Sharma. ¿Funciona? Lo descubriremos en este post.

El club de las 5 de la mañana y Robin Sharma

Para aquellos que no conozcáis a Robin, dejadme deciros que se trata, ni más ni menos, de el autor de «El monje que vendió su Ferrari» y «El líder sin cargo«, entre otros. Y, aunque no entremos a debatir estos títulos, el artículo también los contempla.

monje ferrari
Su obra cumbre…

La historia entre Robin y yo se remonta a hace unos años, cuando empecé a leer sobre desarrollo personal. En ese momento, su libro El monje que vendió su Ferrari era considerado un clásico del género, un «obligatorio leer». Sin embargo, no fue hasta hace unos meses cuando decidí darle una oportunidad. Y, ¿por dónde empezar?

Sharma y la autoayuda comercial

Si hay alguien que encarne el buenrollismo, la felicidad como ideal o la utopía de la autoayuda, ese alguien es Robin Sharma. Y, me sabe mal criticar algo que ayuda a tanta gente, pero creo que es necesario.

Un libro de Sharma es como juntar 10 kilos de merchandising de Mr. Wonderful, la filosofía de Rocky completamente distorsionada, polvo de estrellas, purpurina y los consejos del vendedor de la compañía telefónica de turno. Cuando lo pruebas no sabe mal, pero acaba por ser empalagoso.

club 5 am
«Los libros de Robin arreglaron mi matrimonio, la tostadora y la vieja manguera que perdía agua. Mi marido flipa…»

Y, sigo diciéndolo: hay mucha gente a la que esta combinación le resulta útil. Si ha llegado a tanto lectores, por algo será, eso está claro. Su capacidad para hilvanar consejos y herramientas en una historia amena es única. Consigue que, para el público general, sea una lectura sencilla, que deja la sensación de haber aprendido muchas cosas.

Desde aquí, admito que, si intentase imitar su estilo, no llegaría ni a la suela de sus zapatos. Sin embargo, que el envoltorio sea bonito no significa que el mensaje sea el correcto.

Robin, no te pases

Creo que, para justificar mi visión de la obra de Sharma, nada mejor que sus propios ejemplos. He extraído alguna de sus (muchas) perlitas, concretamente de El club de las 5 de la mañana. Vamos a verlas.

  • «La vida es demasiado valiosa como para malgastarla con gente que no te entiende. Con gente que no está en la misma onda. Con gente que tiene unos valores distintos y un listón más bajo que el tuyo«: Robin, la cosa no va de listones. Entiendo que relacionarte con gente que no te apoya no es positivo, pero tampoco hay que ser tan extremista.
  • «Para encontrar tu mejor yo, debes deshacerte de tu yo débil«: esta me encanta. Está claro que, si quieres ser una persona equilibrada y sana, lo mejor es volverte duro y fuerte, dejando atrás el yo sentimental, vulnerable y conectado con el mundo. Llorar no sirve de nada (ironía, por si acaso).
  • «El dolor del crecimiento es mucho menor que los costes devastadores del arrepentimiento»: sí, crecer duele, tanto física como psicológicamente. Pero, tampoco hace falta que te pongas en plan espartano. Tranquilízate un poco.
  • «Impedid que ninguna forma de mediocridad contagie vuestra jornada laboral y vuestra vida privada, No seáis nunca reinas del drama«: obviamente, ser mediocre es peor que un día sin pan. Quejarse no está permitido, hay que ser más duros que el granito. Ya te quejarás en la tumba.
  • «Las víctimas adoran el ocio. Los vencedores adoran la educación»: para los que ven Netflix. Sois víctimas y siempre lo seréis.
  • «El aburrimiento mata el espíritu humano«: correcto. Los grandes genios nunca se aburrían, gracias a que pasaban los ratos muertos en Tik Tok.
  • «Y, por lo que respecta a tus amigos, no estoy seguro de que te estés rodeando de los más adecuados»: Robin es experto en calificar tus amistades. Su filtro es sencillo: si no es millonario, supermodelo, filántropo y Batman en sus ratos libres, no te vale como amigo.
  • «Lo único que me aterroriza es no avanzar, no crecer«: sin duda, esta debe ser una de esas fobias no tratadas. Pronta recuperación.

Estas son algunas de las perlas que nos ofrece el libro. Me he dejado en el tintero muchos mantras y afirmaciones positivas («La vida es maravillosa, todo es arco iris», «Se me ha caído la tostada por el lado de la mermelada pero soy feliz», etc).

