Cómo aplicar «Independízate de Papá Estado», de Carlos Galán

En este post hablaremos de “Independízate de Papá Estado”, de Carlos Galán. En esta obra, Carlos nos da las claves básicas para empezar a invertir en fondos indexados, como una forma segura de garantizar que nuestro dinero crezca a lo largo del tiempo.

Hoy veremos cómo invertir nuestro dinero de forma eficiente, siguiendo los consejos de Carlos. Y, al final, te comentaré cómo invierto yo en fondos indexados.

¿Quién es Carlos Galán?

Carlos Galán estudió Economía en la Universidad de Zaragoza, donde consiguió ser el mejor alumno de la promoción. Tras ello, pasó por la Universidad de San Diego en California, Estados Unidos.

Con una vida ligada al mundo de la economía y las inversiones, Carlos tuvo la oportunidad de ver cómo funciona realmente el mundo de la bolsa desde dentro y de una manera profesional, al trabajar en el departamento de análisis de renta variable (Equity Research) del banco BBVA. Tras esta primera experiencia laboral, decidió recorrer el Sudeste Asiático durante 3 meses.

A la vuelta de este viaje, (febrero de 2015) se propuso escribir un libro con sus aprendizajes. Y, así, nació “Independízate de Papá Estado”.

Lecciones de la “Independízate de Papá Estado”

Tras esta breve introducción, pasemos al juego del asunto: ¿cómo va a ayudarte este libro a comenzar tu aventura como inversor? Tras muchos años probando, Carlos ha reunido todas las lecciones en su obra. 

Y, como principio fundamental, Carlos recomienda pagarte a ti primero: “después de pagar “tu propia factura” (aquello que destinarás a inversión) podrás gastar sin remordimientos el resto de tu dinero, sabiendo que no necesitas “ahorrar” para el futuro.”

El sistema que propone Carlos es simple: invertir en opciones rentables y seguras a largo plazo (fondos indexados), a través de aportaciones mensuales automatizadas. A continuación, veremos cómo hacerlo.

5 Principios Básicos para la inversión

  1. Necesitas un sistema que no dependa de ti ni de tus emociones: tu dinero no puede depender de tu estado de ánimo ni de tus opiniones. Tienes todas las de perder. Por tanto, el éxito pasa por eliminarte a ti mismo de la ecuación, diseñando un sistema automático que invierta “pase lo que pase”.
  2. Nadie sabe lo que va a pasar: nadie sabe si el punto en el que estamos es un máximo o es un mínimo. ¿Solución? Invertir siempre, cada mes o cada semestre o cada año, “pase lo que pase”. Como un ordenador. Sin sentimientos. 
  3. Hay que diversificar: acepta y asume que no tienes ni idea de lo que va a hacer el mercado.
  4. En bolsa compites desde el principio contra los mejores: desde el primer día compites contra los mejores del mundo. Y el problema es que la bolsa mueve mucho dinero. Y eso atrae no solo a los mejores inversores sino a las mentes más brillantes del mundo. Así que pensar que vamos a “ganar al mercado” (a estos profesionales) es bastante presuntuoso.
  5. La única estrategia realmente consistente para hacerse rico en bolsa es dejar pasar el tiempo: el interés compuesto surge cuando los intereses de una inversión son reinvertidos para obtener más intereses en los siguientes años produciendo un crecimiento acelerado.

(Extraído de “Independízate de Papá Estado”)

El triángulo de las inversiones

Todas las inversiones se rigen por el triángulo de la rentabilidad-liquidez-seguridad. Para conseguir “más” de una de estas tres propiedades hay que perder de una de las otras dos.

Por tanto, no te dejes engañar por aquellas inversiones que te prometen el oro y el moro sin ningún riesgo. Si hay una alta rentabilidad, tiene que existir un riesgo, por pequeño que sea. Cuando entiendas este principio, te darás cuenta de que las inversiones no son más que un juego del riesgo que estás dispuesto a soportar en cada momento, según la rentabilidad que quieras alcanzar. 

