Cómo aumentar tu lista de email marketing con LinkedIn: 20 días publicando

Hace 20 días, decidí probar un experimento. Con el fin de aumentar mi presencia en redes y atraer tráfico a mi newsletter, planeé una estrategia de 20 días de contenido diario en LinkedIn. En este post, veremos las conclusiones y resultados.

¿Por qué LinkedIn?

Antes que nada, ¿por qué elegí LinkedIn para probar el experimento? Principalmente, por dos razones:

  • Era el sitio donde podía encontrar mejor a mi público (personas que quieren escribir y publicar un libro).
  • Lo que se me da bien es escribir, no grabar vídeos. Así que, entre Twitter y LinkedIn (dos redes donde prima lo escrito), decidí empezar por la segunda.

En las conclusiones, veremos si estaba acertado y qué cambiaría si lo volviese a intentar.

La estrategia en LinkedIn, al detalle

Sabiendo que iba a elegir LinkedIn, comencé a diseñar la estrategia. Lo primero que definí fue la duración. Todos los retos famosos siguen la «regla de los 21 días», así que, como a mí esto de las redes me da más pereza, lo dejé en 20. Día arriba, día abajo.

Tras definir la duración, me puse a elaborar el contenido. Para ello, pensé en replicar el estilo que utilizo en mi newsletter (puedes apuntarte aquí). Es decir, historias o anécdotas cortas, que luego uno a aquello que quiero que el lector haga (suscribirse, comentar, comprar, etc.).

Decidido lo anterior, redacté 20 «mini correos» en Notion, relacionando mi newsletter con historias de mis últimos años emprendiendo. Desde cuando abrimos una dark kitchen en casa de la abuela a cuando vendimos calcetines de colores como churros.

Un post para cada día. Durante 20 días. Sin planificación horaria, simplemente publicando todos los días, para ver si LinkedIn lo premiaba de alguna forma.

Este es un extracto del primer post, que coincidió con Argentina ganando el Mundial:

Resultados del experimento

A nivel de números, los resultados fueron bastante normalitos. Rondé las 7.000 impresiones en publicaciones (las veces que ven un post), por lo que, si hacemos la media, saldría a 368 impresiones por publicación. Esto, ya te digo yo que no es ninguna maravilla.

Aun así, es un aumento considerable, si tenemos en cuenta meses pasados. A continuación, la evolución de las impresiones en los últimos 90 días:

Se puede ver el aumento de impresiones desde el 19 de diciembre (el primer día del experimento).

En cuanto ha visualizaciones del perfil, durante los últimos 90 días he alcanzado la cifra de 167 visualizaciones, así como 40 apariciones en búsquedas durante las dos últimas semanas. Estos números son más difíciles de relacionar con el experimento, pero sin duda tiene parte de responsabilidad.

A esto, añadir la puntuación de The Social Index, que, durante todo el experimento, se mantuvo en 62 sobre 100.

No sé hasta qué punto esto sirve para algo, pero mola.

Finalmente, las 3 publicaciones que mejor funcionaron fueron las siguientes (fueron de días contiguos, entiendo que LinkedIn dio un empujoncito esos 3 días):

Aprendizajes

  • Si quieres llegar a más gente, postea sin enlaces: aunque lo había visto en muchos perfiles, no entendía por qué la gente ponía sus enlaces en el primer comentario y no en el propio post. Durante los primeros 6 días, incluí el enlace a mi web en el post, consiguiendo una media de 100 impresiones. A partir del día 7, lo cambié al primer comentario, aumentando la media de visualización unas 200 impresiones.
Día 6, con 43 impresiones y el enlace en el post.
Día 7 con 712 impresiones, imagen en el post y enlace en el primer comentario.
  • Viralizar en LinkedIn es más difícil de lo que parece: LinkedIn no es como Tik Tok o Instagram. Para viralizar un post, tienen que juntarse muchos factores distintos, primando por encima de todos la constancia y, cómo no, algo de suerte. Vamos, que eso de tener la cuenta inactiva meses y pegar el pelotazo el primer día que vuelves, complicado.

    Lo que he visto que viraliza más fácil es todo aquello que tenga que ver con historias personales o reivindicaciones laborales y morales. Que si te echan del trabajo, siempre puedes hacerte viral en LinkedIn contando tu caso, vaya.

  • Si no mides, no sirve de mucho: al tratarse de un experimento, no seguí todos los pasos necesarios para planificar una verdadera estrategia. Por ejemplo, no tenía forma de saber si la gente que leía mis posts y visitaba el enlace se apuntaba a la newsletter o no. De repetirlo, tendría que arreglar eso, ya que que se suscriban es el objetivo final (y más importante) de la estrategia.

  • Si quieres vender rápido, no es para ti: si lo que quieres es utilizar LinkedIn para viralizar, llegar rápido a tu público y vender cuanto antes, tendrás que tener paciencia. Crecer aquí es un proceso más lento que en otras plataformas, aunque, en mi opinión, te permite construir una audiencia de mejor calidad.

Conclusiones

La conclusión principal es que 20 días no son suficientes para sacar verdaderas conclusiones. Crecer en LinkedIn es un proceso más complejo que en otras redes y, como tal, requiere un plan a su altura.

La segunda conclusión es que, si lo que buscas es un goteo continuo de suscriptores a tu newsletter, vas a tener que trabajar mucho en LinkedIn para que esto ocurra. Para tener una presencia influyente en esta plataforma deberás cuidar diversos aspectos, como la calidad de tus relaciones, la interacción con otras cuentas y tus propias publicaciones.

En resumidas cuentas, no es la mejor opción para crecer rápido, pero sí una buena alternativa para centrarte en nichos pequeños. Esto último, gracias a los grupos y comunidades, algo parecido a lo que podemos encontrar en Facebook, pero con gente más «profesional» y centrada en resultados.

Quizá el próximo experimento sea crear uno de estos grupos y hacerlo crecer. Pero eso, para otro post…

Un abrazo,

-Javier

Suscríbete a mi lista de correo y te mandaré consejos que te ayudarán a publicar tu libro. 

Cada día. Todos los días. 

Hasta que me canse o te canses, lo que ocurra antes.

Deja un comentario