La filosofía de mejorar cada día me encanta, pero no de esta forma. Obsesionarte con ser mejor, más fuerte, más productivo y excelente no es bueno. Desgraciadamente, es la visión que defienden la mayoría de libros de autoayuda convencionales.

joker sharma
Dicen que, para preparar el papel de Joker, Joaquin Phoenix siguió los consejos de Sharma al pie de la letra durante 3 meses…

Obviamente, el sacrificio y el esfuerzo son necesarios. Todo depende de la manera en que los gestionemos. Hay mucha gente a la que la visión de la persona fuerte, dueña de sus emociones e independiente le funciona, pero, a mí, no. Y, como a mí, a muchos de los lectores de Sharma, que acaban más confundidos que esperanzados.

No todo es malo

Aun así, no todo es malo. Podemos extraer lecciones muy valiosas de la obra de Sharma, solo que hay que saber interpretarlas. Concretamente, en El club de las 5 de la mañana, se persigue mejorar la vida mediante la productividad mañanera.

Para ello, Sharma crea una historia amena y llena de enseñanzas, algunas de las cuales comentaré aquí. He querido extraer lo más importante, para dejar lo mejor para el experimento (más información abajo).

Lo que expondré a continuación son ideas desordenadas, por lo que, me gustaría que te quedases con el concepto. Es algo de caos, que puede aportar orden.

Consejos para la productividad

El libro expone que, para mejorar tu vida, debes impulsar tus mañanas. Para ello, apuesta por despertarse a las 5 de la mañana, dedicando la primera hora del día a hacer deporte, meditar, escribir y aprender. Estos son algunos consejos para implementar el hábito:

  • Adelantar el reloj media hora: esta idea es sencilla, pero me pareció interesante. La gracia del club de las 5 de la mañana es, para empezar, levantarse a esa hora. Para dar a tu cerebro la sensación de que has descansado más, adelanta media hora tu despertador, de forma que las 5:30 sean las 5. Parece tonto, pero pensar que has dormido más (aunque no sea cierto), ayuda.
  • Dedica tiempo a la soledad, con libreta y boli: durante la primera hora del día, reserva un tiempo a sentarte en silencio y no hacer nada. Simplemente, permanece sentado y ten a mano una libreta y boli, para apuntar cualquier idea o tarea que se te venga a la mente.
  • La bolsa de la concentración: hazte con una bolsa y, durante tus períodos de concentración, mete tus dispositivos electrónicos en ella. Puedes decorarla y escribir algo, como «No tocar» o «Concéntrate».
  • Forma tu equipo: este consejo se escapa de la rutina de las 5 de la mañana, pero me pareció interesante. Consiste en, cuando puedas permitírtelo, formar un equipo a tu alrededor para delegar tareas y mejorar tu vida. En este equipo se incluye: entrenador personal, nutricionista, masajista, experto en relaciones sociales, asesor financiero, consejero espiritual, etc.

Fórmulas secretas del club

No sé si debería compartir esto, pero lo considero lo más valioso del libro. De hecho, la obra podría resumirse en estas dos imágenes (esto es algo que tienen en común la mayoría de libros de autoayuda y las nuevas series de Dragon Ball: mucho relleno).

La primera de ellas, es la fórmula 20/20/20. Esta fórmula explica cómo repartir la primera hora del día, para ser más productivo y trabajar todas las áreas de tu vida.

sharma

La siguiente imagen va más allá, desglosando el horario de un «día maravilloso». Y, que siga patrones tan marcados no quiere decir que no puedas hacer cambios o adaptarlo a tu estilo (Sharma lo aconseja, de hecho).

robin sharma

Con estas dos imágenes, puedes poner en marcha el método de las 5 de la mañana. Robin, si te centrases en estas cosas y dejases a un lado la positividad barata, tus libros molarían más. Aunque, también venderías menos.

Otros puntos desordenados

Finalmente, he querido recopilar frases e ideas que, aunque considero muy interesantes, no he conseguido encasillar. Va a ser un popurrí, pero uno muy bueno.