La bolsa (no) siempre sube

A pesar de la evidencia histórica, que quede claro, no es seguro que la bolsa siempre suba. Como bien dice Carlos, lo único seguro en esta vida son la muerte y los impuestos. Por tanto, la diversificación de tu cartera de inversiones es crucial.

Si diversificas mundialmente es (casi) imposible que pierdas dinero a largo plazo. Y, si estás perdiendo, podemos estar seguros de que el mundo está muy, muy mal. “Y, por tanto, seguramente, la bolsa habrá sido un buen refugio para tu dinero. Ten en cuenta que, cuando inviertes en bolsa, inviertes en negocios, en empresas. Y las empresas son competitivas por definición y se adaptan muy rápido a los cambios del mercado.”

¿Cómo invierte Carlos Galán?

Tras estas lecciones básicas, Carlos nos revela algo que muy pocos hacen: su forma de invertir, así como sus preferencias de inversión. Como él mismo dice, no existe un método o fórmula para alcanzar la mejor inversión, pero tener claras las reglas del juego nos permitirá decidir sabiamente.

Para empezar, veamos qué son los fondos de inversión, aquellos instrumentos que Carlos utiliza para invertir. 

¿Qué es un fondo de inversión?

Un fondo de inversión es una institución de inversión colectiva (IIC ). Consiste en agrupar el dinero de muchos inversores con el objetivo de aprovechar las “economías de escala”. Es decir, aprovecharse de un mayor tamaño y poder de inversión. Así, es posible contratar un gestor profesional que se encargue de manejar las inversiones, diversificar y abaratar los costes.

Ventajas de los fondos de inversión:

  • Permiten diversificar fácilmente.
  • No tienen comisiones ni de compra ni de venta ni de mantenimiento, por lo que podemos comprar en pequeñas cantidades de forma periódica (mensualmente, por ejemplo).
  • Reinvierten los beneficios y dividendos automática y gratuitamente.
  • Son eficientes fiscalmente: los fondos son traspasables a otros fondos sin necesidad de tributar en el IRPF .
    • Ejemplo: si compras un fondo a 6 euros y lo traspasas a otro fondo cuando su cotización alcanza los 8 euros (quizá porque consideras que ya se ha revalorizado lo suficiente y ves otro fondo con mayor potencial), la plusvalía quedará “latente” y todavía no pagas impuestos. Esto se puede retrasar “sine die”, permitiendo que tu capital siga aumentando sin pasar por el fisco. Cuando lo vendas, deberás pagar una cuota, cuya cuantía se sitúa sobre el 20%.

Nuestro aliado: los fondos indexados

Los fondos de inversión indexados son aquellas instituciones de inversión colectiva cuya política inversora trata de replicar un determinado índice. O lo que es lo mismo, que buscan replicar la actuación de un determinado índice (como el IBEX 35 español o el DAX alemán), consiguiendo una rentabilidad anual media del 6-7%.

Antes de explicar por qué los fondos indexados son la elección de inversión de Carlos, conviene distinguir entre fondo indexado y de gestión activa.

  • El fondo indexado (de “index” o índice): tiene como objetivo replicar a su índice de referencia y lo consigue el 100% de las veces (por ello, ni gana ni pierde en relación al índice).
  • El fondo de gestión activa (como la mayoría de fondos comercializados por los grandes bancos): tiene como objetivo superar al índice de referencia. Hay un gestor profesional que gestiona “activamente” las posiciones del fondo . Es decir, existe una persona pendiente las 24 horas del mercado. Por esa gestión se paga un dinero (la media suele ser un 1,5% anual del patrimonio depositado en el fondo).
    • En opinión de Carlos, estos fondos no merecen la pena por el simple hecho de que, a largo plazo, nadie sabe cómo se va a comportar el mercado. Por mucho que tengas al mejor gestor del mundo de tu lado, es imposible que no cometa errores.