  • Picasso dijo que hay que aprender las reglas como un profesional para poder romperlas como un artista.
  • El trabajo del líder es ayudar a los incrédulos a adoptar su visión, a los impotentes a superar su debilidad y a los desesperados a desarrollar su fe.
  • Tu pasado es un servidor que te ha hecho lo que eres hoy, no un compañero con el que pasar mucho tiempo en el presente, o un amigo que llevar contigo a un futuro aún por estrenar.
  • La raíz latina de la palabra «pasión» significa «sufrimiento».

Y, para cerrar este apartado y dar paso al experimento, dos frases de la obra que me han encantado.

Y aquellos que eran vistos bailando, eran considerados locos por quienes no podían escuchar la música.

Friedrich Nietzsche

Algunas personas nunca enloquecen. Tendrán unas vidas realmente horribles.

Charles Bukowski

Experimento

Han pasado unas semanas desde que escribí el post e inicié el experimento. Siendo sinceros, he sido un poco desastre. No ha habido ningún día en el que me haya despertado a las 5 de la mañana, pero tengo excusa.

Mi idea era madrugar durante 7 días, para comprobar si despertarse a las 5 mejoraba tu productividad. Sin embargo, y tras pensarlo un rato, decidí que no tenía ningún sentido meterme esa paliza.

dormido
En qué momento dije que iba a hacer esta locura…

Haciendo números, necesitaría acostarme a las 21 para dormir 8 horas. Y, en España, esto es bastante difícil. No casaba con mi ritmo de vida, por lo que, no, no iba a volverme loco.

Aun así, quería darle una vuelta al experimento. Y, bueno, esto es lo que he sacado.

El Espacio Matinal de la Victoria

En lugar de levantarme a las 5, decidí cultivar un Espacio Matinal de la Victoria. Y, no, el nombre no es mío.

Lo saqué de un vídeo de Miquel Román, fundador del canal Secretos de la Vida, que, él, a su vez, extrajo del libro que estamos analizando. Te dejo el vídeo por aquí (te recomiendo verlo entero, pero el concepto que estamos tratando se nombra en el minuto 3:57):


Básicamente, me comprometí a dedicar un espacio para mí, nada más levantarme. Para ello, me despertaba (y lo sigo haciendo) media hora antes, tiempo durante el cual leía, escuchaba música. estiraba, o, simplemente, me quitaba las legañas.

A largo plazo, quiero utilizar este espacio de tiempo para afianzar un nuevo hábito, como meditar. No es lo mismo que levantarse a las 5 de la mañana, pero me permite ir con más desahogo al empezar el día. Además, es un tiempo dedicado a aprender y mejorar, por lo que, siendo objetivos, cumple el objetivo que persigue la obra.

De todas formas, no descarto seguir la filosofía de El club de las 5 de la mañana en un futuro. Es algo que me hacía ilusión, pero, siendo realistas, no me merece la pena. Al menos, actualmente.

Conclusión

Sin ser una maravilla (ni mucho menos), el libro no está mal, teniendo en cuenta las enseñanzas detrás de tanta palabra bonita. Robin, que esto se te da bien, no hace falta que hagas de Mr. Wonderful.

Como siempre, os dejo un enlace a la obra:

Siento haber sido tan duro con Robin, pero es algo que me toca la fibra. Mejorar es genial, pero no hay que ser tan extremista.

Aunque, al fin y al cabo, «El club de las 5 de la mañana» no deja de ser una historia. Y, como tal, no representa la realidad al 100% (ni al 50%).

Pero, para que veas que no todo es malo en el libro, me gustaría cerrar con la cita que da comienzo a la obra. Esta, a su vez, está extraída del libro «El curioso caso de Benjamin Button»:

«No hay límite en el tiempo, empieza cuando quieras, puedes cambiar o no hacerlo no hay normas al respecto. De todo podemos sacar una lectura positiva o negativa, espero que tu saques la positiva.

Espero que veas cosas que te sorprendan; espero que sientas cosas que nunca hayas sentido; espero que conozcas a personas con otro punto de vista; espero que vivas una vida de la que te sientas orgullosa; y, si ves que no es así, espero que tengas la fortaleza para empezar de nuevo.”

F. Scott Fitzgerald

Me despido, no sin antes darte las gracias por llegar hasta aquí. Si en un futuro decido realizar y documentar el reto de levantarme a las 5, serás el primero en saberlo (si te suscribes a la newsletter, claro). 😉

Y, si te animas a seguir el reto, házmelo saber en los comentarios. Tendrás mi total admiración.

Un abrazo,

-Javier