Ventajas de los fondos indexados

  • Te permiten invertir en una gran cantidad de empresas por un capital mínimo (en algunos casos, inferior a los 150€).
  • Al seguir un índice, su rentabilidad mantiene un crecimiento constante, amortiguando las subidas y bajadas del mercado.
  • En determinados gestores, tu cartera se reajustará automáticamente, ahorrando horas y dolores de cabeza.
  • A menos que vendas, no tienes que tributar por los traspasos entre fondos.
  • EL MÁS IMPORTANTE: te permiten utilizar a favor el interés compuesto.

¿Cómo invertir en fondos indexados?

A la hora de invertir globalmente, Carlos sigue la siguiente estrategia: 

  • RENTA VARIABLE (Bolsa): 
    • Países desarrollados: Estados Unidos / Norteamérica, Europa y Japón (+ Oceanía).
    • Países emergentes: Asia emergente, Latinoamérica, (África) y (algunos países de Europa del Este). 
  • RENTA FIJA (Bonos) 
    • Renta fija de gobiernos (bonos del Estado): De distintos países del mundo.
    • Renta fija corporativa (bonos emitidos por empresas): De distintas empresas del mundo.

Diferencia entre renta fija y renta variable: se llama productos de renta fija a bonos/letras que tienen un rendimiento “fijo”: unos intereses y una devolución del capital previamente pactados en unas fechas concretas.

Los instrumentos de renta variable (las acciones), por el contrario, tienen un rendimiento “variable”, incierto: no sabemos qué cantidad pagará la empresa en forma de dividendo ni tampoco cuánto valdrán las acciones en el futuro. Por el mayor riesgo que conlleva, la renta variable es más rentable que la renta fija a largo plazo.

Aplicado a casos reales, Carlos nos brinda una serie de fondos que él mismo utiliza para invertir su dinero.

  •  Para una cartera pequeña (menos de 10.000€).
    • Renta variable: Vanguard Global Stock Index (Bolsa global) 
    • Renta fija: Vanguard Global Bond Index (Renta fija global).
  • Para una cartera mediana (entre 10.000 y 100.000€)
    • Renta variable
      • Vanguard U.S. 500 Stock Index Fund (IE0032126645)
      • Vanguard European Stock Index (IE0007987690)
      • Vanguard Japan Stock Index Eur Institutional (IE0007286036)
      • Vanguard Emerging Markets Stock Index Fund (IE0031786696)
    • Renta fija:
      • Vanguard Euro Government Bond Index Fund (IE0007472990)
      • Vanguard Eurozone Inflation-Linked  Bond Index Fund (IE00B04GQR24)
      • Vanguard Euro Investment  Grade Bond Index Fund (IE00B04FFJ44)

Además, según tu edad y tolerancia, tu inversión en renta variable o fija será distinta. Para orientarte, puedes echar un vistazo a la siguiente tabla:

independízate de papá estado

¿Dónde invertir en fondos indexados?

Tras entender cuáles son los principales fondos indexados a los que podemos optar, tendremos que saber cómo meter dinero en ellos. Para ello, puedes optar por 3 vías: 

  • Cartera de fondos indexados automatizada.
  • Fondos indexados por tu cuenta (inviertes manualmente en cada fondo).
  • Planes de pensiones indexados.

Por su facilidad y proceso intuitivo, nos quedaremos con la primera opción: invertir en una cartera de fondos indexados automatizada. A la hora de invertir en ellas, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • La forma más sencilla y efectiva es utilizar roboadvisors, plataformas se encargan de construir y gestionar tu cartera. Básicamente, tú te encargas de meter el dinero y el roboadvisor se encarga del trabajo sucio.
  • El roboadvisor más famoso (y el que utiliza Carlos) es Indexa Capital. Sin embargo, requiere una inversión inicial de 3.000€, porque lo que yo he decidido apostar por My Investor (la inversión mínima es de 150€). Aun así, existen otros, como Finizens o Inbestme.
  • Dentro de cada roboadvisor, existen distintos perfiles de inversión según tu nivel de tolerancia al riesgo. Para medir tu tolerancia, puedes valerte de la siguiente tabla (aunque lo determinará tu reacción cuando tengas pérdidas y cómo asumas estas).
fondos indexados

¿Cuándo (y cuánto) invertir?

Como Carlos comenta, es muy importante invertir periódicamente de forma automatizada. Esto es lo que nos explica:

“Quiero que te quedes con esta idea: invertir periódicamente (por ejemplo, mes a mes) es positivo y generalmente más rentable. La técnica de dollar cost averaging, por rimbombante que suene, consiste sencillamente en invertir una cantidad fija de euros de forma periódica (por ejemplo, mes a mes).

Lo bueno es que garantiza que compras más participaciones baratas y menos cuando la bolsa está alta. Es una forma simple de protegerte de tus emociones. Yo la utilizo y pienso que esta estrategia de compras periódicas es especialmente útil si eres un inversor emocional y lo pasas mal con las caídas del mercado. Si tienes una disciplina de compra periódica “te obligas” a superar tu miedo o avaricia.”

Lo bueno de los roboadvisors es que te permiten fijar transferencias periódicas, por lo que, una vez las fijes, no tendrás que hacer nada más. Cada mes (o en el periódo que hayas establecido), tu banco realizará la transferencia a tu fondo. Según Carlos, una buena cifra es aportar un 10% de tu sueldo mensual.


Rebalanceo o reajuste

Además de estas aportaciones periódicas, Carlos nos invita a prestar atención a los rebalanceos de tu cartera:

“Para limitar el riesgo de las inversiones y optimizar la rentabilidad te propongo que “rebalancees/reajustes” tu cartera. En otras palabras, asegúrate de que tu cartera no se desvía de los porcentajes que tú has establecido .

Por ejemplo, supón que decides invertir el 50% de tu cartera en el fondo 1 y el 50% en el fondo 2. Si a final de año el fondo 1 se ha comportado mejor que el fondo 2, el fondo 1 representará más del 50% de mi cartera (por ejemplo 55%) y el fondo 2 un 45%. Para devolver los porcentajes originales, deberás traspasar una parte del fondo 1 al 2. Y así se restablece el 50%-50%.”

¿Cuándo rebalancear la cartera? Puedes hacerlo cada año, conforme cumplas años (es bueno reajustar la cartera una vez al año para ir ajustándola a tu edad). Otra opción es rebalancear cuando tu cartera se desvíe X% de tus porcentajes establecidos. Algunos intermediarios (como Indexa Capital) se encargan de hacerlo automáticamente. 

¿Cómo voy a invertir yo?

Tras leer el libro, he decidido tomarme más en serio mis inversiones. Actualmente, invierto en lo siguiente:

  • Criptoíndices: invierto en índices de criptomonedas, a través de Bitpanda.
  • Fondos indexados: invierto en el fondo Indexa Rv Mixta Internacional 75, Fi, a través de Renta 4.

A partir de ahora, he decidido pasar las inversiones de Renta 4 a My Investor. Para ello, meteré 150€ en una cartera automatizada, en la categoría METAL (máximo riesgo y rentabilidad) y, con el paso del tiempo, iré pasando a una cartera más conservadora.

Si quieres replicar mi plan, puedes acceder a My Investor a través del siguiente enlace: https://myinvestor.page.link/drSuSV9MaGZWKBSWA (el cuál nos dará 30€ a cada uno por la cara 😉 )

Y, si quieres saber cómo usarlo, puedes echar un vistazo al siguiente vídeo:

Conclusión

Invertir no es fácil, pero, con Carlos, todo parece más intuitivo. Estas han sido unas pinceladas de la obra, pero te aconsejo que te hagas con la versión completa.

Carlos Galán

Así que, lo dejamos por aquí. Si tienes alguna duda, puedes dejármela en los comentarios o ir al blog de Carlos (que sabe muchísimo más que yo). Hasta que nos volvamos a leer, ¡suerte (y cabeza) con tus inversiones! 😉

Un abrazo

– Javier

Suscríbete a mi lista de correo y te mandaré consejos que te ayudarán a publicar tu libro. 

Cada día. Todos los días. 

Hasta que me canse o te canses, lo que ocurra antes.

Además, te regalo un ebook de autpublicación sobre manos, Don Limpio y unas duras declaraciones.

Deja un comentario